“Tanga”, el grupo de chicas tucumanas que derriba los estereotipos del tango

Se trata de un espacio diferente donde no hay estereotipos ni roles.

11 Dic 2019 Por Ana Daneri

El día del tango celebra el nacimiento de dos grandes de la música. Carlos Gardel y Julio de Caro comparten, además de haber marcado la historia del tango, el día de su cumpleaños. Pero el tango no es sólo cosa de varones. En Tucumán, un grupo de bailarinas profesionales y amateurs se disputan los roles tradicionales de esta danza.

“Tanga” surgió como un espacio diferente donde no hay estereotipos ni roles, según cuentan sus integrantes. “Queremos que se vea al tango desde otro lugar, cuestionando las milongas tradicionales donde los hombres conducen y las mujeres nos quedamos planchando”, explica Luciana Bollea, miembro del grupo. “El tango en sus orígenes es machista, ha sido generalmente cantado por varones, las orquestas interpretadas por varones. Hoy nos parece importante reivindicar el lugar de las mujeres en el tango, no solo en la danza sino como producto cultural”, agrega Belén Leguizamón.  

En las milongas primero las miraron con caras raras, un poco incómodos, sin entender mucho de los abrazos. De a poco, cuenta el grupo, lograron la aceptación de la gente. Hoy participan de intervenciones en marchas, en eventos culturales y conquistan plazas y parques. Ven a este espacio como un lugar de lucha y militancia. “La gente lo recibe bien, es necesario hacer estas transformaciones. El arte y la danza son herramientas de transformación de esos lugares históricamente invisibilizados”, sintetiza Leguizamón.

En la plaza Urquiza suena “Se dice de mí”; un grupo de mujeres baila a la sombra de los árboles. Cuando la música termina se abrazan y sonríen. El tango es para ellas mucho más que una danza. Belén, con sus compañeras bailando a sus espaldas lo resume así: “Es el encuentro en un abrazo con otra persona, un diálogo físico y emocional”.

Comentarios