Pocos en carrera a la Nación

10 Dic 2019 Por Gabriela Baigorrí

Mucho se había especulado desde el 27 de octubre hasta estos últimos días. Hoy, cuando Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner se conviertan en presidente y vicepresidenta, se terminará de sellar la suerte de los dirigentes tucumanos que aspiran a un puesto nacional. O mejor dicho, que aspiraban.

Hay quienes creen en Buenos Aires que los fernandistas locales fueron demasiado optimistas en relación a la cantidad de espacios que podrían ocupar los coterráneos. Las versiones inicialmente mencionaron incluso hasta al propio gobernador Juan Manzur como uno de los que se mudaría a la Casa Rosada o sus alrededores.

Periodistas de este diario habían revelado que el mandatario provincial -que tiene excelente relación con el nuevo presidente- había llevado una lista de dirigentes para ocupar puestos en segundas y terceras líneas en Buenos Aires o para estar al frente de las oficinas de organismos nacionales en Tucumán.

Aunque todo puede cambiar en cuestión de minutos, por estas horas sólo uno de los nombres de esa nómina estaría en los planes de las nuevas autoridades: Sisto Terán. El actual funcionario del ministerio de Economía provincial (está al frente de la Unidad Ejecutora Provincial) podría encabezar el Plan Belgrano. El ex vicegobernador fue uno de los más críticos de la gestión del radical José Cano, primer titular de esa repartición que tenía prevista la concreción de obras públicas y de políticas específicas para las provincias del NOA y NEA. Sólo podrían disminuir sus chances si se imponen otros dirigentes de esta región que anhelan el puesto: el ex diputado y quien fuera jefe de campaña del Frente de Todos en Salta, José Vilariño, o el senador jujeño Guillermo Snopek.

En el caso del diputado y médico Pablo Yedlin trascendió que sus posibilidades-que eran muy altas- en el Ministerio de Salud habrían disminuido fundamentalmente porque Ginés González García, que estaba a la cabeza del equipo técnico del área de salud y con quien mantiene una relación estrecha, dio finalmente el sí que venía esquivando.

En cuanto a Jorge Neme, secretario provincial de Relaciones Internacionales, tampoco llegaría a la Cancillería. Aparentemente, las nuevas autoridades habrían considerado que contaría con una mirada diferente en relación a asuntos clave como las relaciones con la Organización de Estados Americanos (OEA). Las diferencias entre la postura de la gestión de Manzur y de Alberto Fernández al respecto habían quedado en evidencia durante el conflicto boliviano. Manzur, que preside el Zicosur, tiene una relación excelente con el secretario general de la Organización, Luis Almagro. Fernández, en cambio, fue duro con el informe de la OEA sobre las presuntas irregularidades en los comicios y fue el artífice del asilo de Evo Morales.

El ex legislador Marcelo Caponio, que había sido mencionado como probable secretario en el Ministerio del Interior, también se quedaría por estas tierras. El argumento para no convocarlo habría sido que como Manzur ahora cuenta con línea directa con el próximo ministro Eduardo “Wado” de Pedro y con el diputado Máximo Kirchner, la Provincia no necesitaría de un intermediario en esa cartera.

En el caso de las dependencias nacionales en Tucumán, las más codiciadas son el PAMI, la Anses y Desarrollo Social. En el PAMI, la llegada de Luana Volnovich en el ámbito nacional marca que será un referente kirchnerista o de Unidad Ciudadana el que administrará la versión local. El concejal famaillense Jesús Salim sería el elegido. En el caso de que él declinara un ofrecimiento, ese sitio quedaría para algún joven de su espacio. En la Anses, finalmente, el ex diputado y titular de La Cámpora en Tucumán Marcelo Santillán desembarcaría en la regional. Las Udai (Unidades De Atención Integral) de capital y del interior también estarían ocupadas por miembros de la agrupación K.

No se descarta en la Rosada que algunos puestos políticos de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) sean renovados.

Tanto dirigentes kirchneristas como del peronismo más tradicional afirman que la relación entre los Gobiernos tucumano y nacional no quedó lesionada por el hecho de que no hayan considerado a los sugeridos por Manzur. De hecho, muchos viajaron y participarán hoy de los festejos en Buenos Aires por el recambio en el Gobierno.

Fuera de lista

Al margen y en paralelo corren otras propuestas o negociaciones que llevan adelante de manera directa figuras provinciales de diversos ámbitos, como por ejemplo la científica Elisa Colombo, que estaría al frente de una secretaria en el nuevo ministerio de Ciencia y Técnica.

Pocos le creyeron cuando ella lo adelantó en una entrevista con LGPlay en agosto, pero la ex diputada Alicia Soraire volverá al Ministerio de Desarrollo de la Nación. “Alicita”, quien fuera mano derecha de Alicia Kirchner en la gestión anterior y a quien debe su apodo, será secretaria de Articulación Territorial en el ministerio que comandará Daniel Arroyo. Soraire, una docente que migró al sur en busca de trabajo y que comenzó a trabajar con los Kirchner en Santa Cruz, no estaba en la nómina porque trabajó en las elecciones provinciales en “Hacemos Tucumán”, el frente que llevó de postulante a la gobernación a José Alperovich.

El área que manejará es clave porque de ella dependerán los centros de referencia (CDR) de esa cartera en las provincias. La llegada de la dirigenta dejaría sin posibilidades a quien se postulaba para el CDR tucumano, Luis Romano, del kirchnerista MUP. Cuentan que Soraire reclutó a una veintena de comisionados comunales y que uno de ellos será su referente en el CDR.

Comentarios