El grito por igualdad y derechos se escuchó en Tucumán

Se realizó como todos los años la Marcha del Orgullo Gay, el festejo que también exige justicia.

08 Dic 2019 Por Karen Fernández

La plaza Urquiza comenzó a llenarse de colores alrededor de las 17. De a poco los colores fueron formando un arcoíris, el protagonista en la Marcha del Orgullo en Tucumán.

Como hace varios años los integrantes del colectivo LGBTIQ+ (lesbianas, gay, bisexual, transexual, intersexual y queer) organizan una marcha para festejar todos los derechos que consiguieron hasta ahora y exigir por los que aún no obtuvieron.

“Voy a todas las marchas que puedo hace 20 años, viajé por el país y fui a Brasil. En nuestra lucha conseguimos el matrimonio igualitario que pedimos desde que volvió la democracia en Argentina. Queremos que nos den la posibilidad de tener una vida normal, hay que celebrar la diversidad”, comentó Rolo Juárez, de 48 años.

¿Por qué el arcoíris? sus colores son muy simbólicos en el colectivo. El rojo simboliza la vida, el naranja la salud, el amarillo el sol, el verde la naturaleza, el azul serenidad y el violeta el espíritu.

“Somos personas”

En la marcha había distintos grupos: algunos festejaban y bailaban en tacos, lucían su maquillaje y vestuarios, otros grupos levantaban banderas que pedían justicia.

“Somos personas, como todos. Es difícil para nosotras entender que por ser trans no tenés derecho a vivir una vida normal”, lamentó Leticia (se reserva su apellido).

“Exigimos justicia por todos los travesticidios, en especial por mi hermana Cinthia. La justicia actuó muy bien con Lourdes Reinoso, es un logro que la causa se conozca por lo que es: un femicidio. Las mujeres trans deben tener su espacio y dejar de ser invisibilizadas”, exigió Laura Moreira.

Salir del closet

Cada vez son más las personas que toman la decisión de mostrarse tal cual son; antes temían al rechazo social. “Nos cansamos de aparentar ser heterosexuales para sentirnos normales. Estoy orgullosa de ser quien soy, no me escondo nunca más”, afirmó Camila Ferrero que asistió a la marcha con su pareja, Fabio Martínez.

“Soy un chico trans y vine a la marcha en corpiño deportivo, algo que cuando me consideraba mujer lo hacía siempre y ahora no me animaba. Empecé a vivir como quería vivir, estoy orgulloso. Quiero ser lo que soy porque puedo y soy libre”, indicó orgulloso Martínez.

Más de cuatro cuadras de color marcharon hasta plaza Independencia donde se convocaron pasadas las 20, la lluvia se unió al festejo. “Queremos decirle a la gente que esto no es política, lamento por las personas que corrompen nuestra lucha, pero no todos pensamos igual”, aclaró Ferrero.

“Para todas las personas que no se animaron a venir, les digo que estamos para apoyarlos. Ser parte del grupo es algo hermoso. Nosotros, que vencimos el miedo a que nos juzguen, somos los encargados de destruir todos los closets que aún existen”, concluyó Javier Rodríguez.

Comentarios