Cine: un tucumano ganó el festival Rojo Sangre

“Zombies en el cañaveral - El documental”, se impuso en el certamen de cine fantástico y terror.

03 Dic 2019
1

MISTERIO. La película de 1975 desapareció y sólo quedó un tráiler.

La película tucumana “Zombies en el cañaveral - El documental”, de Pablo Schembri, ganó el premio al mejor largometraje en la competencia internacional del festival Buenos Aires Rojo Sangre, que cerró su edición número 20 el domingo. El filme de terror en formato docu-ficción, se llevó también el premio del público, el Premio Argentores al mejor guión, y al mejor actor para Ofelio Linares Montt.

Otras distinciones fueron otorgadas a las películas “Morto nao fala” (Brasil), “You might be the killer” (EEUU), “Respira” (Argentina), “Belzebuth (México), y “Carroña” (Argentina).

El certamen está dedicado al cine de género: bizarro, terror, suspenso y fantástico.

Una historia insólita

El filme de Schembri había participado recientemente en la sección Venas Abiertas del Festival de Mar del Plata, donde recibió elogios de la crítica.

Schembri articula con la ficción una historia real: la de una película tucumana, filmada en 1965, que se tituló “Zombies en el cañaveral”, fue dirigida por Ofelio Linares Montt y producida por Manucho Miranda. Se convirtió en un misterio de la cinematografía argentina porque no quedan copias de ese filme. Solamente un trailer y un afiche.

El filme de Linares Montt fue estrenado con éxito en Estados Unidos, mientras esperaba la autorización de la censura argentina de la época. Unos años después tuvo un litigio con “La noche de los muertos vivos” de George Romero, estrenada en 1968, por considerar que habían plagiado la idea de los realizadores tucumanos.

La única copia existente de “Zombies en el cañaveral” fue enviada al Instituto de Cine para su calificación, después fue prohibida y nunca más devuelta a sus autores que, infructuosamente, trataron de recuperarla por todas las vías posibles.

Schembri entrevistó al director, a los actores que aún estaban con vida y, junto con el escritor Luciano Saracino, fantasearon con volver a filmarla.

Otra curiosidad es que fue la última película donde apareció Isabel Sarli, que da su testimonio sobre las dificultades que enfrentaba el cine de la época ante los cortes y prohibiciones del Ente de Calificación, implementado por la dictadura de Juan Carlos Onganía.

Comentarios