Hambre cero y fin de la pobreza, metas sin precisiones

Las iniciativas figuran en un plan estratégico Los programas encabezan las prioridades del PE. Títulos similares a los ejes de la gestión de Macri y de Fernández.

21 Nov 2019 Por Juan Manuel Asis

El fin de la pobreza y hambre cero son metas de gestión que aparecieron a nivel nacional con la crisis, pero que también figuran en primer término en la matriz estratégica de iniciativas públicas del Gobierno provincial, con miras a ser concretadas hasta 2030 en el marco de las propuestas de Naciones Unidas. Casualmente, son dos temas en los que el presidente, Mauricio Macri, y su sucesor, Alberto Fernández, hicieron eje; el primero fracasando con su promesa de “pobreza cero” y el segundo apuntando a atacar el hambre como prioridad de su gobierno. En el Gran Tucumán-Tafí Viejo el índice de pobreza alcanza el 40%. La meta es reducir un 50% la pobreza y la indigencia hasta 2030.

Estos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se observan en la página oficial de datos abiertos del Poder Ejecutivo, aunque falten precisiones. Allí, entre otras cosas, se descubrirá que en la meta “reducción de la corrupción y el soborno” existe una sola iniciativa al respecto -de un total de 527 en toda la gestión-, correspondiente a la secretaría de Participación Ciudadana dependiente del ministerio de Seguridad. ¿En qué consiste la propuesta? Respuesta: en brindar al ciudadano una atención ágil y eficiente que garantice igualdad de trato -según se lee- a través de un software que digitalizará la información.

En esta página del PE, que fue actualizada ayer, se puede observar que el área de Gobierno que más iniciativas presentó fue el Ministerio de Desarrollo Productivo, con 176, o sea un 33% del total. En el final de la escala aparecen las secretarías General de la Gobernación y de Planeamiento, y la Defensoría del Pueblo (ver recuadros).

Al analizar la iniciativas temáticas se descubre que en cada una aparecen más de uno de los organismos estatales involucrados; esto se debe a que el mismo aspecto es abordado por proyectos de diferentes áreas para su atención. Por ejemplo, para poner fin al hambre -dentro del objetivo hambre cero- hay ocho iniciativas distribuidas entre distintas direcciones y subsecretarías de los ministerios de Desarrollo Productivo, Desarrollo Social y Salud Pública.

Si bien es un listado de los distintos planes que se están ejecutando o que se van a poner en ejecución, no aparece en el informe la medición de la eficacia de los programas a partir de su implementación, cuestión que explica el secretario de Planeamiento, Julio Saguir (“Se apunta a la ...”).

Además, en muchos casos, pese a que son propuestas destinadas a una población específica, como por ejemplo el de abordaje nutricional o el programa de comedores escolares -para complementar la alimentación de los chicos que concurren a establecimientos públicos-, no se indica la cifra de potenciales beneficiarios. Ese dato no es proporcionado.

Sucede lo mismo con varias iniciativas, como en el ítem “eliminación de la mortalidad infantil”, donde se registran ocho iniciativas y ninguna revela la población alcanzada o por alcanzar con la propuesta.

En el rubro “asegurar el acceso a la vivienda” se pueden leer dos aspectos referidos a las inundaciones en el sur en 2017: soluciones habitacionales para habitantes de La Madrid y La Cocha.

En cuanto al “acceso a la información y libertades fundamentales”, se observan seis iniciativas, entre las que se destaca el diseño, elaboración y difusión del Boletín Digital.

Comentarios