La deuda será prioridad para la nueva gestión

Habrá una reestructuración agresiva.

20 Nov 2019
1

Mauricio Macri, durante uno de sus viajes a Nueva York para concretar un acuerdo con el FMI. ARCHIVO

BUENOS AIRES.- Una economía en recesión, alta inflación, una fuerte devaluación y el crecimiento de la pobreza son algunas de las aristas que deja el Gobierno neoliberal de Mauricio Macri a la gestión del peronista Alberto Fernández, al margen de un reperfilamiento de deuda soberana que mantiene en vilo a los mercados. Los mercados reanudaron su actividad tras un lunes con feriado nacional.

• “Va a haber un aumento de impuestos para que la situación fiscal esté bajo control (...) La reestructuración de la deuda va a ser en lo económico la prioridad número uno”, sostuvo en declaraciones radiales el economista Rodolfo Santángelo.

• “Las paridades de la deuda soberana ya están incorporando una reestructuración más agresiva que lo que la mayoría de los analistas sugieren”, indicó la correduría Balanz. “La falta de certezas por parte de Fernández en cuanto a su plan económico y su gabinete hacen que el mercado esté sensible a cualquier comentario o noticia, y por lo general con alta volatilidad. Esto se vio durante la (presente) semana”, acotó.

• “En 2020, el principal desafío de la economía argentina serán los vencimientos de servicios de deuda pública relevante, especialmente aquellos nominados en moneda extranjera que alcanzan a alrededor de 20.000 millones de dólares -5% del PBI-”, dijo, por su parte, la consultora Ecolatina. Agregó que “en un contexto de mercados de crédito cerrados -donde el nuevo Gobierno podrá intentar abrirlos para refinanciar una parte de los compromisos-, el ingreso de divisas por exportaciones netas cumple un papel central”.

•“Los valores actuales de las acciones descuentan (una gestión de) ‘peronismo’, pero no ‘kirchnerismo’ (puro como en mandatos anteriores). Si se observan muchos integrantes del gabinete o medidas que permitan inferir una mayor probabilidad de esto último, entonces es posible que las acciones (bursátiles) puedan seguir bajando”, reportó la consultora Delphos Investment.

• “Luego de las elecciones (de octubre), el Banco Central incrementó las restricciones sobre el mercado cambiario -por lo que ahora pasó a ser comprador de divisas- y empezó a achicar el stock de (letras) ‘Leliqs’, quitándole demanda a estas letras vía la baja de tasas -a 63% anual- y dejando de remunerar los encajes de cuentas a la vista”, observó la correduría Allaria Ledesma y Compañía. Agregó que “por el momento la brecha cambiaria se mantiene estable en torno del 30%, lo que evidencia el fuerte grado de dolarización que habían realizado los agentes económicos, previo a las elecciones. La mayor cantidad de pesos por ahora se refleja solamente en una baja de las tasas de corto plazo”.

• Los “desequilibrios que presenta la economía actualmente son muy diferentes a los que habían cuando Macri asumió a fines de 2015”, dijo un Informe de la Fundación Mediterránea. “Para estabilizar la economía se necesita un fuerte apoyo político a un plan macroeconómico consistente, que incluya continuar la reducción de los desequilibrios fiscales y reduzca la enorme incertidumbre que reina hoy en la economía, de forma tal de alentar las decisiones de gasto del sector privado”, acotó. (Reuters)

Comentarios