Continúan las protestas y la economía boliviana está virtualmente paralizada

1

Cochabamba está virtualmente parada desde el 20 de octubre. Reuters

18 Nov 2019

Empresarios de Cochabamba y transportistas de La Paz estimaron hoy que perdieron respectivamente 233,83 y 8,68 millones de dólares por la crisis social, política e institucional desatada en Bolivia tras las elecciones del 20 de octubre.

Las huelgas y los bloqueos de ciudadanos que denuncian un golpe de estado y que piden la renuncia de la presidenta autoproclamada Jeanine Áñez, perjudicaron a unos 100.000 pequeños productores y comerciantes de El Alto, ciudad aledaña a La Paz, según una entidad que los agrupa.

"En un cálculo preliminar que se ha hecho, haciendo una referencia al PIB departamental, se calcula una pérdida aproximada de 1.617 millones de bolivianos", equivalentes a U$S 233,83 millones, afirmó el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Javier Bellot.

Cochabamba, precisamente, fue el epicentro de las protestas de hoy, que derivaron en una brutal represión por parte de las fuerzas armadas y de la Policía. El número de muertes y de heridos continúan en aumento, mientras que los propios manifestantes armaron un "hospital clandestino" en un garage para atender a los heridos, según imágenes que mostró en canal Crónica TV.

Por sectores

Los sectores económicos más afectados en esa región son el comercio, la industria, la minería, la construcción, el transporte, los servicios y la exportación, que están en una "situación altamente crítica", dijo Bellot en rueda de prensa, según la agencia noticiosa estatal ABI.

En tanto, el secretario ejecutivo de la Central Única de Transporte Urbano de Pasajeros (Cutup), Freddy Quispe, aseguró que ese sector perdió 60 millones de bolivianos (unos U$S 8,68 millones) solo en el departamento La Paz desde el inicio del paro cívico (el 28 de octubre) hasta la fecha.

Quispe agregó que de los más de 45.000 afiliados a la Cutup en el departamento La Paz, el 80% no está trabajando porque las calles aún están bloqueadas y, además, hay desabastecimiento de gasolina, en tanto solo prestan servicio los vehículos que funcionan a gas.

Por otra parte, el presidente del Consejo Nacional de Productores y Comercializadores de Bolivia (Conprobol), Javier Flores, denunció que las protestas perjudican a por lo menos 100.000 productores en El Alto, "entre textiles, confeccionistas, zapateros, artesanos, de metalmecánica, gremiales, comerciantes, que no pueden trabajar".

"Los comerciantes estamos secuestrados, no podemos circular en El Alto, está muy grave ese tema", advirtió Flores.

Las protestas comenzaron en Bolivia en la noche del 20 de octubre, al interrumpirse el escrutinio de las elecciones generales de ese día, y fueron agravándose sucesivamente a partir de la proclamación de la reelección del presidente Evo Morales, las denuncias de fraude en el escrutinio, el inicio del paro cívico y la renuncia del mandatario. (Télam)

Comentarios