Los Nadra y el cierre de ingenios en Tucumán

Investigación sobre una etapa bisagra de nuestra historia.

17 Nov 2019
1

LA INDUSTRIA MADRE. La Trinidad, junto con los ingenios La Florida y Santa Rosa, eran propiedad de la Compañía Azucarera de Tucumán (CAT).

INVESTIGACION

AZUCAR Y POLÍTICA

MARISA GALLEGO

(Maipue - Buenos Aires)

Cuando hace algo más de dos años en LA GACETA Literaria se publicó un comentario que hice sobre un libro del entonces fiscal federal Federico Delgado (La cara injusta de la justicia, Paidós, 2017, Buenos Aires) no imaginé que debería citarlo para este comentario de hoy. El libro de la historiadora Marisa Gallego relata los últimos 50 años de padecimientos del ingeniero Emile Nadra, reconocido empresario tucumano de la industria azucarera. Los tucumanos sabemos de cuánto daño se le hizo a la provincia (su “destrucción” diría en su esclarecedor libro el historiador Roberto Pucci). Gallego explaya su análisis sostenido por su investigación minuciosa y como bien señala en la introducción

“Como punto de partida de la investigación junto al profesor Ignacio Soto acordamos varias entrevistas con el ingeniero Emile Nadra, propietario de la Compañía Azucarera Tucumana (CAT), que con la lucidez de sus 97 años nos introdujo en esta historia de intrigas y guerras económicas en la región azucarera del Noroeste argentino”. Basten señalar los periodos de las dictaduras militares de Onganía (desde 1966) y el equipo económico que determinó manu militari el cierre de 11 ingenios.

Suscribe la autora un párrafo que vale transcribir: “Una maniobra legal y ‘de facto’ que inauguró la dictadura militar de Onganía y Levingston y que continuará luego con la trama de poderes económicos y judiciales durante la dictadura del general Videla”. La CAT con sus tres ingenios funcionando (La Trinidad, La Florida y el Santa Rosa) fue deliberadamente “conducida a la quiebra” para su apropiación por parte del Estado.

La creación de CONASA se integra con esos ingenios de la CAT. Los otros, Lastenia y Nueva Baviera, con cierre forzoso. Denuncias judiciales de todo tipo finalmente resultó una operación urdida contra el grupo Nadra.

Señala la investigadora que todo el proceso está íntimamente vinculado al grupo de industriales del Norte, ingenio Ledesma y otros a los que se benefició con políticas que a la vez castigaban a Tucumán. La Corte Suprema de Justicia de la Nación sentenció (21/09/1989) a favor de la demanda de Nadra por la expropiación impaga (desde 1970). Tras 50 años de la “expropiación” (1970) y 30 de la sentencia de la CSJN que obliga a pagar lo normado constitucionalmente se puede ver La cara injusta de la Justicia.

Libro imprescindible a la hora de hablar de intereses y justicia y de conocer el lado humano de un hombre consecuente con sus ideas y trabajos. El 5 de octubre -un día antes de cumplir 98 años- fallecía en Buenos Aires el Ing. Emile Nadra.

© LA GACETA

CARLOS DUGUECH

Comentarios