Un "cuervo" que llenaba campos de juego de buen fútbol - LA GACETA Tucumán

Un "cuervo" que llenaba campos de juego de buen fútbol

La era dorada de Concepción Fútbol Club.

12 Nov 2019 Por Miguel Eduardo Décima
2

INOLVIDABLE. En la foto, uno de los más recordadas formaciones de Concepción FC en los años 80. Arriba de izquierda a derecha, Hugo Barrionuevo, Carlos Suárez, Héctor Centeno, Pedro Ceballos, Ricardo Reartez y Juan Carlos Daza. Abajo, José Rafael Tártalo, Héctor González, Pedro Olalla, César Pacheco y Oscar Eduardo Juárez. Los hinchas “cuervos” como extrañan las alegrias que le dio este equipo.

Los amantes del buen fútbol que ya peinan canas aún deben tener en sus retinas el fútbol atildado que en la década del 80 desarrollaba Concepción Fútbol Club, ese que le permitía pelearle el protagonismo en el fútbol local a San Martín y Atlético.

Concepción FC es una club que nació a la vida institucional un 20 de enero de 1927 y que estuvo afiliada a la desaparecida Liga del Sur donde logró consagrarse campeón en 14 ocasiones. En 1977, con el advenimiento de la Liga Tucumana de Fútbol, pasó a ocupar un lugar privilegiado en el concierto provincial. Su nombre figura con letras doradas en la historia de la entidad de avenida Sarmiento 365, porque consiguió 4 títulos liguista: 1988, 1992, 1994 y 1995. Además, tuvo una larga trayectoria en los certámenes que organizó el Consejo Federal; y tiene el orgullo de haber sido el club tucumano que participó en el primer torneo Argentino A, en la edición 1995/96.

Entre 1984 y 1986, los “cuervos sureños” tuvieron un tremendo protagonismo; no sólo en el orden provincial sino que también con la chance de jugar una Liguilla Pre-Libertadores en la temporada 1985/86, cuando enfrentó a Vélez.

Uno de los que tuvo la dicha de ser protagonista de las páginas de oro de la entidad sureña fue Héctor Adrián Centeno, un lateral derecho que surgió en las inferiores del “Cuervo” y que a los 18 años se dio el gusto de debutar en Primera. “De esa tarde no me voy a olvidaré jamás. Fue en 1982, en un partido contra Famaillá por el Anual liguista. Lino Acosta me hizo debutar en lugar de Carlos “Buly” Suárez. Haber podido compartir equipo con jugadores de la talla de (Hugo) Barrionuevo, (Pedro) Ceballos, (Francisco) y (César) Pacheco, (Jorge) Fiol, el ‘Negro’ Uribio y (Pedro Manuel) Olalla, entre otros, fue un orgullo tremendo”, le contó a LG Deportiva.

Héctor Adrián Centeno considera que su familia fue el soporte de lo que logró en la vida.

Si tiene que recordar momentos inolvidables que vivió en la entidad de Octaviano Vera y Shipton, Centeno no tiene dudas de mencionar aquella serie final liguista que disputaron con San Martín en 1986. “Cierro los ojos y todavía recuerdo los tres partidos que jugamos a estadio lleno. El primero lo jugamos en nuestro estadio y lo ganamos 2-1. Luego fuimos a jugar a La Ciudadela y esa vez el triunfo fue para ellos por 3-2. Esto nos llevó a definir el título en un tercer encuentro que se jugó en el estadio de Ñuñorco. Los 90 minutos terminamos empatados 1-1. El tanto de San Martín lo había marcado Daniel ‘Coya’ Gutiérrez, mientras que luego Mario Cerezo igualó el partido. A raíz de ello, es que el título se definió desde el punto de penal. Como Fiol marró su penal, la victoria fue para San Martín. Fue una verdadera fiesta”, dijo el hombre que hoy trabaja en el SIPROSA.

Por haber vivido tantas jornadas de glorias con la camiseta del “Cuervo”, Centeno observa con mucha tristeza el presente de su querido club que, por haber descendido en el certamen local, está condenado a jugar en la próxima temporada en la Primera B liguista. “Esto no es casualidad, es que el equipo no pudo responder a las expectativas que significa jugar en una entidad de este prestigio. Pero tengo la sensación que en la medida que se pueda realizar un trabajo a conciencia en todas las categorías, el regreso a Primera A puede concretarse rápidamente”, dijo quien desde hace 15 años está trabajando en las inferiores del club.

Comentarios