Rugby: Naranjas en todos lados

Aunque el seleccionado mayor sigue sin competencia, sus otras versiones siguen prosperando.

11 Nov 2019

El lunes 2 de diciembre se cumplirán dos años de la última vez que el seleccionado mayor de Tucumán jugó un partido oficial. Aquel triunfo sobre Rosario, insuficiente para arrebatarle la corona a Buenos Aires, fue la última función del Argentino, histórico torneo que la UAR decidió eliminar del calendario para darle más espacio a la más rentable competencia de clubes. Desde entonces, la mítica Naranja se ha sostenido a través de algunos amistosos, como los que jugó -y ganó- el sábado frente a los Pumitas en Lawn Tennis, aunque la esperanza de volver a competir de forma oficial (sea en un nuevo Argentino o en un torneo de seleccionados del Interior) sigue latente. “Estamos convencidos de que los seleccionados provinciales tienen que volver a competir”, sostiene Marcelo Corbalán Costilla, presidente de la Unión de Tucumán. La postura, asegura, es compartida por las Uniones del Interior. 

“Principalmente, por dos razones. Una es económica: es difícil conseguir sponsors sin un seleccionado que compita. Y la otra es deportiva: hay muchos chicos que aspiran a entrar en el sistema de la UAR, pero si no lo logran, pierden la motivación de integrar una instancia superior a la de sus clubes. Hay muchos casos de jugadores que explotaron después de los 20 años, y que trascendieron jugando en sus seleccionados, o los que tienen muchas condiciones pero no tienen la oportunidad de jugar un torneo nacional con su club. Un buen ejemplo es Gabriel Pata Curello, un emblema del rugby tucumano, que nunca hubiera trascendido como lo hizo de no ser por el Argentino. Por eso, creemos que los chicos merecen esa oportunidad de representar a su provincia en Mayores”, completó el directivo.

DE FESTEJO. El Seleccionado de Desarrollo se llevó la Copa de Plata del Torneo de las 6 Uniones desarrollado en Santa Fe.

De todas maneras, aunque el horizonte competitivo de la Naranja versión XV y sus pares del Interior sea todavía una incógnita, sí se ha ido pluralizando el de los otros representativos del rugby tucumano. De hecho, el que pasó fue un fin de semana atípico: nunca antes habían jugado al mismo tiempo tantos equipos con el logo de la URT en el pecho. Además de los Naranjas, el seleccionado mayor de Seven -Tucumán 7- viajó a Santiago para intervenir en un torneo preparatorio para el Seven de la República; los seleccionados femeninos jugaron cinco amistosos contra sus pares de Córdoba y los ganaron todos: cuatro en seven (dos de Mayores y dos de Juveniles) y uno en modalidad 15, en lo que fue el primer partido interprovincial para un equipo tucumano femenino en la versión full. A eso se le suma la participación del Seleccionado Tucumano de Desarrollo en el Torneo de las 6 Uniones, disputado en Santa Fe, donde se quedaron con la Copa de Plata al empatar con Rosario y vencer a Entre Ríos y Nordeste. Además, el Seleccionado Juvenil de Desarrollo jugó amistosos allí.

“Me parece que dentro de eso hay que destacar el trabajo de entrenadores y colaboradores, que lo hacen sin cobrar un centavo. Si la Unión tuviera que pagarle a todos esos voluntarios que cuidan el rugby, que le ponen pasión y tiempo, no alcanzaría el dinero. Gracias a Dios que existe esa gente loca y apasionada”, resaltó Corbalán Costilla.

Hacia 2020

Está llegando a su fin una temporada experimental, que puso en marcha una serie de cambios en el calendario competitivo nacional por parte de la UAR. Sostiene Corbalán Costilla que, a esta altura, la sensación es que todavía hay margen de mejora en ese aspecto.

IMPARABLES. Las Naranjas, en sus versiones de seven y XV mayores y juveniles ganaron sus cinco amistosos en Córdoba.

“Las Uniones del Interior estamos elaborando una propuesta de calendario competitivo 2020 para presentar al Consejo Directivo de la UAR, basado en lo que nosotros consideramos que sería más conveniente. Por ejemplo, este año, el Regional terminó el 14 de julio y el Torneo del Interior comenzó a mediados de agosto. O sea, los clubes estuvieron un mes sin competencia. Por eso, nos parece mejor que la temporada del Regional comience en abril y se extienda hasta principios de agosto. Que el Torneo del Interior se juegue entre septiembre y octubre, y el Nacional en noviembre. De esa manera, marzo y la primera parte de abril debería ser para pretemporada de clubes y de actividad de los seleccionados provinciales”, resume el titular el bosquejo de la propuesta.

“En 2020 vamos a tener un Regional más exigente y más parejo, tanto en Primera, como en Ascenso y Desarrollo, por eso lo mejor sería arrancar en marzo y no en febrero”, concluyó.

Comentarios