Fallecimiento: Alfredo Coviello

10 Nov 2019

Ha repercutido profundamente en nuestra comunidad científica, el fallecimiento del doctor Alfredo Coviello, médico, catedrático e investigador de muy alto prestigio. Había nacido en Tucumán en 1932, hijo de ese destacado periodista y universitario que fue don Alfredo Coviello y de doña Elvira Martínez Castro.

Se graduó en 1960 en la Facultad de Medicina de la UNT. De sus años de estudiante, atesoraba el magisterio de los doctores Juan Carlos Fasciolo y Teodoro Combes. Su vocación de investigador en Fisiología despertó muy temprano. En 1972, se doctoraba con la tesis “Efecto de la agiotensina II en el metabolismo  del sodio y del agua en los anfibios”, que fue calificada sobresaliente por el tribunal.  

Al año siguiente, asumía la cátedra de Fisiología en la Facultad de Medicina. La dictó con brillo durante dos décadas y posteriormente sería designado profesor emérito de la alta casa de estudios. Investigador principal del Conicet, expresó su capacidad en varias decenas de trabajos científicos, todos muy valorados por los estudiosos, e inspiradores de varias tesis doctorales.

Se perfeccionó y dictó cursos en numerosas universidades extranjeras. Era miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina y de la Academia de Ciencias Médicas de Córdoba, entre otras múltiples instituciones científicas del país y del exterior. En sus últimos años, dedicó también sus esfuerzos a la Academia de Ciencias de la Salud de Tucumán, que presidió y animó con entusiasmo juvenil.

Aparte de sus condiciones de estudioso, el doctor Coviello era un hombre de profunda cultura y de una inteligencia penetrante y original, que se reflejaba en su personalísima conversación. Gozó del respeto de sus colegas y del sincero afecto de los amigos que tenía en todos los ambientes.

Comentarios