Ymad: "Es un buen negocio, aún si no se hace"

Domingo Marchese, uno de los directores de la UNT, dice que pensaban que el acuerdo minero se iba a aprobar en el Consejo Superior.

08 Nov 2019 Por Roberto Delgado

La resolución del Consejo Superior de la UNT de rechazar el acta firmada en la empresa interestadual Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD) el 3 de octubre, en la cual se había aprobado la propuesta para la futura explotación minera en Agua Rica, dejó dudas sobre las negociaciones con las mineras de Alumbrera y Agua Rica y sobre el papel de los directores de la UNT en YMAD, Domingo Marchese y Alfredo Grau. “Desde el primer día hemos acordado con el rector (José García) que todo que actuemos en relación con ese aspecto lo íbamos a hacer de acuerdo con sus instrucciones”, dijo Marchese a LA GACETA. “El rector tomó la decisión de que él tampoco iba a tomar decisión por sí mismo, sino que lo iba a someter a consulta del Consejo Superior. Y así se hizo a lo largo de todo el proceso”, agregó.

El martes, al cabo de un mes de exposiciones en el Consejo Superior, se tomó la decisión unánime de rechazar el acuerdo que habían firmado los dos directores por Catamarca, Ángel Mercado y Justo Barros, y el presidente de YMAD, Luis de Miguel. Los directores por la UNT no asistieron. El órgano de gobierno de la Universidad dijo que no se convalida el negocio que instrumentan el memorandum de entendimiento (MOE) de abril pasado ni los contratos derivados del mismo. Se argumentó que la UNT debe velar por el derecho a un medio ambiente sano, que no se incluyó en los contratos un informe de impacto ambiental que había hecho la UNT en 2008 a pedido de la municipalidad de Andalgalá y también se señaló que se pone la infraestructura de YMAD al servicio de Agua Rica y como garantía para un futuro crédito internacional, y que YMAD sólo participa en el 26% del beneficio. Los consejeros de la UNT reclamaron que no fueron debidamente informados y además de comprometerse a constituir una comisión que analice el tema, advirtieron que “se reserva acciones legales para preservar los derechos en juego, contra cualquier persona, incluidos los representantes de la UNT ante YMAD”. También plantearon la posibilidad de estudiar si la UNT debe seguir con el negocio minero.

“Difícil de explicar”

Marchese describió que tuvieron reuniones con los decanos y con algunos consejeros superiores. “¿Qué es lo que pasaba? El tema es complejo y veíamos que en las reuniones multitudinarias resultaba muy difícil de explicar. Entonces hemos hecho otras reuniones, con decanos en su hábitat físico. Hemos hecho reuniones con todos. El día antes de que nos convoquen en la asamblea (de YMAD) estuvimos reunidos aquí y no pudimos tener -porque los tiempos no lo permitían- pronunciamiento del Consejo Superior.

- Pero, si desde marzo estaban debatiendo esto, ¿por qué no se convocó al Consejo Superior?

-El tema es que íbamos avanzando en las negociaciones sobre la base de borradores que se iban modificando. Se ha llamado a una reunión en comisión del Consejo Superior antes de las vacaciones de julio y no se pudo completar y quedamos a pasar hasta luego del receso. Después hemos dejado de tener nueva información por un problema de Agua Rica con la provincia de Catamarca y ellos han enfriado el ofrecimiento.

DOMINGO MARCHESE. Defiende su papel en las negociaciones.

- Después de julio...

-Sí, sí, agosto, septiembre, han retirado el ofrecimiento. Tanto es así que en las reuniones que nosotros hicimos en el directorio planteaban “che, ¿qué hacemos? ¿Los intimamos a que avancemos?” Hasta que aparentemente han resuelto el problema y el día 30 de septiembre han mandado los ofrecimientos a YMAD. Nosotros lo hemos entregado al rector el 1; el 2 hemos tenido reunión acá con la Dirección de Asuntos Jurídicos y las autoridades y hemos resuelto que no teníamos tiempo para tener la opinión del Superior, entonces fuimos con el mandato de pedir un cuarto intermedio. Hemos hablado con los otros directores; nos han manifestado la imposibilidad de hacerlo por razones políticas de cada uno de ellos. Porque además ellos entienden que de acuerdo con la ley de creación de YMAD nosotros no necesitamos autorización del Consejo Superior, que esa es una decisión interna de la UNT. El rector nos dio la instrucción de que no participáramos. Nosotros compartimos que era la mejor de las opciones. Una era entrar y abstenernos, o no participar.

-¿No podían decir no?

-No. En las conversaciones informales (con los decanos) lo que percibíamos como la opinión más generalizada era la aprobación en general con observaciones. Como el tema era muy complejo, se pidió a tres grupos que hagan un informe ambiental, otro económico y otro jurídico. Respecto del ambiental no lo tuvimos escrito sino comentarios respecto de que era necesario incorporar a los requerimientos el cumplimiento de los objetivos que se había fijado en el informe que la UNT hizo en 2008.

Respecto del informe económico, el día 2 ha recibido el rector un llamado telefónico de la minicomisión de Ciencias Económicas. Le dijeron verbalmente que no tenían objeciones con el aspecto económico, que pensaban que tampoco iba a generar dividendos para la UNT sino que lo que se cobraba por el arriendo iba a permitir equilibrar las finanzas de YMAD. Nunca lo presentaron por escrito. El que sí presentó el informe jurídico fue el director de Asuntos Jurídicos, el 4 y ya tenía borradores con informes parciales que él le había hecho llegar al rector. O sea que nosotros el día 3 no teníamos ninguno de los informes para que los trate el Superior.

Informe sin difusión

Marchese agregó que YMAD “desde el primer día contrató al estudio Bianchi-Galarce-Castro Videla para que asesore sobre infraestructura, reversión de la infraestructura y aspecto del funcionamiento del contrato de UTE. Eso se hizo inmediatamente después que se recibió la primera oferta en forma verbal de Alumbrera de intención de iniciar este negocio. Ese informe se decidió en YMAD y el rector estuvo de acuerdo en no difundirlo porque las observaciones que ellos hacían entendemos que debilitaban la posición negociadora de YMAD respecto de infraestructura y fecha de reintegro. Por esa razón esto -el informe completo- se puso en conocimiento de la doctora (Adela) Seguí (decana de Derecho) y de algunos decanos”.

Añadió que “nosotros estuvimos reunidos con el doctor Galarce y hemos insistido en clarificar los aspectos que YMAD defendía. Es decir la reversión de la infraestructura y la descripción de qué es infraestructura. En el informe se puede ver que lo que se había firmado como contrato de modificación de la UTE en 2014 no nos ayudaba en nada en este aspecto”.

“El director de Asuntos Jurídicos, que nos acompañó en el análisis de observaciones al contrato, nos ha dejado a nosotros con la idea de que el Consejo Superior iba a aprobar este contrato e iba a proponer algunas modificaciones. Nosotros les hemos comunicado eso a los otros directores; ellos han aceptado en reunirse cuando les llevemos la propuesta de modificaciones y que esa iba a ser tratada por YMAD e iba a ser elevada como una propuesta de addenda de los contratos a la contraparte”. Además, dijo, “el director de Asuntos Jurídicos ha sido muy contundente respecto de que la juridicidad de los actos no estaba en discusión y que todos los actos habían sido válidos”.

El estudio de 2008

Respecto del tema ambiental, “lo que la Universidad objetaba era que no se haya considerado el informe que la UNT había hecho en 2008. Yo tampoco conocía la existencia de eso; cuando el tema sale a la luz nos explican que era un proyecto que fue oportunamente presentado por minera Agua Rica, que fue objetado y que Agua Rica desistió de ese proyecto. O sea que las observaciones eran válidas para un proyecto que ya no tiene vigencia. Agua Rica tiene que hacer el estudio de ingeniería; una vez que esté terminado se hace el estudio de impacto ambiental. En las reuniones con Alumbrera nos han manifestado que habían acordado con la provincia de Catamarca que los estudios de impacto ambiental se iban a ir haciendo capítulo por capítulo y lo iban a ir sometiendo a la autoridad de aplicación. Además han escrito en el contrato con nosotros que se sometían a los más altos estándares del mundo en materia ambiental”.

- ¿Y respecto de lo económico?

-A nosotros nos parece que es un buen negocio aún si no se hace. Para que se pueda hacer tienen que cumplir con todas las disposiciones legales; tienen que levantar unas cautelares que hoy hacen imposible la actividad y además tienen que cumplir la formalidad de integrarse. Tienen plazo hasta diciembre de 2010 para cumplir con esos requisitos...

-¿Qué cautelares?

-Hay un juicio Martínez, muy viejo, que refiere al proyecto 2008. Una cautelar que impide hacer actividades, ni exploratorias.

-Hay una ordenanza de Andalgalá que prohíbe la minería.

-No la conozco bien pero dicen que el gobierno de Catamarca está objetando la juridicidad de esa norma. Pero está vigente. ¿Qué hemos planteado nosotros? Todo eso tienen que resolver las mineras para que pueda llevarse adelante el proceso. Si no se puede llevar a cabo por causa de ellas, YMAD se queda con los 10,8 millones de dólares que ha recibido de anticipo como pago por el derecho que YMAD les ha dado por intentar hacer ese proyecto O sea, en el peor de los casos vamos a quedar igual que antes, con 10,8 millones de dólares más y habiendo resuelto el problema formal de describir lo que es infraestructura.

Marchese dijo que “un derecho que tiene YMAD y que no tiene Alumbrera, es que nosotros podemos utilizar hasta 5.000 toneladas diarias -el equivalente porque no se procesa por día- en condiciones de costos sumamente favorables para YMAD, porque se procesaría en forma integral en una planta con dimensiones 100 veces más grande que la que tenemos nosotros en Farallón, y los costos son notoriamente más bajos”.

-Lo que dicen es que el acta del 3 de octubre establece que la minera puede decir que tiene prioridad...

- Cuando se habla de la firma del MOU eso no existe como tal porque fue una oferta que ellos hicieron y una respuesta a esa oferta que hizo YMAD en dos notas. En una se puso que había una aceptación en términos generales al acuerdo con algunas observaciones que hizo el estudio Bianchi y se dejó claro que la aceptación en general no implicaba ninguna obligación para YMAD si no se llegaba a un acuerdo total.

- En el Consejo se dijo que el procesamiento de las 5.000 ton podía suspenderse por cuestiones prioritarias de la Alumbrera...

-Cuando vino el primer ofrecimiento, nos dijeron ‘vamos a estudiar la posibilidad de que se haga esa explotación’ -así en forma muy ambigua.- En la negociación se pasó a que suscribimos un contrato de prestación de servicio, que solamente está condicionado a que existan las condiciones técnicas y económicas necesarias para poderlo procesar. No es que vamos a llevar 5.000 toneladas. Nosotros vamos a acopiar el mineral y una vez cada dos meses se va a procesar las 300.000 ton en tres días de proceso. Eso es lo que hemos acordado.

-Eso no dice el contrato...

- Por eso le estoy diciendo que es lo que hemos acordado. Es una cuestión operativa. De todas maneras lo que estamos planteando -y eso han aceptado ellos, y es lo que esperábamos llevar- es que si hay algún aspecto de la redacción del contrato que no queda suficientemente claro y que ha sido observado por el director de Jurídicos, que nosotros compartimos, queríamos llevar como una propuesta de addenda.

-De todos modos lo rechaza el Consejo Superior.

-El negocio, de acuerdo a lo que dice el director de Asuntos Jurídicos, es válido y tiene vigencia. Si nosotros llevamos addendas para clarificar estas cosas -que es lo que nosotros pensábamos que iba a ocurrir- estaban dispuestos a aceptarlo. Ahora, si vamos con el rechazo total no vamos a poder pedir ninguna addenda e incluso va a dificultar lo que veníamos conversando con los otros directores respecto del pago de dividendos para la Universidad. Nosotros veníamos planteando que en una serie de negocios que se abren como consecuencia de esta capacidad de procesamiento los directores por la universidad íbamos a proponer los proyectos que requieran la menor inversión por parte de YMAD para que tengamos excedentes que nos permitan pagar los dividendos. Pero bueno, eso ya es futurología. A nosotros sí nos parece que mientras la universidad siga siendo socia es muy importante que tengamos una relación societaria correcta. Si YMAD gana le conviene a la provincia de Catamarca y a  la Universidad.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios