Atlético: Lotti quiere ser la última pieza - LA GACETA Tucumán

Atlético: Lotti quiere ser la última pieza

En un equipo consolidado, parece faltar solo un elemento en el rompecabezas de Zielinski: el puesto de volante por izquierda. ¿Será Lotti el que lo ocupe?

04 Nov 2019 Por Andrés Burgo
2

RÁPIDO EN LAS RUTAS SANTAFESINAS. Lotti acelera con la pelota ante la barrida del defensor de Colón. FOTOS DE JAVIER ESCOBAR (ESPECIAL PARA LA GACETA)

Si después de varias fechas de pruebas y contrapruebas Ricardo Zielinski ya parece haber definido a diez de sus once titulares, Augusto Lotti multiplicó méritos el sábado contra Colón para quedarse con lo que sería el último lugar a resolver, el de volante por izquierda.

El úndecimo elemento del Atlético que lleva cuatro triunfos seguidos completaría un rompecabezas ya casi armado: el arquero (Cristian Luchetti volvió en Santa Fe después de siete fechas), una defensa que empieza a salir de memoria (Marcelo Ortiz, Bruno Bianchi, Jonatan Cabral y Fabián Monzón), tres de cuatro lugares en el mediocampo inamovibles (Guillermo Acosta por la derecha más Cristian Erbes y Ariel Rojas en el centro del campo de juego) y los dos delanteros que recuperaron su nivel de la temporada pasada (Leandro Díaz y Javier Toledo).

Lo que Zielinski también parece haber definido es el diseño: luego de algunos intentos con 4-2-3-1, el entrenador volvió al diagrama en el que suele sentirse más cómodo, el 4-4-2. La porción izquierda del mediocampo pasó por varios dueños sin que nadie se la hubiera quedado -los que tuvieron más chances fueron Gonzalo Castellani y José Luis Fernández-, hasta que Lotti cumplió un buen partido contra Colón y con su primer gol con el “Decano” pareció ganarse, de mínima, el derecho a repetir titularidad en el partido del viernes contra Unión, otra vez en Santa Fe.

“No, no no sé si me gané un lugar, pero ojalá siga estando entre los 11. Que Ricardo me ponga en el puesto que quiera”, dijo Lotti, cada vez más adaptado a su posición de volante por izquierda como contrapeso de Acosta, el dueño del sector derecho. “Yo siempre jugué de delantero y ahora, en esta posición, tengo que cubrir más espacios, pero claro que estoy dispuesto”, explicó.

Aunque involuntario, el festejo de gol de Lotti incluso tuvo algo de “marcar territorio”: el marplatense, tras el zurdazo que abrió la victoria, celebró como si fuese un perro que orina. “Levanté la pata pero por nada en especial, sino porque mi papá -Ignacio-, que también fue futbolista en ligas del Interior, por ejemplo en Independiente de General Madariaga -un club del interior de Buenos Aires-, me contó que los festejaba así y me preguntó si no me animaba. Y bueno, acá está”, explicó el ex Unión, de 23 años.

De los 11 partidos que lleva la Superliga, Lotti participó en nueve, seis desde el comienzo y tres ingresando desde el banco. Sin un lugar fijo, Zielinski a veces lo utilizó como delantero de punta -por ejemplo ante Huracán, cuando fue reemplazado por Díaz- y otras como volante por la derecha -como contra Independiente, cuando acompañó a Acosta, Castellani y Rojas en la línea media-. Incluso Lotti parecía haber perdido terreno en las últimas dos fechas, ante Banfield y Patronato, cuando fue suplente de Fernández e ingresó en ambos segundos tiempos.

“Puede ser que el gol haya sido con olfato de goleador, pero la verdad es que me pedían que pisara más el área, que llegara más. Ya en los últimos partidos jugué en esta posición y me estoy acostumbrando. El primer gol siempre es el más difícil, así que estoy muy contento porque me da mucha confianza”, dijo Lotti, que respondió de inmediato cuando LG Deportiva le preguntó cuál había sido su último festejo: “En Unión, contra Defensa y Justicia”. Ese partido fue el 31 de marzo, por lo que se entiende doblemente su desahogo: llevaba siete meses sin goles.

“Para lo grupal es muy importante que llevemos cuatro triunfos consecutivos: es algo muy valioso y poco común, más en un fútbol tan competitivo como el argentino”, dijo Lotti, que seguramente será titular ante Unión, no sólo por su buena actuación ante Colón, sino porque además Toledo sumó cinco amonestaciones y no podrá jugar en el regreso de Atlético a Santa Fe.

Lo que está claro es que si Lotti vuelve a convertir -de delantero o volante por izquierda-, así como ya había señalado que el partido contra Colón era especial, en este caso no repetiría su festejo del perrito. “No, ni loco lo festejo así contra Unión si convierto. ¿Querés que me maten?”, se rió Lotti, el hombre que empieza a marcar terreno.

Comentarios