"Amor moderno": historias reales que invitan a enamorarnos

03 Nov 2019 Por Ana Daneri
1

Muy buena. Serie / por AMAZON PRIME

Chico conoce chica, se enamoran, alguno arruina la relación. Luego se reconcilian: seguramente él corre a buscarla en un aeropuerto para impedir el viaje que los separará para siempre; brinda un discurso de eterna devoción y se besan demostrando que el amor es más fuerte. ¿Cuántas veces hemos visto la misma fórmula en la pantalla? “Amor moderno”, la nueva propuesta de Amazon Prime, propone todo lo contrario. No se trata del amor romántico en el sentido clásico sino del modo de vincularnos: las crisis de pareja, la amistad, el amor paterno, el amor en la tercera edad. Y todo basado en hechos reales.

En 2004 el New York Times empezó a publicar la columna que le da título a la serie. Allí aparecen las mejores historias sentimentales enviadas por sus lectores. Los textos devinieron primero en un podcast, narrado por figuras como Kate Winslet, Jake Gyllenhaal o Uma Thurman. En esta ocasión, Amazon lleva a la pantalla chica ocho de esas historias, en una serie de capítulos autoconclusivos de media hora. Recoge allí algunas de las experiencias más curiosas que se leyeron en el diario neoyorquino. O, al menos, las más cinematográficas.

Un portero que trata a una de sus inquilinas como su propia hija; un encuentro entre una periodista y un empresario exitosos que acaba convertido en confesionario sentimental; un joven con problemas de ansiedad que termina en el hospital en plena cita; una joven con trastorno bipolar; un matrimonio en crisis; dos viudos compartiendo la pérdida de sus compañeros de vida; y una pareja gay que adopta a la hija de una chica sin hogar. Todas son historias reales, interpretadas por estrellas de la talla de Anne Hathaway, Tina Fey, Dev Patel, Sofia Boutella, Andrew Scott y Olivia Cooke.

Hacia el final, todos los personajes confluyen en una especie de “Love actually” (Richard Curtis, 2007) que reconecta los pedacitos de esas historias tan cotidianas e inadvertidas para el resto del mundo. La sensación es que estuvimos presenciando el espectáculo de la vida real.

La serie es una mezcla de géneros como el drama, la comedia y el musical, en una de las ciudades que más ha caminado por esos temas. New York aparece como un personaje más, colándose con sus paisajes archiconocidos de Central Park, el zoológico y la Quinta Avenida. Paisajes que sin duda asociamos al romance y el amor. Pero con una salvedad: el jazz, la neurosis, la ansiedad y las enfermedades mentales -la estética, a fin de cuentas- remiten indudablemente a Woddy Allen y películas como “Manhathan”, “Anie Hall” y “Hanna y sus Hermanas”. Por supuesto, sin quitarle el crédito a John Carney, creador de la serie, que ya había explorado el amor en estos nuevos tiempos en la deliciosa “Empezar otra vez” (“Begin again”, 2014).

Con actuaciones destacables y situaciones conmovedoras, “Amor moderno” merece la atención en la inmensidad de ofertas por streaming. Amazon ya anunció la segunda temporada, a menos de una semana del estreno. Habrá que ver si consigue enamorarnos otra vez el año próximo.

Comentarios