Tras la suba de 26 centavos, el dólar minorista rozó los $ 61

El paralelo aumentó un peso, a $ 66,25. El Banco Central vendió cerca de U$S 160 millones de las reservas, para contener el alza de la divisa de EEUU. El contado con liquidación cerró en suba, a $ 75,17.

22 Oct 2019
1

ANSIEDAD. La tendencia compradora de la divisa de Estados Unidos se acentúa a medida que se acerca la fecha de las elecciones presidenciales. la gaceta / foto de franco vera (archivo)

El dólar minorista subió 26 centavos ayer, a $ 60,99 en bancos y agencias de la city porteña. Sucedió en una rueda en la que el Banco Central intervino desde temprano con ventas de reservas -operadores estiman un total de U$S 160 millones- para contener el alza de la cotización de cara a la elección presidencial del domingo.

El dólar paralelo, en tanto, subió un peso, a $ 66,25, de acuerdo a un relevamiento efectuado en cuevas de la city porteña, debido a una ola vendedora de dólares. De esta manera, la brecha con el oficial aumentó al 7,87%.

En el Banco Nación, el billete verde sumó 50 centavos a $ 60,50, mientras que en el canal electrónico se consiguió a $ 60,45. Asimismo, en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa avanzó 16 centavos a $ 58,51 en una jornada que registró el mayor volumen operado del mes. “Se estima que el Central, a pesar de que dejó libres más de $ 55 mil millones en el mercado monetario producto del vencimiento de las Leliq, vendió cerca de U$S 160 millones de las reservas para contener el alza de la cotización”, destacaron desde ABC Mercado de Cambios.

Tendencia compradora

A su turno, Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio, analizó: “Las expectativas derivadas del acto comicial del próximo domingo mantienen la impronta compradora en el mercado, por efecto de una propensión a tomar posiciones en moneda extranjera como resultado de una aversión al riesgo que potencia la demanda de divisas”.

Y agregó que el contexto actual no muestra signos de cambiar en lo que resta de la semana, por lo que se espera que la actividad del Banco Central sea intensa “con la finalidad de evitar desbordes de la cotización por lo menos hasta el lunes próximo”.

Cabe remarcar que los precios máximos se anotaron a poco de comenzadas las operaciones, en los $ 58,58, veintitrés centavos arriba del cierre previo. En ese marco, y como viene sucediendo en las últimas semanas, la aparición del Banco Central con sus habituales ventas en el sector donde operan bancos y empresas fijó límite preciso al techo de la implícita banda de fluctuación dispuesta para ayer.

En esa línea, las primeras ventas formalizadas por la autoridad monetaria, en los $ 58,55, se fueron corrigiendo hacia abajo durante el transcurso de la jornada, con operaciones que mermaron los precios de intervención hasta hacerlos tocar mínimos en los $ 58,48. El volumen operado en el segmento de contado fue de U$S 499 millones, el más alto en lo que va del mes.

Dólares “liqui” y Bolsa

Por su parte, el dólar “contado con liqui” -que surge de compra de bonos o acciones, y su posterior venta en el exterior para hacerse de divisas- subió $ 1,34, a $ 75,17, y marca un spread (diferencial) de 28,5% con la divisa que cotiza en el MULC.

Por su parte, el dólar MEP o Bolsa ascendió $ 1,80, a $ 72,06, lo que implica un spread de 23,2% frente a la cotización del MULC.

El dólar se encaminaba ayer a su peor mes en el mundo desde enero de 2018, ya que las olas intermitentes de optimismo en torno al Brexit impulsaban a la libra esterlina a un máximo en cinco meses y medio y mantenían intacta el alza del euro en octubre. El índice dólar, que compara al billete verde con una cesta de seis destacadas monedas, cedió un 2,5% este mes y, si sigue por esta senda, sería su peor mes desde enero del año pasado.

Por último, las reservas del Banco Central bajaron el viernes U$S 146 millones, hasta los U$S 47.448 millones.

Comentarios