Copa del Mundo de Rugby: golpe a la ilusión francesa - LA GACETA Tucumán

Copa del Mundo de Rugby: golpe a la ilusión francesa

Gales ganó tras la expulsión de Vahaamahina y en semifinales enfrentará a Sudáfrica.

21 Oct 2019
1

JUGADA CLAVE. Vahaamahina le pegó un codazo a Wainwraight en un maul y fue expulsado. Gales aprovechó la ventaja numérica para dar vuelta un partido que le era desfavorable y derrotó a Francia, 20-19. REUTERS

OITA.- La sensación que dejó el triunfo de Gales sobre Francia, por los cuartos de final de la Copa del Mundo de rugby, fue como arrojar sal sobre la herida que no termina de cerrar. Los argentinos que vieron el encuentro no pudieron evitar recordar lo sucedido en el arranque del torneo, cuando Los Pumas dejaron escapar un partido que era ganable. Esa derrota marcó el comienzo del fin para los argentinos y despejó el camino para Les Bleus, que ayer tenían todo bajo control hasta que una acción antideportiva de Sebastien Vahaamahina cambió el final de esta historia. El “Dragón” se impuso con lo justo, 20 a 19, y se metió entre los cuatro mejores del torneo. En semifinales enfrentará a Sudáfrica, que superó al sorprendente Japón por 26 a 3, en el cierre de esta instancia.

En un partido parejo entre dos viejos conocidos, Gales sufrió más de los esperado para imponer su condición de favorito. El equipo de Warren Gatland, que accede de esta manera a su tercera semifinal tras las de 1987 y 2011, se tomó revancha de la eliminación a manos de Francia hace ocho años.

Como sucedió aquella vez en Aukland, una tarjeta roja condicionó el desenlace final del partido. En esa ocasión fue el capitán galés, Sam Warburton, quien enfiló el camino a los vestuarios antes de tiempo. Ahora, Vahaamahina fue el sancionado. Con todo a favor para Francia, que había disputado una notable primera parte y que dominaba por 19-10 en el marcador, el jugador de Clermont le aplicó un codazo descalificador al galés Wainwraight en un maul que se iba derecho al ingoal rival y fue expulsado.

La indisciplina fue clave

La indisciplina, a 30 minutos del final, fue determinante porque dejó a Francia sin line y devaluó el empuje de los forwards, hasta entonces dominantes. A seis minutos del final, Justin Tipuric robó la pelota a la salida de un scrum y, de rebote, llegó a las manos de Moriarty que justo alcanzó el ingoal. Con la conversión de Biggar la remontada se completó haciendo inservibles los tries del inmenso Virimi Vakatawa, principal arma ofensiva de Francia, del ala Ollivon y del propio Vahaamahina.

Gales sobrevivió con uno más sobre el campo de juego, se las ingenió para, en dos zarpazos, borrar el buen juego francés. Las siete vidas del “Dragón” siguen vigentes y sus chances en el torneo se mantienen intactas.

Vibrante y emotivo

El último partido de los cuartos de final tenía todos los condimentos para ser vibrante y emotivo. Ninguno de los protagonistas defraudó. Sudáfrica tuvo que esforzarse para vencer a Japón, aunque el resultado final haga pensar lo contrario.

Los Springboks siguen encaminados en su objetivo de conseguir su tercera Copa Mundial de Rugby, mientras que el anfitrión se despidió con la frente en alto, después de una histórica actuación que le permitió recibir elogios y aplausos por el nivel del equipo.

Comentarios