El intendente Najar y un secretario atestiguarán sobre un pedido de dinero

La Sala II de la Cámara Penal acogió un pedido del fiscal Marranzino y citó a los altos funcionarios de Las Talitas. El edil electo y director, que está imputado por la supuesta comisión de exacciones ilegales, cambió otra vez de defensor.

18 Oct 2019 Por Irene Benito
1

DEBATE. De frente: el defensor Aybar, el imputado Ruiz, y los jueces Morales Lezica, Romagnoli, Romero Lascano la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ

El debate de los supuestos hechos ilícitos atribuidos a Agustín Ruiz, edil electo, y director de Empleo e Intermediación Laboral de Las Talitas, incluirá los testimonios del intendente justicialista reelecto Carlos Najar y de su secretario de Gobierno, Víctor Safe. Ambos fueron convocados a declarar como testigos por iniciativa del fiscal Daniel Marranzino. La Sala II de la Cámara Penal de la capital aún debe resolver el formato de la exposición del jefe municipal: sucede que el abogado querellante Gustavo Morales se opone a que Najar haga uso del tratamiento especial y declare por escrito. “Lo quiero ver aquí, en el juicio”, dijo el letrado ayer. Cualquiera sea la manera, tanto Najar como Safe deberán aportar lo que saben, bajo juramento de decir la verdad, sobre el pedido de dinero a empleados achacado a Ruiz. Distintos testigos refirieron que ese imputado solicitaba los fondos para el intendente.

La audiencia de este jueves, la tercera desde que comenzó este juzgamiento inusual de presuntas exacciones ilegales agravadas, fue corta, pero intensa. Ruiz fue el primero en llegar: entró a la Sala II acompañado de su nuevo abogado defensor, Julio César Aybar. Se trata del quinto profesional que lo asiste desde comienzos de 2016, cuando lo denunciaron los ex empleados de la Dirección de Empleo, Dora Beatriz Cura y Víctor Hugo Heredia. Luis Monteagudo, quien habían ejercido la defensa en las primeras dos jornadas del debate, se sumó así a los letrados que dejaron el caso “Ruiz”: José Antonio Aguilar, Federico Ortiz, y la dupla Arnaldo Ahumada-Fernanda Battig. Pese a que se perdió buena parte de “la película”, Aybar se negó a suspender el juicio: dijo que estaba listo para actuar ante un ofrecimiento de Marranzino inspirado en el principio de la igualdad de armas.

16 veces la misma frase

Los posibles hechos ilícitos que derivaron en este debate acaecieron durante la siesta del 14 de marzo de 2016 en un bar del Hiper Libertad del acceso norte. Alrededor de una mesa se sentaron Ruiz y cuatro colaboradores (Cura, Heredia, Gabriel Sleiman y María Pastora Cholffi) que habían cobrado su primer salario de casi $ 8.000 de un contrato semestral: según la acusación, el funcionario les exigió allí alrededor de $ 5.000 (sería el 60% de la retribución). Los contratados habían trabajado “políticamente” con Najar en las elecciones en las que aquel venció a su hermana, Adriana Najar, pero sus convenios laborales estaban suscriptos por Américo Cruz, comisionado comunal de El Mollar. Aún así, los cuatro cumplían o debían cumplir funciones con Ruiz en Las Talitas. Tras la reunión en el Hiper sólo Cholffi retuvo su lugar en Empleo: a Cura y a Sleiman no les renovaron el contrato mientras que Heredia pasó a prestar servicios con el edil justicialista Miguel Lanieri.

Tres de los empleados involucrados en la escena del Hiper (Cura, Heredia y Sleiman) más la testigo Celia Maza, que trabajó a las órdenes de Ruiz hasta diciembre de 2016, se carearon este jueves con Cholffi, luego de la lectura de las declaraciones testimoniales de los sacerdotes José “Pepe” Abuín y Luis Michel, quienes ratificaron que nunca habían recibido una ayuda económica de parte de Ruiz (se informa por separado). El careo dio lugar a una escena curiosa: mientras que Cura, Heredia, Sleiman y Maza explicaron sus versiones, Cholffi se limitó a decir “yo ya lo declaré y lo sostengo”. La única testigo favorable al imputado, quien había dicho que existía un pacto concertado de antemano para dar el dinero voluntariamente, repitió la frase al menos 16 veces, sin importar quién tenía al frente, y tras hacer pausas más o menos largas.

La posición de Cholffi, que nunca dejó de cruzar los brazos ni de sonreír, exasperó a Maza. “No sé como te vas a ir a dormir vos. Cómo te vas a dejar arrastrar por este corrupto y manipulador (en referencia a Ruiz). Vos, él y Najar se han ensuciado en la comida de mis hijos. Como yo no les serví, me dejaron sin trabajo”, recriminó la testigo. Nada movió a Cholffi de su postura. La situación desconcertó a la Sala II: el vocal Eduardo Romero Lascano interrumpió el careo para leer el artículo del Código Procesal Penal que lo define mientras que el presidente Gustavo Romagnoli apuntó que Cholffi estaba retaceando la colaboración. El juez Luis Morales Lezica permaneció en silencio, aunque su rostro denotaba asombro. Después, el tribunal negó el pedido de detención de Cholffi formulado por Morales, y anticipó que resolverá al final si ordena la investigación por falso testimonio de esta y de Maza. El juicio prosigue el 24 de octubre a las 9 de la mañana.

Párrocos

Abuín y Michel ratificaron que Ruiz nunca ayudó a su Iglesia

José “Pepe” Abuín y Luis Michel, respectivos párroco y ex párroco de Cristo Rey, declararon por escrito -y bajo juramento de decir la verdad- que nunca recibieron una ayuda económica o de otra clase de parte de Agustín Ruiz, edil justicialista electo y director de la Municipalidad de Las Talitas.  Sus declaraciones fueron leídas ayer, en presencia de todas las partes. Los sacerdotes habían sido convocados a prestar testimonio en el juicio luego de que ambos se comunicaran con LA GACETA para desmentir a Ruiz. En la jornada inaugural del debate, el funcionario público acusado se presentó como un feligrés activo de Cristo Rey, y precisó que había ayudado a los curas Abuín y Michel: incluso dijo que colaboraba con el comedor de la parroquia.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios