!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

Macri apeló al discurso anti-K y Fernández lo tildó de mentiroso

“El kirchnerismo no cambió, por más que se oculte y trate de mostrarnos algo distinto”, criticó Macri. Fernández retrucó: “el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates”.

14 Oct 2019
1

SERIOS Y ADUSTOS. Antes del debate, los candidatos se mostraron juntos.

El debate presidencial dejó una serie de frases picantes, y hasta hirientes, sobre todo entre los dos candidatos más votados en las PASO: Alberto Fernández y Mauricio Macri.

El Presidente dijo anoche que “volvió el dedito acusador, el atril y la canchereada”, lo que significa que “el kirchnerismo no cambió, por más que se oculte y trate de mostrarnos algo distinto”, razón por la que expresó sobre la elección del domingo 27 que “esto depende de nosotros”.

El postulante presidencial del Frente Despertar, José Luis Espert, aseguró que el gobierno de Cambiemos “no puede evitar que vuelva el kirchnerismo” al poder, pero dijo al mismo tiempo estar convencido de que “nosotros sí lo podemos hacer”. A su vez, el candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna, dijo que el tema de los derechos humanos “adquiere distintas facetas según las circunstancia históricas” y opinó que “si hay un derecho humano violado, es el hambre en la Argentina”.

Macri, irónicamente, dijo que “imagina” que el candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, “va a poner una narco-capacitación en todas las escuelas”, en referencia a las definiciones del postulante respecto de que “hay gente que se dedica a vender droga porque se quedó sin laburo”. Ni lerdo ni perezoso, Fernández señaló que “pensé que íbamos a hablar en serio, pero el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates”, al replicar a Macri por sus dichos sobre Kicillof. El postulante del Frente de Todos, además, afirmó que si es presidente “no va a permitir que la globalización y la apertura (económica) se lleven puesto al trabajo argentino”.

Por su parte, el candidato presidencial del FIT, Nicolás del Caño, acusó a Macri de ser “un enemigo de la educación pública” y dijo que junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, “son responsables de un crimen social”.

A su vez, el candidato a presidente del Frente NOS, Juan José Gómez Centurión, se quejó porque “no puede ser que con nuestros impuestos se pagan tour sanitarios, carreras universitarias y planes sociales de extranjeros”. (Télam)

Comentarios