La Escuela Normal recibe casi un 10% de Campo Norte

Podrán construir su propio centro deportivo.

09 Oct 2019 Por Luis María Ruiz
1

DESDE EL ESTRADO. El presidente subrogante Juri tranquiliza al legislador Vargas Aignasse, quien estaba molesto por posibles cambios a su proyecto de ley.

La Legislatura sancionó ayer una decena de proyectos de ley destinados a ceder distintos terrenos pertenecientes a la Provincia en favor de entidades educativas, deportivas, gremiales, sociales y religiosas. La mayoría de las iniciativas obtuvo un apoyo unánime, aunque la entrega en comodato de un inmueble de 3 hectáreas de Campo Norte, en favor de Escuela Normal “Juan Bautista Alberdi”, generó tensiones en el recinto.

Con los palcos poblados por expectantes alumnos de delantales blancos, el bloque oficialista Tucumán Crece y un sector de la oposición apoyaron la propuesta del peronista Emiliano Vargas Aignasse, por lo que la Normal quedó a un paso de cumplir con un viejo anhelo: contar con un espacio propio para edificar un campo deportivo, donde los estudiantes practiquen educación física y diversas disciplinas. Los legisladores Alfredo Toscano (PJS) y Raúl Albarracín (UCR), alineados al intendente Germán Alfaro, rechazaron la iniciativa del oficialismo, mientras que el sector radical alineado a Juntos por el Cambio no estuvo en el recinto al momento de la votación.

Al igual que el resto de las cesiones de terrenos autorizadas ayer, el comodato por 10 años -prorrogables por idéntico período- en favor de la Normal necesita del visto bueno del Poder Ejecutivo (PE), a través de la promulgación de la norma. Luego, las autoridades de la escuela pública tendrán que esperar por las autorizaciones municipales para iniciar la obra. Al parecer, ese será el principal desafío para la rectora, Noelí Guerra, quien ayer estuvo acompañando en el palco a la secretaria de Gobierno, Carolina Vargas Aignasse.

“Esto es una estafa a todos los alumnos que están acá. El Código de Planeamiento prohibe (la construcción de un campo deportivo en ese ‘pulmón’). Lamento dar la mala noticia, pero no se podrá hacer, como sucedió en casos similares con asociaciones deportivas”, avisó Toscano, poniendo en duda que Catastro municipal avale las obras.

Tensiones en la previa

El proyecto para el campo deportivo de la Normal generó discusiones incluso en el propio oficialismo. El jefe del bloque peronista, Ramón Santiago Cano, y su colega Vargas Aignasse cruzaron palabras en la previa de la sesión. Al parecer, había intenciones de modificar el texto original, y eso generó el descontento del hermano de la secretaria de Gobierno. Pero el presidente subrogante de la Cámara, Fernando Juri (coordinó la sesión porque el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, estaba en ejercicio del Ejecutivo), le llevó tranquilidad a Vargas Aignasse, y las tensiones con Cano quedaron atrás.

El autor del proyecto destacó que se prevé una pileta olímpica, pista de atletismo y otras instalaciones, que serán compartidas con otras instituciones de la zona. Y apuntó que, a su criterio, el campo deportivo que estará ubicado en Ecuador y ex Viamonte (hoy Israel) es compatible con el proyecto municipal de habilitar allí un parque similar al Provincial. “Son planes que se pueden ensamblar perfectamente”, indicó Vargas Aignasse.

Según Toscano, la propuesta colisiona con otras normativas vigentes que concedieron el terreno a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. E insistió con que el texto iba en contra del Código de Planeamiento Urbano. “Mucho de lo que dijo es mentira”, le retrucó Marcelo Caponio (PJ). Y agregó que es factible el dictado de excepciones a la normativa municipal. “Entregaron una calle pública para que la Coca-Cola haga negocios”, aseveró Caponio en el recinto.

Toscano respondió a su colega que aquellos permisos especiales habían sido brindados durante el alperovichismo. “Y no voy a permitir que me trate de mentiroso una persona que carece de moral”, se indignó Toscano. En el acto, el vicepresidente 1° Juan Ruiz Olivares, que había ocupado el lugar de Juri en el estrado, les pidió compostura a los legisladores. Poco después, la peronista Stella Maris Córdoba solicitó a la Presidencia que se revisara la versión taquigráfica para evitar que constaran allí los agravios verbales de sus pares. Y tras expresar su apoyo a la propuesta, la talitense instó a cambiar el nombre original, que era “campus deportivo”, reemplazando el término foráneo por el español. Así, se determinó que el edificio de la Normal se llamará Campo Deportivo.

Los radicales Ariel García y Fernando Valdez destacaron la propuesta, al igual que la peronista Graciela Medina, quien advirtió que la superficie cedida a la Normal era menos del 10% de Campo Norte. Luego, con amplio apoyo mayoritario, el texto quedó aprobado. Ahora, su vigencia depende del Ejecutivo provincial y del municipal.

Comentarios