Un equipo “de película” para el basquet

Inspirado en el film “Campeones”, en Huracán BB se formó “Soñadores de la Vida”.

06 Oct 2019 Por Santiago Pérez Cerimele
1

EN LA PRÁCTICA. Daniel Gómez y Mariano Farías pican la pelota durante el entrenamiento de los “Soñadores de la Vida”.

Pasa en las películas, pasa en la vida. El famoso eslogan del canal de cine TNT tuvo recientemente su manifestación en Tucumán. Oscar Nieva trabaja en Mipol Repuestos. Conocido es el compromiso de esta firma con la inclusión laboral de personas con discapacidad: algunos de sus trabajadores tienen síndrome de down u otras patologías. “Un día pensé en que podíamos hacer algo más, y me imaginé un deporte. Les pregunté a los chicos qué querían hacer, y todos, sin dudarlo, contestaron ‘básquet’”, dijo.

¿Por qué tal contundencia en la respuesta? Algunos días antes los chicos habían visto la película Campeones (2018), del español Javier Fesser. El argumento es el siguiente: un famoso técnico de básquet caído en desgracia choca su auto contra un móvil policial, luego de haber tomado de más. En la sentencia le dan opciones: dos años de cárcel o 90 días de servicio comunitario. Por supuesto, elige lo segundo. Le ordenan, entonces, entrenar un equipo llamado “Los Amigos”, integrado por jugadores con alguna discapacidad mental. El film funcionó como acicate para los chicos de Mipol.

A Oscar no le resultó difícil hallar una puerta de entrada al básquet: inmediatamente se contactó con Juan Pablo Flores, ex jugador, actual entrenador del seleccionado tucumano U17 y coordinador de las formativas de Huracán BB. “Es mi amigo desde hace 39 años. Fue el primero en quien pensé, porque conozco su calidad humana. Le pregunté si podíamos usar la cancha de Huracán; en principio, para tener dónde tirar al aro, pero con el plan de ir sumando más chicos y alguien que los entrene. Me contestó que le encantaba la idea y que él podía entrenarlos”, contó Oscar.

Al grupo originario se les sumaron chicos de Casa Grande, un centro de día y centro educativo terapéutico, que también aporta al proyecto especialistas en psicomotricidad y profesores de educación especial, entre otros. Y así nació “Soñadores de la Vida”, el equipo que los miércoles, de 14 a 15, entrena en Huracán BB (Francia 39). “Se trata de un proyecto de vida. Creemos que el básquet puede significar un trampolín para que los chicos puedan tener inclusión social, laboral, educativa”, explicó Oscar. Y añadió: “vamos más allá de lo que se ve. Cuando llega una persona la discapacidad queda fuera de la cancha. Dentro vamos a lo que pueda hacer, a lo que le gusta”.

El proyecto arrancó en mayo. Y durante este lapso, Oscar ya vio beneficios. “Quizás un chico nunca se había agachado, por sedentarismo; y acá vienen, hacen sus primeros ejercicios, se agachan, buscan la pelota, la pican, corren. Notás un cambio en ellos; en lo físico, pero también en lo social, porque hacemos hamburgueseadas, algo que acaso antes sólo habían compartido con sus familias”, precisó.

Primero realizan ejercicios y reciben entrenamiento puntual del básquet -a cargo de Juan Pablo, y con la colaboración del resto del equipo-. Luego se pasa a una instancia más de recreación, que incluye jugar al básquet. “Ni bien llegan los chicos, Juan Pablo les da una camiseta, y desde allí ya se genera un sentimiento de pertenencia, de sentirse jugador de básquet de Huracán, el club que nos abrió las puertas”, explicó Oscar. Según agregó, el equipo consta de 16 chicos. “Algunos tienen síndrome de down, otros tienen autismo, otros presentan retraso madurativo, y otros, si bien no tienen discapacidad atraviesan un momento complicado, y para ellos esto también es un lugar de contención”, señaló.

Un solo básquet

En cuanto al entrenamiento en sí, no hay secretos, según explicó “Pollo”. “El básquet es uno solo, y lo debemos enseñar como tal, obviamente adaptado a las capacidades de cada uno. Hacemos hincapié en que los chicos están preparados para hacer todo, en mayor o en menor medida. Sólo hay que incentivarlos, motivarlos; eso es fundamental”, indicó Flores.

“Soñadores de la Vida” es el primer equipo de básquet de Tucumán, integrado por jugadores con discapacidad intelectual. Pero ni Oscar ni Juan Pablo quieren que sea el único. “La idea es llegar, con el tiempo, a hacer una pequeña liga entre los clubes que se animen a brindarles espacios a los chicos. Sé que cuesta, porque hablamos de formar un equipo de trabajo, con personas capacitadas; pero lo importante es animarse. Lo que más cuesta es arrancar; después con apoyo, se pueden lograr muchas cosas, entre ellas, una pequeña liga para que los chicos puedan tener su torneo”, afirmó “Pollo”.

Comentarios