Inconcebible: un policial cruzado por la fuerza y el compromiso de las mujeres

22 Sep 2019 Por Guillermo Monti
1

Miniserie por netflix - muy buena

En el primer capítulo de los ocho que componen “Inconcebible” asistimos a la triple violación de Marie Adler. Después de ser abusada en su dormitorio, Marie atraviesa el calvario de someterse al procedimiento policial, que es implacable, frío e invasivo. Y hay una tercera instancia, representada por la vulneración de la palabra. La vida de Marie, admirablemente interpretada por Kaitlyn Dever, no había ido más allá de una sucesión de vejaciones a su intimidad física e intelectual. Entre los hogares de adopción y el asistencialismo estatal no encontraba demasiadas diferencias. Así que su credibilidad se resquebraja apenas los investigadores (dos hombres) detectan la fragilidad de su carácter. Acorralada por un par de contradicciones, sin contención de ningún tipo, Marie termina poniéndole un cepo a la verdad. Su testimonio es increíble (ese es, en inglés, el título original de la miniserie).

La historia está basada en una serie de casos registrados en los Estados de Washington y Colorado, consignados en una investigación de T. Christian Miller y Ken Armstrong que tomó la forma de libro (“A false report”). Al frente de un nutrido equipo de productores y escritores, Susannah Grant (nominada al Oscar por el guión de “Erin Brockovich”) le aportó a “Inconcebible” una necesaria mirada femenina. Como poner rótulos es una molesta obligación, se habla del programa de Netflix como “la primera serie policial con perspectiva de género”, lo que suena exagerado. Sí cruza la miniserie el concepto de sororidad; sí quedan al desnudo prácticas patriarcales y machistas. Y sí en la dirección sobresalen la propia Grant, que firma los últimos episodios, y Lisa Cholodenko, responsable de la inolvidable “Olive Kitteridge”.

Mientras va contando cómo sigue la vida de Marie, “Inconcebible” se concentra en la búsqueda del violador. Por una casualidad se descubre que se trata de un abusador serial, tan cuidadoso que no deja rastros de ADN y se mueve en distintas jurisdicciones. La pesquisa une a dos detectives con personalidades disímiles, opuestos que se atraen y pasan de la desconfianza a la admiración mutua. Karen Duvall (Merritt Wever) es una devota cristiana, madre y minuciosa investigadora; Grace Rasmussen (Toni Collette) es un huracán, pura determinación y coraje. Grace y Karen integran una dupla sagaz, comprometida y empática al momento de relacionarse con las víctimas.

“Inconcebible” es profundamente humana y, por lo tanto, emocional. Hay mucho sufrimiento e impotencia; también culpa y una que otra redención. La protagonizan personas comunes capaces de encontrar la fortaleza propia del heroísmo. Y no deja de ser un apasionante relato policial.

Comentarios