El "Pulguita" Rodríguez de los milagros apareció en el momento justo para Colón

A los 85 minutos de partido, el goleador tucumano marcó el 2-1 frente a Atlético Mineiro, en el duelo de ida de una de las semifinales de la Copa Sudamericana.

19 Sep 2019
1

PARA VOS, VIEJO. "Pulguita" festeja el gol de triunfo de Colón y se lo dedica a su papá, "Pocholo". FOTO DEL TWITTER DE @RADIOGOL

Si antes en Atlético se lo llamaba el señor de los milagros y del gol, en Santa Fe, desde esta noche lo hinchas de Colón darán fe de ello. Es que en una semana muy especial, por el fallecimiento de su padre, “Pocholo”, Luis Rodríguez apareció en todo su esplendor para en lo que finalmente fue la victoria del “Sabalero” ante Atlético Mineiro, por el partido de ida de una de las semifinales de la Copa Sudamericana.

La cosa empezó complicada para el “Sabalero”, que había hecho mejor los deberes pero culpa de un gol de carambola de Yimmi Chará empezó perdiendo en el marcador.

Tras el descanso, Colón salió a buscar el todo por el todo. Lo merecía, de hecho. Entonces se topó con la paridad gracias al tanto de Wilson Morelo, en el arranque del segundo tiempo. Y sin sacar el pie del acelerador, el equipo conducido por Pablo Lavallén continuó presionando. Sin darle resto a su rival brasileño.

Y cuando parecía que tanto esfuerzo no iba a tener su premio, “Pulguita” alegró al “Cementerio de los Elefantes”. 

Fue, ante todo, una prueba de carácter para Colón, que nunca dejó de lucharla. Menos Rodríguez, que venía golpeado desde lo emocional por el fallecimiento de su padre. Él llevó la pelota en las adyacencias del área, descargó y fue directo al corazón del área chica. Pase corto, centro a la otra punta y pelota al ras del suelo, de nuevo hacia “Pulguita”. Toque y gol de Colón, de Rodríguez, el hombre que ya lleva tres conquistas en esta Copa para Colón, todas importantes y que con la de esta noche, claro está, hizo valer su título de señor de los milagros. Y del gol, claro está.

"Fue un partido muy difícil contra un gran equipo. Teníamos que ganar en casa, regalarle el triunfo a nuestra gente. Estaba complicado desde lo familiar, pero decidí jugar este partido por la historia de Colón. Quería estar presente, jugar y gracias a Dios, el viejo desde arriba, nos dio una mano", destacó "Pulguita".

El próximo jueves 26, en Brasil, Colón irá por el pase a la final. Le alcanza con no perder. 

Comentarios