“Se llevaron los ahorros de mi vida”, lamentó una abuela tucumana, víctima de una estafa telefónica

La mujer de 80 años entregó unos $100.000 a un hombre que dijo ser el contador de uno de sus nietos. La señora había recibido llamadas desde hace una semana. “Era un hombre joven que estaba bien vestido”, explicó.

20 Sep 2019 Por Luciana Nadales
1

EL LUGAR. El estafador se presentó en el edificio de Virgen de la Merced al 100 para llevarse el dinero. la gaceta / foto de osvaldo ripoll

Estaba avergonzada. Después de un par de minutos aceptó contar su experiencia para que nadie más la sufriera. “Se llevaron los ahorros de toda mi vida”, expresó Nélida Lobato. La mujer, de 80 años, habló a través del portero electrónico del edificio en el que vive. Desde hace dos días desconfía de todo. Cada vez que siente el timbre del sistema de intercomunicación de su departamento, según confesó, el ritmo de su corazón se acelera. El miércoles Nélida fue víctima de una estafa telefónica.

Un hombre se hizo pasar por uno de sus nietos y la convenció de entregar a un supuesto contador la suma de $ 100.000 (entre ellos dólares y euros) guardados en un sobre. “Estoy muy mal por lo que pasó realmente, sobre todo, por no haberme dado cuenta de que todo era una mentira. Siempre creí que era mi nieto que iba a visitarme”, agregó.

Nélida contó que durante la semana había recibido varios llamados en los que un chico le decía “Abu, abu, después te llamo”. Pero nada le había parecido extraño hasta el último llamado del miércoles al mediodía. Luego de una comunicación convincente, un hombre se presentó en la puerta de un edificio ubicado en Virgen de la Merced al 100, presentándose ante Nélida como el contador de su nieto.

El desconocido retiró el sobre con esa importante suma de dinero y luego se marchó por calle Virgen de la Merced en dirección a Mendoza. Según explicó, el hombre era delgado y con bigotes. “Era joven y estaba presentable”, recordó.

La reacción

Nélida, luego de haberle entregado el sobre con el dinero al supuesto contador, se comunicó con Claudio, uno de sus hijos, a través de WhatsApp, para contarle que ya había entregado lo que el nieto le había pedido. En ese momento, Claudio habló con el chico y se dio con que jamás había hablado con su abuela. Inmediatamente después se dirigió a la seccional 1° a realizar la denuncia.

“Mis hijos agradecen que no se me dio por dejarlo pasar a casa, porque ahí sí que no sé qué hubiese pasado. Soy una mujer mayor y camino con la ayuda de un bastón; estoy siempre en casa y, a pesar de que siempre me dijeron que no atienda ni le abra la puerta a algún desconocido, lo hice. Por eso me siento tan mal”, se lamentó la señora en una entrevista con LA GACETA,

El supuesto nieto que confundió a la víctima había avisado que sólo se disponía de 24 horas para cambiar la numeración de los billetes que ella tuviese hasta ese momento. Le explicó que si no lo hacía de manera urgente, se vencerían y no tendrían valor económico alguno.

Para quedarse con el dinero, el estafador que se hacía pasar por su nieto, le avisó que una persona le buscaría el dinero y de ahí se dirigiría a un banco para cambiar los billetes. “Siempre estoy atenta a las noticias para conocer todos los cambios que hay en la economía en el país. Entonces me preocupé y le creí a este hombre. Le di todo. Me desvalijaron”, expresó.

“Me sorprendí por cómo hablaba este hombre al teléfono. Tenía una calidad de convencimiento, además de la información que me brindaba. Esto no puede seguir pasando, no le deseo a nadie lo que me pasó. Por eso me atreví a contar mi caso para que estuvieran prevenidos”, manifestó.

Nélida reside en un edificio ubicado a 150 metros de la plaza Independencia hace más de 10 años y, según ella, es la primera vez que sufre un ilícito de este tipo.

“Me robaron muchas veces en toda mi vida, pero así no. Incluso me da bronca porque ni siquiera me apuntaron con un arma, fue un engaño por teléfono y yo me lo creí”, señaló con tono de arrepentimiento.

Las estrategias

1- Los estafadores hacen creer a las víctimas que se ganaron premios y que para cobrarlos deben hacer una transferencia bancaria.

2- Por la crisis económica, los autores, haciéndose pasar por familiares, piden que le entreguen a un tercero dinero porque perderá el valor.

3- Simulando ser de la Anses les avisan que fueron beneficiados con la Reparación Histórica y les piden que hagan un depósito para cobrar.

4- Por la crisis, hacen creer a sus víctimas que se viene un corralito. Les piden que creen una cuenta falsa para quedarse con su dinero.

Cómo prevenirse

- Desconfiar de las llamadas telefónicas de números privados o que tienen el identificador bloqueado.

- No brindar datos personales como DNI o números de cuentas o de tarjetas.

- Antes de aceptar cualquier propuesta financiera, consulte al banco del que es cliente la veracidad de la información.

- Si recibe un llamado de un pariente haciendo una propuesta, corte y llámelo para confirmar para saber si realmente es la persona que lo habló.

- Si le ofrecen cobrar un premio, consulte de qué empresa es y trate de chequear si existe realmente ese sorteo.

- Ante la llamada de un extraño, trate de brindar la menor cantidad de información personal posible.

- Si es víctima de este tipo de delito, realice la denuncia en la Policía.


Comentarios