La avionitis también la padece Juan Manzur: el editorial de Van Mameren

El conductor de Panorama Tucumano analiza la visita de Alberto Fernández a Tucumán y sus consecuencias.

18 Sep 2019 Por Federico Diego van Mameren

El canciller Juan Manzur hizo una de más.

El acto fantástico que organizó para su amigo Alberto Fernández de Kirchner terminó siendo un problema, sigue siendo un problema para Manzur.

Primero quedó claro que el peronismo no puede no puede hacer un acto si no hace todo un despliegue con el aparato del estado. Para eso recurrió a Monteros en Banda del Río Salí, a Ramírez en Atsa, y tuvieron que armar toda una parafernalia con el aparato del Estado para los grandes asados.

Quedó demostrada esa debilidad, que no fue la única debilidad con la que el canciller agasajó a su amigo. También quedó al descubierto el uso del avión. La avionitis que afecta a muchos gobernantes también la padece Manzur. Es una falta de respeto usar el avión de todos los tucumanos como taxi aéreo de algunos dirigentes.

Pero no se termina ahí el escándalo. Esta mañana nos enteramos de que muchos de los aportantes de la campaña de Alberto Fernandez de Kirchner son tucumanos. Aparece una duda: ¿todo el trabajo es por amistad, por el entendimiento entre Manzur y Fernández? ¿O hay otras conveniencias que terminarán con el pago con un ministerio nacional?

Aparecieron también los amigos de Manzur y de Fernández. Hugo Sigman, un importante lobbista, empresario, asesor, amigo, que etsá muy interesado en el resultado electoral y fue criticado Manzur y Fernández por esto.

¿Para qué? ¿Cuál fue la necesidad de hacer una de más de Manzur? Debe estar en Estado Unidos ahora preguntándose si era necesario tanto despliegue y semejantes incomodidades que no tenía antes de este acto.

Y hoy, con la venida del presidente Macri, volvemos a pasar otro papelón los tucumanos. El famoso jardín de infantes. Y fue una infantilidad: lo vimos pelear al intendente de Tafí Viejo, Javier Noguera, con el presidente Macri, por Twitter. ¿Era necesario?

De nuevo la campaña y la política barata. El desinterés real por las cosas en una discusión estéril. Y en el medio la ciudadanía y los chicos que podrían tener hoy un jardín de infantes.

Noguera está en Estados Unidos con Manzur, pero el intendente podría haberle indicado a quien se quedó a cargo de la intendencia que hable cinco minutos con Macri para ponerse de acuerdo. Si hubiese interés. Pero ni el presidente ni el intendente tuvieron intención de solucionar el problema a la gente.

Comentarios