Proponen adaptar los ómnibusa GNC para ahorrar en combustible

El ahorro alcanzaría $ 29 millones.

17 Sep 2019
1

PRUEBA PILOTO. Dos líneas de la ciudad de Buenos Aires, la 50 y la 132, incorporaron ómnibus a GNC para sus recorridos.

Los colectivos del transporte público podrían imitar a los taxis en la búsqueda de alternativas económicas por la crisis: el Gas Natural Comprimido (GNC). Un funcionario de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán propone adaptar la flota de coches para que cambien el gasoil por el GNC, porque implica un ahorro del 37% en combustible.

“Esta crisis por el valor del combustible, a causa de la impericia e imprevisión política de la Nación, torna imperioso producir una modificación profunda en el transporte público de pasajeros y reconvertirlo a GNC. Esto no sólo disminuirá el costo operativo en combustible, sino que traerá aparejado una notoria reducción de emisión de ruidos, dióxido de carbono, efecto invernadero y material particulado, mejorando las condiciones de vida”, explicó Enrique Romero a LA GACETA, subsecretario de Tránsito y Transporte Operativo.

Jorge Berretta, vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat), destacó la propuesta: “es una idea que puede servir como una ayuda, un grano más de arena en la búsqueda de soluciones integrales al sector, pero para hacer la inversión de cambiar la flota se debe contar con el apoyo del Estado. Se debe tomar una decisión política para realizar una inversión así”. El empresario recordó que en Buenos Aires está realizándose una prueba piloto, con 20 colectivos que funcionan con GNC. “No es tan sencillo. Necesitamos una solución integral para el transporte. Si se trata en serio, el GNC puede estar entre las medidas integrales. No se pueden retransformar los coches de gasoil. Hay testeos pilotos con coches originales a GNC y andan muy bien. Debe estar el Estado nacional, provincial y municipal aportando lineas de crédito, estructuras que no son tan sencillas. Valoro el interés, porque puede ser una de las soluciones a futuro”, agregó.

De acuerdo a un reporte de Romero, las 400 unidades que prestan servicio en San Miguel de Tucumán consumen 1,4 millones de litros de gasoil por mes, a razón de 130 litros por unidad. Tomando a promedio el litro de Euro-5 a$ 56,20, equivale a unos $ 78,9 millones en combustible al mes. “Los cilindros de GNC ahora son de plástico de alta resistencia y se los ubica en el techo. Tienen un peso aproximado de 370 kilos y tienen una capacidad de carga de 856 litros de GNC (aproximadamente 200 metros cúbicos). Cargados sumarían 140 kilos, por lo que el peso total asciende a 510 kilos. El tiempo de recarga varía entre los 12 y 25 minutos y aportan una autonomía de 290 kilómetros, por lo que significaría un ahorro de $ 29,2 millones”, consideró el funcionario municipal.

En Argentina hay dos empresas que fabrican ómnibus nuevos propulsados a GNC: Agrale y Scania. Las unidades cuestan entre un 25% y un 30% extra del valor de una unidad nueva a gasoil. Actualmente un colectivo con piso “súper bajo” y aire acondicionado cuesta alrededor de $ 6,5 millones, por lo que una unidad nueva a gas rondaría los $ 8,1 millones.

“El Estado provincial y nacional se deben comprometer a mantener durante una década incentivos fiscales (exención de Ingresos Brutos, IVA, Impuesto a la Salud, Patentes); que las cargas impositivas al GNC para el transporte público no superen el 20% de las correspondientes al gasoil; que se cree un fondo fiduciario por diez años para financiar las reconversiones del transporte público de pasajeros, y una vez que se implementen estas medidas habrá que avanzar para la reconversión completa de su flota”, consideró Romero. Agregó que la experiencia de colectivos que utilicen biodiesel como alternativa no prosperó, porque el precio se equiparó con el gasoil. La posibilidad de colectivos eléctricos tiene como contraparte el valor: más de $ 20 millones.

Comentarios