Las mascotas también sufren alergias

Picazón, piel enrojecida, tos y estornudos, señales de que perros y gatos no la están pasando bien.

17 Sep 2019
1

LA PRIMAVERA TRAE LAS ALERGIAS. En esta época del año también proliferan las pulgas y las garrapatas.

En pocos días comienza la primavera. La estación más esperada por todos. Menos por los alérgicos. Para ellos, es tiempo de estornudos y de complicaciones en las vías respiratorias. No sólo las personas sufren el aire cargado de polen. También las mascotas pueden verse afectadas. Los picores y la piel enrojecida suelen ser la señal de que tu perro o gato no la está pasando bien.

La veterinaria María Alejandra Licciardi explica que una alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunológico a ciertas sustancias del entorno que, normalmente, son inofensivas. “El número de perros alérgicos ha crecido mucho durante los últimos años”, afirma Licciardi, especialista en dermatología veterinaria e inmunoterapia. “También se incrementaron los casos de gatos afectados con asma”, añade.

Los perros que sufren alergias al polen son demasiado sensibles al polvillo que liberan las plantas y árboles durante la primavera. Este tipo de enfermedad es un trastorno que puede provocar enrojecimiento de la piel y picazón (dermatitis atópica). Incluso llega a causar pérdida de pelo.

“Una situación común es cuando sacamos la mascota al aire libre, donde hay césped y plantas, y al rato nos damos cuenta de que se rasca y se lame demasiado; incluso llega a morderse. Esta es una señal llamativa que no debemos ignorar”, señala la especialista.

La picazón suele extenderse al hocico y alrededor de los ojos. Además, puede afectar los ojos, los oídos y las axilas, donde la piel del can es más delicada.

“Ante esta situación hay que acudir al veterinario. Cada caso es particular, no se puede actuar sin consultar porque, por ejemplo, en estos animales los antihistamínicos no surten efecto y los corticoides se pueden aplicar en casos muy puntuales”, señala.

Las alergias, en general, no suelen desaparecer en las mascotas. Pero sí se pueden tratar para disminuir sus efectos.

Al baño

Los baños, por ejemplo, son una eficaz forma de ayudarlos cuando están en una crisis por la alergia al polen, señala la veterinaria Licciardi.

La especialista recuerda que también ahora, en estos días de calor y humedad, aumenta la cantidad de pulgas y garrapatas. Y por ello hay que proteger a nuestras mascotas. Estos parásitos pueden causar una reacción en la piel, ocasionar anemia y hasta transmitir una enfermedad grave.

“No se trata de poner la pipeta al animal y listo porque en el perro o gato están el 5% de las pulgas. El otro 95% está en el ambiente. Vienen productos especiales para limpiar las casas de estos parásitos”, aclaró la veterinaria.

En los gatos las señales de alergia son: enrojecimiento de la piel, estornudos y tos. “Desde que las mascotas duermen adentro de las casas estamos viendo más casos de patologías respiratorias, como las rinitis por ejemplo, causadas muchas veces por la exposición al aire acondicionado”, explicó.

Asimismo pueden aparecer alergias atópicas relacionadas al uso de champúes u otros productos de limpieza. “No se puede usar cualquier champú. Hay que comprar el específico para perros y gatos. De lo contrario, bañarlos con jabón de glicerina”, recomendó. Por último sugirió no exponer las mascotas al sol sin protección, especialmente las que tienen pelo blanco, porque corren altos riesgos de sufrir cáncer de piel.

Comentarios