“Hacer música es levantar una bandera”

La cantautora uruguaya Inés Errandonea reivindica una búsqueda propia.

13 Sep 2019
1

CANTO SOCIAL. Inés Errandonea milita en el transfeminismo desde su arte.

“Tengo el privilegio de poder intentar hacer lo que amo, que es una gran responsabilidad a partir de estar pensando qué es lo que me haría feliz a mí y jugármela por eso. Al mundo le hace muy bien que haya gente haciendo y luchando por lo que sueña, no puedo desperdiciar esta oportunidad, debo hacerlo con honestidad y con intención de mejorar un poco la realidad, aunque sea la que tengo cerca”.

Con esas ideas define la uruguaya Inés Errandonea su rol como cantautora latinoamericana. La artista es una de los 15 partipantes del Festival Víctor Jara que se realiza con talleres, charlas y recitales, todos con entrada libre y gratuita. La agenda para hoy tiene previsto a las 11 dos charlas: en el Instituto Superior de Música de la UNT (Chacabuco 242), la chilena Nicole Bunout hablará sobre “Pies para cantar: conciencia corporal y canto”; y en la Facultad de Filosofía y Letras (avenida Benjamín Aráoz al 800), Soema Montenegro lo hará sobre “Canto invisible, la voz popular desde una perspectiva latinoamericana”. En este último Espacio Cultural, a las 17 actuarán el mendocino Javier Montalto, el bonaerense Juanma Barrios, y las tucumanas Nancy Pedro y Ana Jeger.

La cantante y compositora sostiene: “hacer música hoy es levantar una bandera y te permite ocupar un lugar público, aunque no sea masivo”. “El transfeminismo para mí es una militancia, en el que estoy comprometida desde mi obra hasta mis redes. No lo hago solo desde el discurso o desde la participación de una marcha, sino también en mi disco por salir, que se llama ‘La vida real’, nombre que nació de una búsqueda muy larga e íntima. Me interesaba que haya un concepto que englobara la música, los videos y la gráfica. Tiene que ver con la representación de nosotres en los medios, sobretodo de las mujeres, tanto desde la sexualidad hasta los vínculos, el estado de ánimo, nuestra complejidad, la vida real en las relaciones de pareja, en lo cotidiano, los cambios de ánimo, los altibajos del amor y demás”, agrega.

Errandonea reconoce que la identidad entre los cantautores del continente está más vinculada al mecanismo de producción que a los géneros en los que se expresan, a los temas sobre los que componen y a la línea estética con la que se identifican.

“La producción independiente en el Uruguay se da a los ponchazos, con mucha fuerza. Me animaría a decir que todo es independiente en mi país, porque ni siquiera los sellos generan una dinámica en la industria que se pueda considerar de otro modo. También hago cine, y no existen los grandes estudios ni nadie te financia nada. El camino es duro, requiere de mucha constancia y paciencia, de tolerancia a la frustración, de mucho amor e idealmente de mucho compañerismo. Si bien el Estado te da diferentes tipos de apoyos, no alcanzan claramente aunque ayudan”, sostiene.

Comentarios