Arce, el autocrítico tras la derrota de San Martín

El “1” no anduvo con vueltas: “con nombres no se gana, hay que ‘poner’ en la cancha”, dijo.

02 Sep 2019
1

LE PUSO EL PECHO A LA SITUACIÓN. Arce fue uno de los pocos que enfrentó a los micrófonos luego del 1-3. El arquero se sacó el casete y aseguró que deben mejorar para poder volver a sumar de a tres. la gaceta / foto de franco vera

BUENOS AIRES. Marcelo Androetto, especial para LG Deportiva.- Habla como juega, siempre al límite. Seguramente por eso Ignacio Arce fue la voz más crítica que se oyó en el plantel de San Martín el sábado tras la caída por 3-1 ante Sarmiento en Junín, por la tercera fecha de la Primera Nacional.

“Tenemos con qué… hablamos mucho de los nombres de los jugadores, pero con eso solo no se gana, sino que hay que tener lo que hay que tener dentro de la cancha para lograrlo”, advirtió el arquero antes de abandonar el estadio “Eva Perón” de la ciudad del interior bonaerense. Momentos antes, el “Verde” había sacado provecho de su contundencia y su inteligencia, aspectos en los que el “Santo” fue deficitario.

Ante la pregunta sobre si su equipo necesita de más rodaje teniendo en cuenta la cantidad de incorporaciones realizadas de cara a esta temporada, Arce respondió: “¿Más tiempo? No sé, porque tuvimos dos meses de pretemporada. Tenemos que empezar a imponer lo que queremos, el protagonismo, las intenciones, la agresividad…”

Con palabras al “fleje”, sin guardarse nada, el arquero puntualizó las razones de la derrota en un partido en que alternó buenas y malas. Una pelota que le birló de los pies a “MaxiFornari en el área y una gran atajada en retroceso ante un misil de Pablo Magnín desde mitad de cancha se contaron entre las primeras. Y una salida en falso -apresurada e innecesaria, teniendo en cuenta que había dos compañeros en situación de despejar- que casi le cuesta un gol, entre las segundas.

“La jugada esa… por mi estilo y mi juego arriesgué un poco más de lo que debía, sabiendo que podía salvar (Rodrigo) Moreira, intuí la diagonal de Gabriel Graciani y quise anticipar la jugada. Menos mal que fue palo”, reconoció con una sonrisa Arce ante la consulta de LG Deportiva en Junín.

El “1” destacó cuestiones que quedaron en el “haber” de la excursión del “Santo” a Junín, aunque el saldo terminó siendo de todas formas negativo. “Hicimos algunas jugadas importantes que no pudimos concretar en el último toque. A la hora de la tenencia y el juego fuimos por momentos muy buenos; lentos, pero siempre intentando crear situaciones, pero a la hora de defender y de atacar no tuvimos la agresividad que trabajamos sobre jugadores importantes, les dimos el espacio a ellos”, afirmó.

Arce también se refirió al hecho de los cambios que Favio Orsi y Sergio Gómez tuvieron que implementar ante las lesiones de dos de los defensores titulares en el debut ante Villa Dálmine. “Cada uno entrena para tener su oportunidad, todos tienen que estar preparados. Obviamente, cuando se arma una defensa nueva, un planteo nuevo, puede salir bien o mal. Creo que no salió mal, pero sí que nos costó muchísimo el orden y la agresividad. No hay que echarle la culpa a nadie, creo que todos no estuvimos bien en algún momento en el partido”.

Matías Fissore también ofreció su mirada sobre la descolorida performance del “Santo” ante el subcampeón de la categoría la temporada pasada. “Han tenido una gran eficacia y lo hemos pagado caro. Tuvimos desatenciones que sabíamos podían llegar a pasar. La autocrítica está hecha, no podemos volver a tener esas desatenciones porque lo vamos a seguir pagando caro. Además, nos faltó fineza para poder convertir”.

Tanto el volante como sus compañeros ya piensan en Riestra, al que recibirán el domingo en La Ciudadela, que ellos pretenden convertir en un bastión inexpugnable. “Tenemos que enfocar en el partido que viene, ante nuestra gente, para recuperarnos y sacar adelante esto”, afirmó Fissore, mientras que Gonzalo Lamardo cree que el choque del domingo será una excelente oportunidad para “revertir la situación” con el apoyo de los hinchas. “El otro día (frente al “Viola” de Campana) se vio eso, la gente empezó a cantar y después vino el gol, eso siempre está a nuestro favor”.

También Arce apuntó hacia allí. “La Ciudadela inspira respeto al visitante, y a nosotros nos da ese envión, ese empuje para ir adelante”, señaló antes de hacer una exhortación, en lo que pareció ser un mensaje hacia dentro del equipo: “Nosotros tenemos que estar a la altura. Un tropezón no es caída, siempre digo que ‘siempre pie, nunca rodilla’, con la cabeza en alto, que esto lo podemos sacar”.

Comentarios