La Legislatura activa un proceso de remoción contra un legislador del PRO

Se correrá traslado a Brodersen de una cuestión de privilegio, planteada por haber ofertado un “bono” a favor de Macri.

31 Ago 2019
1

La decisión del legislador macrista Luis Brodersen de sumarse a los empresarios que ofrecen un bono de $5.000 a sus empleados para apoyar al presidente, Mauricio Macri, tendrá repercusiones formales en la Legislatura.

El lunes, la comisión de Asuntos Constitucionales e Institucionales, a cargo del peronista Marcelo Caponio, le correrá traslado al legislador del PRO de la cuestión de privilegio que había planteado en su contra el vicepresidente 2° de la Cámara, Ariel García. De esta manera, se activará un proceso que presenta un abanico de eventuales desenlaces. Así como el expediente puede terminar en el archivo, también existe la chance de que se aperciba, de que se sancione y de que se remueva de la banca al opositor, electo en 2015.

La polémica se originó el lunes, cuando LAGACETA.com se hizo eco de un audio en el cual el productor agrícola y ex candidato a diputado nacional por Cambiemos, Gonzalo Blasco, invitaba a otros empresarios que integran un grupo de WhatsApp a sumarse a una iniciativa en apoyo al Presidente. “En Tucumán nos juntamos unos cuantos productores y acordamos pagar un bono de $5.000 si Mauricio Macri pasa a segunda vuelta. Este bono se pagaría con el sueldo de octubre al personal, es decir, entre el 1 y el 10 de noviembre”, expresó en la grabación. Y aclaró que se trataba de una decisión personal. “No es nada institucional, pero avísenles a sus vecinos, a sus amigos”, dijo.

Brodersen, titular de la tarjeta Premier SA, se sumó a la idea, y dio a conocer que ofrecerá a los trabajadores de su firma idéntico monto. “Lo hago además con la idea de que otros se sigan sumando con su aporte para sostener al Gobierno (nacional) que, a pesar de las enormes dificultades que afronta como consecuencia de la herencia recibida, ha marcado el camino de transformación que debe seguir nuestro país”, afirmó oriundo de Aguilares.

Ante esto, se abrieron dos frentes en contra de Brodersen. Por un lado, el judicial, ya que el abogado Oscar López lo denunció -al igual que a Blasco- ante el fuero federal por la posible comisión de delitos electorales. Por otro, García (reciente candidato a gobernador y a diputado por el lavagnismo) planteó una cuestión de privilegio en contra de Brodersen, al considerar que el macrista habría violado una serie de artículos del Código Electoral Nacional. Este último expediente será tratado el lunes, y la decisión del oficialismo es que el macrista responda una a una las acusaciones en su contra.

“Servil al oficialismo”

Brodersen le manifestó a LA GACETA que ayer presentó un escrito ante la Justicia Federal para renunciar a sus fueros. En el oficialismo de la Legislatura, sin embargo, consideran que es el cuerpo colegiado quien debe resolver si le quita o no los privilegios procesales al macrista (ver “Sobre los fueros”). Al margen de ello, el legislador del PRO invitó a García a imitar su decisión. “Ya que tanto le preocupa la honorabilidad de la Cámara, le recuerdo que él puede hacer lo mismo. Habiendo sido denunciado por una empleada legislativa por acoso sexual, también debería renunciar a sus fueros para ser consecuente con su postura”, sostuvo el macrista. De todos modos, anticipó su desconfianza en que “vaya a tener ese gesto”. “No creo que García tenga interés alguno en preservar la imagen de la Legislatura. De hecho, si así fuera, hubiera rendido cuentas hace tiempo por los seis años que pasó cobrando los ‘gastos sociales’, que según su par Reneé Ramírez equivalían (en 2016) a $ 150.000 mensuales”, agregó.

Brodersen insistió con los cuestionamientos hacia el vicepresidente 2° del cuerpo legislativo. “Cobrar dinero en negro, que es sacado en valijas de la cuenta bancaria de la Legislatura, y negarse a explicar su destino, eso es manchar el honor de la Cámara”, manifestó a este diario. Y vinculó al referente de la agrupación radical “Boina Blanca” con el gobierno. “García puede seguir soñando con fabricar ministerios en los que pueda blanquear su condición de oficialista encubierto. Pero, por favor, absténgase de hablar de honorabilidad, porque la perdió hace tiempo.  Incluso antes de ponerse el disfraz de ‘lavagnista’ con el que intentó disimular su servil relación con el oficialismo tucumano”, cargó el legislador del PRO, que termina su mandato a fines de octubre (no se presentó para buscar la reelección en los comicios del 9 de junio).

Brodersen incluso aseveró que la campaña de García fue costeada por el Gobierno. “La mejor evidencia para sus jefes del kirchnerismo tucumano de que ya no les reditúa seguir pagándole fortunas para dividir a la oposición, es la magra cosecha de votos con la que lo castigó la sociedad en las dos ultimas elecciones a las que se presentó. Ese el mejor veredicto de que perdió toda credibilidad”, insistió el macrista.


RIVALES

Una disputa que comenzó en el recinto y continuó con expedientes

En 2015, obtuvieron una banca en la Legislatura como integrantes de un mismo espacio político, el Acuerdo para el Bicentenario. Pero, al poco tiempo, Ariel García (dirigente radical y reciente candidato lavagnista) y Luis Brodersen (empresario e integrante del PRO) empezaron a protagonizar cruces que fueron ganando en tensión, primero con expresiones en el recinto, y luego con presentaciones formales en lo institucional. Tras las publicaciones de LA GACETA que revelaban el manejo de millones de pesos, en valijas, para los “gastos sociales” legislativos, Brodersen inició planteos judiciales en 2016, poco antes de que el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, derogara ese sistema de ayudas a personas. El macrista aguarda el fallo de fondo por su demanda, pero sostiene sus sospechas de que hubo irregularidades en la administración de esos fondos. García, que es vicepresidente 2° de la Cámara, asegura que el macrista tuvo una conducta negativa hacia sus pares. “Durante toda su gestión no hizo más que vapulear la honorabilidad de esta Cámara y de sus integrantes, y ahora viene a decorar su actuar con la comisión de delitos”, afirmó el dirigente “boina blanca” cuando planteó la cuestión de privilegios en contra de Brodersen. Ambos terminarán su mandato a fines de octubre, cuando asuman los nuevos legisladores. En la próxima composición ya no ocuparán bancas. De todos modos, se espera que la rivalidad continúe. Ya no en el recinto, donde podrían verse la cara al menos en una sesión más. Pero tanto García como Brodersen podrán encontrar otros canales para cruzarse.


1- ¿Por qué existen estos privilegios procesales?

Los fueros legislativos están previstos en la Constitución provincial, y tienen por objetivo garantizar la división de poderes y el libre ejercicio de la labor parlamentaria por parte de los representantes del pueblo en el recinto.

2-¿Qué dice el texto constitucional?

“Los legisladores no serán nunca molestados por los votos que constitucionalmente emitan y opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos dentro y fuera del recinto legislativo”, indica el artículo 62 de la Carta Magna.

3-¿Pueden ser detenidos?

El artículo 62 reza que los legisladores en ejercicio “gozarán de completa inmunidad en su persona”, y que “no podrán ser arrestados por ninguna autoridad”, salvo “en caso de ser sorprendidos in fraganti en la ejecución de algún delito”.

4-¿Puede un juez procesar a un legislador?

Sí, según el artículo 64 de la Constitución. “Cuando un juez considerare que hay lugar a la formación de causa en materia penal contra un legislador, lo comunicará a la Legislatura y solicitará, en su caso, el desafuero”, indica el texto.

5-¿Quién resuelve los desafueros?

“Ante el pedido de desafuero formulado por un juez, la Legislatura deberá pronunciarse, concediéndolo o denegándolo, dentro de los quince días de recibido”, agrega la Carta Magna. La denegatoria debe ser fundada.

6-¿Es válida la renuncia a sus fueros de Brodersen?

El macrista considera que sí. En el oficialismo de la Cámara entienden que no (prefirieron no hacer declaraciones formales para evitar un posible prejuzgamiento), ya que la Carta Magna atribuye tal potestad solamente al cuerpo legislativo.

EL RADICAL CANO APOYÓ A BLASCO

“Defendemos la libertad del voto”

El diputado nacional José Cano (UCR-Juntos por el Cambio) apoyó al productor agrícola Gonzalo Blasco por el “bono” en favor del presidente, Mauricio Macri. Pero aclaró que su espacio defiende “la libertad del sufragio”. “Estamos sobredimensionando algo que es del ámbito privado. Blasco es un ‘laburante’. Nosotros siempre vamos a defender la libertad del sufragio. No se percibe en el diálogo que él tiene con sus empleados que haya condicionado o puesto en riesgo su estabilidad laboral. Sobre todo en una provincia donde se obliga a docentes a participar de actos públicos, o se hacen filas en el hipódromo antes de las elecciones para cobrar un plan. Y eso es con fondos públicos. Ni hablar de los $ 600 millones que se esfumaron en las elecciones de 2015”, indicó. Blasco fue su compañero de lista en 2017.

EL DENUNCIANTE PEDIRÁ MEDIDAS

Tramitará citaciones a indagatorias

El abogado Oscar López, quien planteó una denuncia electoral en contra del productor agrícola Gonzalo Blasco y del empresario Luis Brodersen (además, legislador del PRO) por el “bono pro-Macri”, anticipó a LA GACETA que la próxima semana solicitará nuevas medidas a la Justicia Federal con competencia electoral. López, quien fue candidato a legislador por un acople al Acuerdo para el Bicentenario en 2015, adelantó que ampliará su denuncia ante las nuevas declaraciones formuladas por Blasco y Brodersen a distintos medios. “Las considero una confesión”, advirtió. Ante ello, afirmó que requerirá el llamado a declaración indagatoria de ambos. También pedirá que se realicen pericias a los teléfonos celulares, con el objetivo de identificar si otros empresarios de su entorno ofrecen el “bono” a sus empleados.

YEDLIN IRONIZÓ POR EL "BONO"

El diputado, contra un macrista

El diputado nacional Pablo Yedlin, que responde a la Casa de Gobierno, se expresó de manera irónica ante la oferta de empresarios y productores de un “bono” de $5.000 a sus empleados en caso de que el presidente, Mauricio Macri, alcance el balotaje contra el peronista Alberto Fernández. En concreto, el ex funcionario cargó contra un dirigente macrista que se sumó a esa “movida”. “Que el legislador tucumano con mandato casi cumplido del PRO, Luis Brodersen, prometa $5.000 a sus empleados si gana Macri parece escandaloso. Pero, primero: es imposible (que gane Macri). Y segundo, con la política que lleva adelante el ‘mejor equipo de los últimos años’, serán chirolas (por la inflación). Digamos todo”, señaló el ex secretario general de la Gobernación.

Comentarios