Una bióloga de la UNT evaluará daños ambientales

Romina Fernández quedó entre 12 becarios de todo el mundo que investigan especies exóticas invasoras.

27 Ago 2019
1

IMPACTO ECOLÓGICO. Fernández mide la descomposición de hojarascas. conicet tucuman

Romina Fernández, doctora en Biología de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y becaria posdoctoral del Instituto de Ecología Regional (IER) del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), fue seleccionada como uno de los 12 jóvenes que, a nivel mundial, participarán en la Evaluación Global sobre Especies Exóticas Invasoras y su Control, estudio que lleva adelante la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes, por sus siglas en inglés). Esta evaluación global durará cuatro años y estará a cargo de un grupo de expertos integrado por tres copresidentes, 52 autores (12 de los cuales son los becarios) y 12 editores de revisión.

El informe se dividirá en capítulos. Durante el proceso de evaluación, un científico experto liderará el capítulo asignado a cada becario. Fernández participará en la redacción del capítulo sobre los impactos ecológicos, económicos y sociales de las especies invasoras.

La selección de Fernández es fruto de sus trabajos sobre ecología de suelos en relación con especies invasoras de las Yungas. También de sus trabajos de síntesis globales sobre las causas y consecuencias ecológicas de la invasión de árboles exóticos, un tema en el que el IER históricamente ha sido líder regional, detalló el Conicet Tucumán en un parte de prensa.

“Estoy muy contenta y agradecida por haber sido seleccionada por el Ipbes para esta evaluación global. Desde el comienzo de mi formación académica, he estado interesada en el estudio de los impactos ecológicos de plantas invasoras, por lo que participar en esta evaluación representa una oportunidad increíble de aprendizaje y crecimiento, tanto a nivel personal como a nivel de equipo de trabajo. A través de mi participación, el IER podrá ganar más visibilidad y posiblemente ampliar la red de colaboraciones internacionales”, expresó la bióloga.

El programa involucra trabajos de síntesis, capacitación en metodologías de evaluación del Ipbes y asistencia a reuniones de coordinación. La primera reunión se realizó en Tsukuba, Japón, la semana pasada. “En esta primera reunión conocimos cómo es el funcionamiento del Ipbes y trabajamos en el primer borrador de la evaluación. Estoy muy entusiasmada por comenzar a trabajar en este proyecto tan significativo y espero poder contribuir a su buen desarrollo y aprender de los expertos”, manifestó Fernández.

Comentarios