Atlético: Tomás Cuello siempre fue al frente

Tras su queja a Zielinski, el jugador esperó y tuvo revancha.

22 Ago 2019
1

CON LA CABEZA TAMBIÉN. Cuello ejecuta un cabezazo durante el entrenamiento del plantel “decano”, ayer por la mañana en el complejo de Ojo de Agua. El equipo volverá a practicar allí, hoy por la mañana. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

“No estoy enojado, pero sí dolido, y pido que si no tengo la oportunidad de jugar, que se me den la chance de cambiar de aire para sumar experiencia y crecer en mi carrera en otro lado”. Cualquiera que escuche estas declaraciones de un jugador, podría imaginar que su futuro estaría lejos de ese club. Sin embargo, en este caso se trata de una maravillosa excepción. El autor de la extensa frase es Tomás Cuello y fue en marzo de este año cuando se refirió a su situación en Atlético y su relación con Ricardo Zielinski y compañía.

Se trata de una excepción por que el jugador surgido en las inferiores de Atlético, finalmente tuvo paciencia y logró la oportunidad que tanto buscaba: fue titular en el partido ante Aldosivi, jugó en buen nivel y podríamos estar en presencia de los partidos que afiancen al volante al 11 inicial de esta Superliga.

“Estoy muy contento por volver a jugar y porque el equipo volvió a la victoria”, le cuenta Cuello a LG Deportiva luego del entrenamiento de ayer por la mañana. La alegría es justificada y medida. Claro, no es que después de hacer su descargo en ese momento (con todo el respeto posible), se fue a dormir y amaneció jugando como titular en el equipo. No. El jugador siguió trabajando y reconstruyendo la relación con el entrenador. No porque se había roto (repetimos, se quejó de no tener lugar pero lo hizo en muy buenos términos), sino porque las medidas entre la paciencia que pedía el DT y la ansiedad de “Tomy” no estaban ni alineadas ni balanceadas.

“Siempre me habló y siento que me tiene confianza. Igualmente sé que el lugar me lo tengo que ganar día a día. En la medida que pase el tiempo, me iré sintiendo más cómodo en el campo de juego”, reconoce Cuello ahora.

El propio Zielinski, explicó su metodología en conferencia de prensa, luego del 1-0 a Godoy Cruz. “Yo, fundamentalmente, trato de poner a un chico cuando lo veo bien. Lo hago para ayudarlo, no para joderle la vida. Hay muchos que ponen a un chico para salvarse ellos. Yo trato de que el chico que juegue esté en condiciones de hacer un buen partido”, detalló sobre la situación de Cuello e incluso la de Agustín Lagos, el defensor de 17 años que estuvo en el banco por primera vez.

El deseo del jugador y las formas del entrenador parecen estar finalmente en el mismo lugar, algo de lo cual Atlético puede aprovecharse y mucho.

Ese deseo no termina con un partido como el del lunes pasado. El juvenil “decano” que supo jugar en la Selección Sub 17, espera aún más. “Espero que pueda ser mi gran año, eso me puse como objetivo, cuando comenzó la pretemporada. Primero quería terminar bien la pretemporada, después ganarme un lugar y que al equipo le vaya muy bien”, redondeó el jugador.

En medio de esa pretemporada, se le presentó una situación extraña pero en la que volvió a mostrar ese deseo de crecer y ser alguien importante en Atlético. Se trataba de la elección de su dorsal. La 7 del máximo ídolo “decano”, Luis Miguel Rodríguez, estaba disponible por primera vez desde hace varios años. Finalmente, esa misma 7 cayó en su torso y el jugador explicó como fue.

“Jugar con la 7 fue una decisión mía, la estoy cuidando para el ‘Pulga’””, respondió. Una manera elegante y ambiciosa a la vez de salir de una responsabilidad importante como es jugar con la camiseta que usó uno de los jugadores más importantes en la historia del club.

Aún así, Cuello dice estar preparado para eso y más. Y Zielinski, parece estar de acuerdo. Algo que no parecía que iba a pasar pero por suerte para Atlético, pasó.

Comentarios