Cuidadores de autos: “queremos trabajar tranquilos”

“Trapitos” dicen que cobran $20 la hora y no se distribuyen zonas.

21 Ago 2019
1

LA GACETA/ ARCHIVO

“Queremos trabajar tranquilos y para ello se debe legalizar la actividad”, señaló Néstor Cortez que se dedica a cuidar autos en Rivadavia y Santa Fe. “Hace más de 30 años que me dedico a esto y hace 16 que estamos con mi hijo acá en esta cuadra. Antes trabajaba con el centro de lisiados por mi problema pero ahora lo hacemos de manera independiente”, contó el hombre que tiene un problema físico en uno de sus brazos.

El “trapito” explicó además cómo es el sistema de trabajo que llevan adelante. “No se distribuyen las zonas ya. Todos sabemos quién está en esa cuadra y listo, se respeta. Con mi hijo nos encargamos del turno de la mañana y por la tarde viene otro chico pero cada uno gana lo que produce”, remarcó.

Héctor confirmó que sí hay una tarifa y que en la mayoría de las zonas se está cobrando $20 pesos la hora, pero que si el cliente no tiene o no quiere pagar, ellos respetan y reciben lo que el cliente les da.

Además contó que en reiteradas ocasiones pidieron a la Municipalidad la legalización de la actividad. “Si tenemos que pagar, lo hacemos, pero necesitamos estar más seguros. Ahora no tenemos nada. Una vez pasó un conductor y me golpeó el brazo con un espejo retrovisor y jamás paró para ayudarme. Es peligroso el trabajo muchas veces por eso buscamos otra actividad, pero es difícil conseguir”, dijo.

Más testimonios

“Hace ocho años que trabajo acá”, expresó Héctor Dorao de 61 años quien se encarga de cuidar los vehículos que estacionan en calle Muñecas entre Marcos Paz y Santa Fe. “Esta actividad la desarrollo con mi hermano y a veces pasa que uno se va pero el otro lo reemplaza. Nuestro horario de trabajo va desde las 10 a las 14 y de 17 a 21, esta zona es nuestra”, dijo.

En referencia a las tarifas, el hombre dejó en claro que ellos no cobran un valor específico sino que es a voluntad del cliente. “Esta zona es bastante concurrida, pero hace años era mejor. Se ganaba más. En este sector de Barrio Norte hay mucha gente que vive en los edificios, por lo que no quedan muchos lugares para que la gente estacione”, destacó.

“Mucha gente deja los autos por cinco horas e igual pagan lo que pueden. No pedimos una cifra determinada y cada uno trabaja para sí mismo. Estamos en negro”, destacó Héctor.

El “cuidacoches”, como pidió que lo definan, aclaró que no buscaría otro empleo porque creen que lo rechazarían por su edad y porque está todo difícil. “Antes se trabajaba mucho mejor, pero ahora saco con suerte unos 600 pesos por día”, remarcó.

Por su parte, Franco Ledesma, un ex portero de edificios, dijo que recurrió a trabajar de “trapito” hace seis años debido a que fue despedido. “Estaba acostumbrado a tener obra social, un sueldo fijo y ahora no tengo nada de eso. Estoy en negro y trabajo para mí pero no saco más de 400 o 500 por día, salvo por el sábado pasado que logré ganar $1.200 porque estaba lleno de autos debido al circo”, expresó.

“Hace un año que soy trapito y no me da vergüenza decirlo. Estaba metido en las drogas y logré salir. No es malo el trabajo pero bueno, da bronca porque uno está acostumbrado a tener otro tipo de vida, pero no te queda otra que salir a pucherear como sea y encima la mano está muy pesada”, expresó Richard Sánchez, otro de los jóvenes que se dedica a cuidar vehículos en la zona.

En Esta Nota

Santa FeMarcos Paz
Comentarios