Cartas de lectores

21 Ago 2019

LAS PASO (I)

Aún el árbitro no dio por finalizado los 90 minutos (cuatro años), y “el mejor equipo de los últimos 50 años”, ya está prácticamente desmantelado y el Director Técnico aún no decide si sigue o se va de la conducción del plantel. El contundente fracaso de Mauricio Macri al frente del Ejecutivo Nacional, hizo que los jugadores comiencen a dejar la cancha y algunos también el club (Cambiemos), que a pesar de haber cambiado el nombre político por Juntos por el Cambio, sigue cometiendo más errores que al inicio de la gestión. El último jugador que arrojó la camiseta al césped y abandonó el campo de juego fue Nicolás Dujovne, acuciado por los reiterados fracasos al frente de Hacienda, y desencantado, porque los últimos anuncios del presidente Macri no le permitirían cumplir las órdenes que Lagarde le había transmitido en su momento sobre el déficit cero, por lo tanto le anulaban toda posibilidad de cumplir con las imposiciones del FMI. Macri, con sus últimas decisiones sobre los supuestos beneficios a los más pobres, lo único que logró fue hacer todo lo contrario de lo que aconsejaba el FMI y que Dujovne compartía. Esta desobediencia hace prácticamente imposible el envío de los U$S 5.000 millones que aún faltan completar para 2019, salvo que Donald Trump ordene lo contrario. El ministro saliente reconoció que “se cometieron errores, pero lo corrigieron...” (LA GACETA 18/8/19); la realidad es que hasta minutos antes de finalizar el partido, nunca reconocieron los errores. Por lo tanto, para ellos no había nada que corregir. Dujovne asumió como ministro de Hacienda; el 10 de enero de 2017, recibió el dólar a $ 16,33, y lo dejó en $ 58,12. Si a esto le agregamos la decisión política de Macri (12/8/19), frenando la intervención del Banco Central, en el mercado cambiario, se llega a la conclusión de que estos dos personajes (Presidente y ministro) dejaron la deuda pública en el 100% del PBI. Todos los jugadores del “… mejor equipo de los últimos 50 años...”, que dejaron el campo de juego (Prat Gay, Malcorra, Aranguren, Sturzenegger, Triaca, Caputo, Iguacel, y Dujovne), lo hicieron por sus incapacidades para jugar en primera, se fueron silbados por la tribuna, ante la mirada resignada del Director Técnico. En resumen, el equipo de Cambiemos “liderado” por el presidente, Mauricio Macri, no alcanza ni para enfrentar a un equipo de barrio, con el perdón de los vecinos que lo integran.

José Emilio Gómez

[email protected]

LAS PASO (II)

Los países democráticos optaron por esta forma de gobierno al haber tenido la capacidad de razonar lo que más les convenía para administrar sus recursos; mantener civilizadamente la manera de intercambiar bienes y opiniones; disfrutar de una sana convivencia y aspirar a una buena calidad de vida. Concluyeron que el poder administrador ya no radicaba en una sola persona como en la época del absolutismo monárquico. Abolida la realeza concibieron que ese poder debía dividirse en tres espacios: el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial, pero con un agregado: los poderes deben ejercer controles cruzados entre sí, a los fines de que no se imponga una única voluntad, logrando el equilibrio de la administración. Lamentablemente, en países como el nuestro sólo en raras y escasas ocasiones se llevó a la práctica este método. Hoy, la inmensa mayoría de los dirigentes políticos, sociales, culturales, económicos y de organizaciones intermedias no están consustanciados con estos principios, agravados por la ignorancia cívica y la falta de educación democrática de gran parte de nuestra sociedad, que sólo y únicamente reacciona con el bolsillo. Por ello nos parece hasta “natural” que, por ejemplo, en Tucumán haya un nuevo monarca (el Poder Ejecutivo) que sin el más mínimo rubor tiene cooptados a los Poderes Legislativo y Judicial. La única decisión que tiene valor es la de aquél. El totalitarismo que vive nuestra provincia es la que un grupo de personajes de triste historia a nivel nacional pretende imponer en las próximas elecciones. Recordemos que son los mismos que dejaron en 2015 desbastado al país, económicamente; mal inquina entre los integrantes de la sociedad; aislados de todo el mundo (con excepción de Venezuela, Cuba, Irán y Rusia); prostituyendo los derechos humanos y la educación; manteniendo un 33% de pobres; con un déficit fiscal enorme y las reservas del Banco Central agotadas, amén de importar energía, combustibles y tecnología. En octubre no se vota por Macri. Se vota para elegir una república democrática y no un sistema totalitario de administración representado por la dupla Fernández. Hace más de 70 años que vivimos en la incertidumbre y la oscuridad. Por una vez luchemos por las instituciones democráticas, las que lentamente se van recuperando en estos últimos años. No tiremos por la borda el sacrificio de este tiempo. Renovemos la esperanza que este proceso de superación continúe. Nos saquemos el lastre de aquellos 70 años. Apostemos por el país que queremos dejar a nuestros hijos y nietos. Mi humilde opinión.

Luis Vides Almonacid

[email protected]

LOS TÍTULOS EN BIOQUÍMICA

Somos un grupo de egresados de la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia de la Universidad Nacional de Tucumán. Todos graduados en el año 2018, el mismo año en que comenzamos con el trámite para tener nuestros títulos de grado de las diferentes carreras dictadas en dicha institución. Nuestras solicitudes se iniciaron en el momento en que se implementó un nuevo sistema de carga denominado Sidcer (Sistema Informático de Diplomas y Certificaciones), con el cual el diploma no viaja a Buenos Aires, físicamente, y sólo se realiza la carga on line, supuestamente agilizando el trámite. Pero esto no ocurrió ya que, al implementarse el sistema, en personal que estaría a cargo de dicha tarea no se encontraba capacitado para la misma, lo que provocó que todos los expedientes sean cajoneados a la espera de que el personal fuera capacitado recién a inicios del año 2019. Allí empezó un gran camino de obstáculos y pesares, donde cada egresado debía hacer visitas o llamadas diarias a la Facultad, para así poder agilizar la confección de toda la documentación necesaria para el envío on line de las solicitudes. Una vez que todo lo necesario se encontraba en la oficina de Títulos perteneciente al Rectorado, se vino una nueva etapa en donde al llamar o acercarse a la misma no todos recibíamos la misma información, lo que causó confusión; incluso en algunos casos se recibieron malos tratos por parte del personal de Títulos. Después de ser cargada la información vía on line, desde la Oficina de Títulos dicen desconocer el tiempo que demorarán los expedientes en ser auditados en Buenos Aires. Y así estamos, hace dos, tres y hasta cuatro meses con expedientes frenados en Buenos Aires, sin ninguna explicación y sin ningún medio para poder realizar consultas. Y lamentablemente, algunos de los pocos expedientes que llegaron a ser auditados, están siendo observados y rechazados por problemas administrativos en la carga por parte de la UNT. Nuestras profesiones de Farmacia y Bioquímica exigen tener en mano el diploma para poder matricularnos. Sin la posibilidad de acceder a dicha matrícula profesional estamos perdiendo oportunidades laborales muy importantes, además de que nos lleva a tener empleos en los cuales la remuneración no es acorde a nuestra profesión. Hicimos y estamos haciendo todo lo que tenemos a nuestro alcance para agilizar el trámite, pero necesitamos de la ayuda de todos para difundir este pedido y, de esta forma, conseguir que las autoridades competentes le den la importancia y la solución inmediata.

Constanza Maciel

Las Piedras 2.323


San Miguel de Tucumán

EDUCACIÓN AMBIENTAL Y VIOLENCIA

La violencia no sólo es un comportamiento. Es un modo de pensar, de sentir, de ponerse en relación con los “otros” en sentido más amplio, no sólo los seres humanos y los animales, sino también las plantas, los ríos, las montañas. Así, la educación ambiental entra en el ámbito más vasto de la educación contra la violencia, ya que la historia de la humanidad es una sucesión continua de violencias contra los seres humanos o contra la naturaleza. No podemos condenar la violencia en un campo y aceptarla en otro. Hay dos modos de reacción contra la violencia de nuestros congéneres. Uno: he padecido violencia de los otros. He sufrido por esto. Apenas pueda y con quien pueda ejerceré la violencia y haré sufrir a los otros lo que yo sufrí. Otro: padecí la violencia de los otros. Sufrí. No seré violento porque no quiero provocar en los otros el dolor que yo probé. Este último puede contribuir a que las relaciones humanas no se basen en la violencia, la prepotencia, el egoísmo, sino en racionalidad, justicia, respeto a los demás y solidaridad.

René Carlos Roncedo

[email protected]

FALTA DE RESPETO

Realmente me sorprende la tremenda falta de respeto a la investidura presidencial proporcionada por altos funcionarios del gobierno, por legisladores, que en reiteradas veces fueron protagonistas de actos indecorosos que fueron de público conocimiento y que nuestra sociedad aún mantiene en el olvido. Creo que debemos ser cautos en cuanto a las expresiones personales y respetar a nuestro señor Presidente, sin distinción de banderas. Lo de las PASO sólo se aproxima a un sondeo de lo que pudiese pasar en las próximas elecciones generales de octubre, pero las expresiones de los ganadores, en medio del odio, actúan en forma hostil... es una vergüenza ajena este proceder. Ojo, yo no estoy del lado de uno ni del otro. Mi opinión obedece al comportamiento de un ciudadano común y corriente dentro de una “democracia” transparente, como lo dicta nuestra Constitución Nacional. Seamos respetuosos de nuestros actos esenciales, actuemos de forma coherente.

Daniel Francisco Leccese

[email protected]

BIENES ADQUIRIDOS

Un país que se ve empobrecido, góndolas con alimentos que ya no se pueden comprar, medicamentos inalcanzables, y cuando al informarte lees como título: “Diputados y senadores le ganaron a la inflación”, con suculentos sueldos y beneficios. ¿Cómo se entiende que viviendo en situación de crisis, la clase política privilegiada no piense en el país, en su gente, que trata de sobrevivir con jubilaciones aberrantes y que no tiene aumentos porque vive casi discriminada en este sistema democrático? ¿Nunca pensaron con el voto popular? ¿Se puede ser tan indiferente? Jamás escuché que renunciaron a bienes adquiridos. Ya no se trata de ideología; se trata de darse cuenta de lo que tanto daño le hace al pueblo.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Comentarios