Temen que la incertidumbre enfríe la venta de 0 KM

21 Ago 2019
1

RESPALDO. Martínez y Piffer remarcaron que, a pesar de la crisis, las inversiones de General Motors en el país están pensadas a largo plazo. gentileza fotos de nicolás tuero

El clima de incertidumbre persiste una semana después de las elecciones primarias. Las medidas tomadas por el Gobierno por ahora no terminan de disipar los fantasmas. Quienes tienen algunos ahorros se muestran muy cautos para invertirlos porque, por el momento, no encuentran todas las garantías de que las aguas estén pronto a calmarse. Ese contexto incierto preocupa a la industria automotriz, que viene arrojando números de recuperación en los últimos meses.

El programa de descuentos de $ 50.000 y de $ 90.000 para incentivar la compra de autos cero kilómetro de producción nacional o importados entregó resultados favorables desde su implementación en junio. En julio, las ventas se incrementaron el 26,3% respecto del mes anterior. Desde el inicio de programa el alza acumula ya un 77,3% respecto de mayo.

El director de ventas y el gerente regional de ventas de General Motors (GM), Nilson Martínez y Marcelo Piffer, respectivamente, temen que la nueva tormenta que atraviesa el país pueda llegar a impactar en el sector. Coinciden, en ese sentido, en que es clave enviar señales para disipar esas dudas.

“Hay una incertidumbre muy grande. Y por la incertidumbre, la gente no sabe si es mejor quedarse con la plata o hacer negocio; es clave: si crece el nivel de confianza del consumidor crece, crecen la ventas”, analizó Martínez. Además, destacó el programa que implementó el Gobierno.

“Mejoró el nivel de confianza para comprar un cero kilómetro. Las ventas crecieron. Venían cayendo un 57%, y por esa medida cayeron sólo el 27%. Recuperamos 30 puntos de participación en la industria sólo porque la gente consideró que era momento de comprar auto. Es como si se anunciara una guerra. La gente se prepara siempre para lo que pueda pasar y eso genera una crisis mayor. Algunos mensajes del Gobierno ayudarían, como ya ayudaron en agosto para sacar la industria adelante”, agregó Martínez.

Ambos directivos de GM estuvieron ayer en Tucumán para distinguir a Gemsa y entregarle, por séptima vez, el Premio Club del Presidente, el máximo galardón de la firma a la calidad y la performance de una concesionaria (se informa por separado).

A largo plazo

Los directivos explicaron que la firma, que comercializa autos Chevrolet, tiene una fuerte inversión en Brasil y en Argentina, y que ese plan continuará en marcha. “No movemos nada de ese plan porque creemos que el momento, que sin dudas es difícil, va a pasar. El potencial económico de Argentina es muy grande, y va a llegar más temprano o más tarde; con un Gobierno de derecha o de izquierda, lo que sea, va a llegar. Entonces nosotros mantenemos todos nuestros planes de inversiones. Apostamos en una carrera que sería una maratón, no una de 100 metros. Las inversiones son siempre pensando a largo plazo”, desarrolló Piffer.

Los empresarios remarcaron que a partir de 2017 la industria automotriz en general comenzó a contraerse. Ese año se vendieron 900.000 autos en el país, mientras que en 2018, aunque la previsión era de un millón de unidades, cerró con 850.000. Este año se proyectaban 650.000 autos, pero temen que pueda terminar en 400.000. “La caída es dura para todas las marcas y toda la cadena. Las plantas estaban armadas para un millón de autos, las concesionarias también. Nos hemos tenido que achicar para encontrar un camino, y lo estamos haciendo, pero tenemos que estar preparados cuando pase”, consideró Piffer.

En cuanto al comportamiento del norteño, los directivos afirmaron que hace mucho uso del plan de ahorro. Mientras la media del país es del 23%, en el norte es del 30%. En ese sentido, reconocieron que las altas tasas de financiación terminan siendo un impedimento también para que el mercado volver a vender un millón de autos al año.

Comentarios