Basta de huevos, harina y vinagre: festejá tu recibida “plantando un árbol”

Los egresados suelen ensuciarse con comida, un proyecto propone otra idea de festejar para generar empatía en las unidades académicas.

19 Ago 2019 Por Karen Fernández

Después de mucho esfuerzo, tiempo, noches sin dormir y finales aprobados, los estudiantes universitarios que finalizan una carrera festejan en las inmediaciones de la institución. Por lo general, la fiesta pos título consiste en bañarse en pintura, serpentina, papeles de colores, recibir huevazos, harina, vinagre y demás.

Y lo que para los ahora profesionales resulta algarabía pura, para quienes deben limpiar el desastre en la puerta de la universidad no lo es. “Los egresados se ensucian con comida y el país necesita de más solidaridad con actividades que generen empatía. Entiendo la inocencia de ensuciarse, pero también lo pueden hacer con pintura”, comentó la arquitecta  Silvina Basa, representante de Aulario, cuyo proyecto propone una innovadora forma de festejar la “recibida”.

“Incentivamos a los chicos para que cuando se reciban, en vez de ensuciarse con comida y demás, planten un árbol como algo simbólico de lo que lograron. De paso queda un recuerdo y hace bien al medio ambiente”, argumentó Basa. Aulario es un proyecto paralelo a la Facultad de Arquitectura, donde se les brinda apoyo a los alumnos en las materias que necesitan.

“La iniciativa genera un impacto en el cambio de hábitos. El árbol es muy simbólico, porque crece, necesita cuidados y después dará sus frutos. Tiene una simbología: cómo crecerá el profesional universitario y como se va a desarrollar junto con el árbol”, añadió la arquitecta.

Sin restricciones

“Los estudiantes de la carrera de medicina festejan dos veces su egreso. Cuando terminan de rendir la última materia de 5° año y cuando terminan el 7° año y rinden la pasantía rural”, detalló la doctora Roxana Toledo.

“El primer festejo es a lo grande, con huevos, harina y algún preparado líquido con pintura. El segundo festejo es más tranquilo, en la vereda de Lamadrid al 800 con carteles para fotos, serpentina o nieve”, añadió. Además comentó que suelen tener muchos recibidos en los meses de febrero, abril, julio y diciembre.

“El festejo se suma a los de las demás unidades académicas cercanas y la limpieza queda a cargo de nuestros no docentes encargados del área. Pero a veces los egresos son viernes a la tarde y queda así hasta el lunes siguiente”, lamentó.

Mariela Mozzi, profesora en la Cátedra de Estrategias de Prevención en la Facultad de Psicología, opinó que para ella el festejo “es un ritual”. “Hay que pensarlos como un ritual de pasaje; esto siempre genera un ruido por los desperdicios. Opino que los alumnos deberían gestionar la limpieza”, cuestionó.

Costumbres que van cambiando

En la facultad de Ciencias Naturales es una costumbre que los egresados terminen dentro de la fuente del edificio, junto con las tortugas marinas. “Estamos tratando de no hacer más eso, por el bienestar de las tortugas y porque, además, muerden”, explicó Ana Oliva, coordinadora de Extensión.

“Los estudiantes festejan en el estacionamiento de la facultad, no en la vía pública”, agregó Luis Monti,  secretario de  Extensión y Comunicación. Aunque también festejan con lo típico, “pintura, papel picado, huevos, vino, lo que tengan a mano”.

Correr es salud

Graciela Vece se recibió a los 57 años de psicóloga y completó su segunda carrera universitaria. “Algunos adultos me dijeron que irían a la recibida con huevos, pero yo ya tenía seguro que iba a festejar distinto”, comentó.

Vece decidió dar la una vuelta olímpica al parque, comenzó en la Facultad de Psicología, cruzó a la de Educación Física, y dio la vuelta a la pista de atletismo. La psicóloga, además, es profesora de educación física y profesora de natación para bebes. “Estaba lloviendo el día que me recibí, y yo vivo en el agua: fue el día perfecto”, recordó.

FOTO GENTILEZA DE GRACIELA VECE

“Mi idea era ‘unir’ ambas Facultades, somos cuerpo y también mente”, concluyó.

Generar un cambio

En la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (Unsta) hace unos años se había implementado un sistema de canje que ya no está vigente. “Hicimos un convenio con el Banco de Alimentos. Nosotros teníamos cotillón comprado por la facultad y cambiábamos los alimentos que traían las familias de los alumnos por el cotillón y donábamos la comida”, explicó Denise Stordeur, directora General de Comunicaciones y Estrategias Online.

“Nos enteramos de la propuesta de plantar un árbol al recibirse y estamos viendo de implementarla en nuestra universidad”, aseguró.

Mientras tanto, Basa espera ansiosa al primer egresado que se anime a plantar un árbol. “La propuesta es para todas las unidades académicas”, dijo. 

“Puedo facilitarles el árbol a los egresados que quieran empezar a generar el cambio. Consigo arbolitos nativos de nuestra provincia”, concluyó. Los interesados pueden contactarse con Basa a su celular, 3815463193, o vía Facebook ingresando a la página “Aulario”.

Comentarios