"Él no aceptaba la separación, la hostigaba todo el tiempo", cuenta la familia de Tamara Salas

La joven padecía la violencia de su ex pareja desde hacía al menos seis años.

31 Jul 2019 Por Silvia De Las Cruces

Como suele suceder en la mayoría de los casos de femicidio, el día que la mató no era la primera vez que Mario Rodríguez (26) se comportaba de manera violenta con Tamara Salas (23). Tampoco la segunda. Ni la tercera. Por el contrario, ella vivía un martirio de hacía al menos seis años.

Eran vecinos en el barrio San Felipe. Tamara se enamoró cuando era una quinceañera y se pusieron de novios. Pero el romance no fue eterno: dos años después, ella decidió ponerle fin a la relación porque los primeros signos de violencia comenzaron a aparecer.   

"Él no aceptaba esa separación, la hostigaba todo el tiempo y la amenazaba", cuenta Hugo Rodríguez, tío y padrino de Tamara. Lo dice sin digerir todavía que esta mañana la dejó en el cementerio y se despidió de ella para siempre.

LA VÍCTIMA. Tamara Salas.

Después hubo idas y vueltas en la relación hasta que ella se embarazó y nació la nena que hoy tiene cuatro años. La misma que con sus pequeñas manos también tiró hoy un puñado de tierra sobre la tumba de su mamá.

Desde el jardín al que asiste le enviaron una psicóloga para que le explique lo que pasó. Es que la niña no dejaba de preguntar: "¿cuándo va a volver mi mamá? ¿La voy a ver a mi mamá?".

Se llevaba a la nena

La niña también fue víctima de la obsesión de su padre, según relata Hugo. "Estaban separados desde hace dos años, pero él la trastornaba, no la dejaba que haga su vida, hasta tuvo que dejar su trabajo porque él iba a buscarla y la hostigaba, la teníamos que acompañar a todos lados porque él se aparecía. Una vez se la llevó a la bebé. Llegué y la encontré llorando a Tamara, entonces me fui hasta su casa, pateé la puerta y él sacó un revólver. Le quité la bebé, se la dí a mi sobrina y nos fuimos", recuerda.

También cuenta de una vez que Mario arruinó un cumpleaños de la nena: "ese día fueron todos a un bar frente a la plaza (Independencia), con todos los primos, para festejar. En un momento llegó él en moto, entró, le quitó a la bebé y se la llevó. Todos se quedaron mirando".

MARIO RODRÍGUEZ. El acusado de haberla asesinado.

Hugo dice que Tamara lo denunció en la comisaría por lo menos dos veces, pero nadie hizo nada para evitar este desenlace. "La madre de él le apañaba todo, si la veía a Tamara en algún lado, iba y le contaba a él. Nadie hizo nada por ayudar", lamenta.

"Ahora se comenta que él tenía otra pareja a la que golpeó y la chica perdió un embarazo de mellizos. Dicen que con todo esto que pasó, la chica se animó e hizo la denuncia en la comisaría de Los Aguirre", repite Hugo.

En la casa hay varios familiares, entre ellos la mamá de Tamara que asiente con la cabeza cada vez que su hermano cuenta algo. Rompe en llanto cuando Hugo dice que el 11 de agosto su sobrina iba a cumplir 24 años. También cuando describe que, además del balazo en el ojo izquierdo, el cuerpo de Tamara tenía golpes en la frente. Todos coinciden, finalmente, en que nunca imaginaron este final ni en la peor de sus pesadillas.

Comentarios