Carlos De Marco: “La espiritualidad es central para lograr la recuperación”

“Ocho de cada 10 alcohólicos tienen una estructura depresiva de base”, sostiene un experto.

18 Jul 2019 Por Magena Valentié
1

REPRESENTANTE. El doctor Carlos De Marco representa a los grupos de AA. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI.-

“Cuando un alcohólico tapa la botella le queda un vacío existencial muy grande. Una angustia tremenda por sentirse menos que los demás. Ocho de cada 10 alcohólicos tienen una estructura depresiva de base. Sin embargo, en los grupos de Alcohólicos Anónimos lo primero que sienten estas personas es que pueden mirarse a los ojos con sus compañeros y saber lo que le pasa al otro”. Quien habla es el licenciado Carlos Alberto De Marco, presidente de la Junta de Custodios de Alcohólicos Anónimos de Argentina. Como se sabe, para evitar la estigmatización social sólo se publica el nombre de pila con la inicial del apellido de los integrantes de Alcohólicos Anónimos, por ello necesitan un representante.

“El alcoholismo es una enfermedad crónica y progresiva, en algunos casos terminal, declarada así por la Organización Mundial de la Salud en 1952 y reconocida también por la Organización Panamericana de la Salud”, explica el psicoanalista, docente de la UBA y responsable de servicios de drogadependencia de la provincia de Buenos Aires. El experto vino a Tucumán para visitar los 36 grupos de Alcohólicos Anónimos que hay en la Provincia. Lo hizo junto a los tucumanos Alberto Z. y Miguel R.

“A.A. está presente en 174 países con la misma espiritualidad, que es central para la recuperación del alcohólico. Por eso nadie se siente diferente en esos grupos. Me ha tocado estar en Inglaterra y no conocer a nadie, pero sin embargo he sido recibido con mucho cariño porque somos una confraternidad de hermanos en recuperación. Allí nadie se siente extranjero”, cuenta Alberto.

Desde que nació en 1935, en Estados Unidos, AA no hizo más que crecer en el mundo. Cuenta con más de seis millones de personas recuperadas en el mundo. Pero a la vez también crece la enfermedad. Según De Marco, la franja etaria más comprometida por la cantidad de ingesta es la que va de 25 a 35 años. También es la más involucrada en accidentes de tránsito “De los 22 muertos por día que hay en el país, el 40% está bajo el efecto de sustancias químicas, entre las que se encuentra el alcohol”, remarca De Marco.

“El alcoholismo tiene dos etapas, la primera es asintomática. La experimentación es el primer vínculo con el tóxico y su uso da placer. Es la etapa de la luna de miel. Pero después viene el matrimonio - advierte el experto. Cuando se entra en el enamoramiento con el químico se crea una relación en la que se le otorga un lugar humano al alcohol y quien pierde su lugar de humano es el hombre para transformarse en una cosa”. Más información en la web https://aa.org.ar.

Comentarios