A Atlético volvió a faltarle fútbol y goles con Vélez

Al “Deca” volvió a faltarle fútbol y goles con Vélez. El resultado es lo de menos, pero...

17 Jul 2019 Por Andrés Burgo
1

GENTILEZA. Zielinski le pidió a Heinze dos jugadores para completar el 2° equipo. Fotos Prensa velez sarsfield

Hay partidos que duran décadas (como el triunfo 1-0 al Nacional de Ecuador por la Copa Libertadores 2017), otros que se recuerdan por años y hay, también, amistosos que los hinchas olvidan el mismo día pero que, para los técnicos, sí son importantes, y no justamente por el resultado. A este tipo de partidos pertenece el entrenamiento que Atlético realizó ayer por la mañana contra Vélez.

Que la derrota 1-0 fue lo menos trascendente no es, en este caso, una excusa. Lo fantástico de las prácticas a puertas abiertas (unos 150 hinchas de Vélez se acercaron a la Villa Olímpica que el club de Liniers tiene en Ituzaingó, en el segundo cordón bonaerense) es que se puede escuchar a los protagonistas del otro lado de la reja. Por ejemplo, quedó claro lo que dijo Ricardo Zielinski en la charla técnica.

“No estamos jugando para ganar, están jugando para ser titulares. Si pueden jugar mejor, háganlo”, se escuchó al entrenador de Atlético decirles a sus jugadores en el entretiempo del primer mini partido, dividido en dos tiempos de 30 minutos.

El resultado sería aún más anecdótico si se reconstruye el polémico gol de Vélez, convertido por Maximiliano Romero, en aparente fuera de juego. Al menos esa fue la queja de varios defensores de Atlético, que levantaron la mano de inmediato. El árbitro del amistoso no era el más parcial: se trataba de Néstor “El Zurdo” Battaglia, un veterano empleado de Vélez. Justamente su nombre aparece citado en un libro de reciente aparición, “La final bastarda”, de Pedro Fermanelli y Marcelo Benini, que sigue las pistas del arbitraje de Gabriel Brazenas en el Vélez 1-Huracán 0 que definió el Clausura 2009. Según esa investigación, Battaglia habría tenido cercanía a Brazenas.

Los jugadores de Atlético no parecieron sentirse cómodos con el arbitraje de Battaglia durante todo el partido, al punto que Leandro Díaz pateó una pelota más de 60 metros en clara queja hacia el réferi. “Para el amistoso contra Gimnasia de Jujuy nosotros llamamos a un árbitro de la liga de Salta”, razonaron allegados al plantel de Atlético.

Pero independientemente del gol, lo que se vio de Atlético fue lo lógico: es un equipo en reconstrucción. Después del partido, Zielisnki volvió a decir que está esperando más refuerzos. Entre los dos partidos -en el segundo, con mayoría de suplentes, y dos jugadores de Vélez para que Atlético complete los 11 titulares-, jugaron las nueve incorporaciones que llegaron al club. Demasiado retoque para que se pueda ver un equipo ya conformado.

En el equipo titular jugaron Marcelo Ortiz, Luciano Monzón, Augusto Lotti, Cristian Erbes, Leonardo Heredia y José Luis Fernández. En el segundo partido, que Atlético también perdió 1-0, sumaron minutos Federico Bravo, Martín Peralta y Dylan Gissi. El único de los nuevos que no sumó minutos fue Gustavo Toledo.

Pero si el resultado no le medía la aguja a Zielinski, el funcionamiento tampoco lo habrá dejado muy satisfecho. Después de un primer tiempo parejo, Vélez -ya en ventaja- tuvo la posesión de la pelota en la segunda parte y mereció más de un gol. Al “Decano” le quedó tan lejos el arco de Alexander Domínguez -Vélez alternó titulares y suplentes entre ambos partidos- que no pateó nunca al arco. Literalmente, Atlético no contó con ninguna situación de gol en los 60 minutos que duró el partido principal de la mañana.

Zielinski fue variando dibujos tácticos: pasó del 4-4-2 inicial al 4-3-1-2 del final. Uno de sus pocos elogios en voz alta fue un “bien José” a José Luis Fernández, acaso la “figurita” de Atlético. El entrenador reprendió más de una vez a Tomás Cuello. “Dale, ‘Tomy’, da opciones”, le dijo al juvenil.

Otra pequeña señal de alarma fue la molestia que sintió Monzón, que salió en el entretiempo. A su lado estaba Javier Toledo -con su flamante pelo teñido de rubio-, que no ingresó en ninguno de ambos partidos para preservarlo del dolor que arrastra en su rodilla derecha. El parte de la enfermería se completó con la ausencia de Gissi en el primer partido: Zielinski quería incluirlo de titular pero tuvo problemas estomacales en la noche anterior.

La etapa de ablande del nuevo Atlético, esa necesaria sumatoria de kilómetros para encontrar el equipo, continuará mañana contra Boca y el sábado frente a Banfield. Y el resultado, otra vez, será lo de menos.

Comentarios