Cartas de lectores

16 Jul 2019

EL HOMBRE MEDIOCRE (I)

El profundo y ’meduloso análisis sobre el “Hombre Mediocre” elaborado por el periodista Federico Türpe (LA GACETA 13/7), estimo que puede llegar a explicar por qué la mayoría de los jóvenes -en especial los menores de 30 años- privilegian el 76% de su decisión electoral, exclusivamente, sobre una mirada de su situación económica individual, relegando a sólo el 18% el tema de la corrupción, sin elaborar racionalmente que aquella es consecuencia directa de la segunda (página 3, LA GACETA 13/7). El mediocre -al decir de F. Türpe, citando a José Ingenieros- “Es el hombre carente de imaginación, atrapado por la rutina, lleno de prejuicios, parte de un rebaño que solo sigue la corriente ciegamente. El mediocre vive y actúa según sus conveniencias, siempre pendiente del distinto, del original, del disruptivo, del que propone y que, por ende, a veces se equivoca”. En mi humilde opinión es porque ese joven no tuvo la necesaria formación ni instrucción cívica y democrática; y tampoco recibió ni en la familia ni en la escuela valores humanos, llevándolo a un aberrante individualismo en el que no cabe “el otro”. Así, no está preparado ni para analizar y menos discernir sobre los puntos que el lector Ricci (13/7) resume bajo el título “Candidatos desconocidos” y que, según expresa: “…los analistas especializados explican así el deterioro y decadencia argentina en lo social, lo económico-financiero, lo laboral, lo previsional y en lo político…”. Es de esperar que para el mes de octubre próximo estén en condiciones de privilegiar una república democrática y no caer en la ilusión de un totalitarismo decadente e hipócrita.

Luis Vides Almonacid

[email protected]

EL HOMBRE MEDIOCRE (II)

Leí la nota del periodista Federico Türpe. En la misma, el autor cita acertados pensamientos del escritor José Ingenieros acerca de la mediocridad, cuyas mejores reflexiones se encuentran, sin duda, en “El hombre mediocre”, su obra más trascendente. Debido a que me siento incluido entre las personas que el autor califica como mediocres por haber criticado la llamada “peatonalización” de calles céntricas, me siento con derecho a precisar lo que efectivamente significa el término “mediocridad”, el cual tiene muchas facetas que hacen innecesario apelar a ejemplos de países del tercer mundo. Sin ir más lejos, es obvio que nuestro país hace tiempo que está estancado, precisamente, por la mediocridad que acusan muchos funcionarios y legisladores que forman parte del gobierno. Ser o no ser mediocre tiene que ver con el grado de educación, el nivel cultural, el sentido crítico y la inteligencia que cada persona ostenta. Vale aclarar que la inteligencia nada tiene que ver con la astucia, cualidad que es esencial para moverse en los laberintos de las componendas políticas. Respecto de las cuestionadas peatonales, he hablado con muchos ciudadanos que no están de acuerdo con la modificación. Cabe comentar que un día sábado a las 14 horas quise abordar un taxi en San Juan y 25 de Mayo pero dos mujeres policías estaban cortando el tráfico por 25 de Mayo. Había una camioneta 4 x 4 descompuesta y atravesada a media cuadra, que solo permitía el paso de motocicletas. Preocupa suponer si una ambulancia, un camión de bomberos o un móvil de la Policía hubieran necesitado pasar por esa arteria. Cabe agregar el aumento en la contaminación por el monóxido de carbono que exhalan los vehículos que son ralentizados inútilmente. Lo mismo ocurre cuando cortan sin previo aviso y en forma absurda la calle Laprida al 100. Esto provoca que se atasque al tráfico por 24 de Septiembre, lo cual contamina el ambiente y obliga a los vehículos a transitar a duras penas hasta Monteagudo. Si se trata de criticar obras construidas apresuradamente, basta citar los inservibles puentes construidos bajo las vías del Belgrano, y el arbitrario monumento a la bandera sobre Mate de Luna, que pudo ser construido sobre el parque Avellaneda. Como fuera que analicemos, combatir la mediocridad significa conseguir funcionarios inteligentes, dueños de un pensamiento cuerdo y lógico, capaces de proceder con impecable coherencia en las decisiones. Para terminar, me permito sugerir al autor de la nota que viaje a Chile y se asesore sobre cómo hacen ellos para tener un tráfico fluido, túneles de tres vías de alta velocidad para acceder rápidamente al aeropuerto, un tráfico ordenado, sin motocicletas que se cruzan irresponsablemente. Un país donde las peatonales son higienizadas todos los días con hidrolavadoras antes de las 8 de la mañana. Por lo tanto, creo que es muy inútil e innecesario el querer compararnos con países del primer mundo, como Alemania, Suecia, Noruega o Dinamarca, la cual debe importar basura para alimentar su sistema de reciclaje.

Humberto Hugo D’Andrea

[email protected]

TRANSPORTE PÚBLICO

UTA (Unión Tranviarios Automotor) de Tucumán luego de cumplir un paro de cinco días, nuevamente volvió al paro, pero esta vez con movilización, que es lo que determinó la asamblea de delegados en adhesión a la huelga dispuesta por la central nacional a partir de las cero hora del viernes 12/7 y durante toda la jornada. Me pregunto, ¿cómo sacaron los colectivos a la vía publica? ¿Será con autorización de sus propietarios? Según explicó César González, en Tucumán comenzó el jueves el pago del 70% de los salarios del mes de junio; es lo que se pautó en la Secretaria de Trabajo. “El restante 30% se tiene que abonar el miércoles 17/7, o volveremos al paro”, remarcó el dirigente. Luego agregó: “Hay que darle la seriedad que se merece. Los poderes concedentes tienen que ver cómo solucionan el problema del transporte en la ciudad y en la provincia”. Y apuntó: “nosotros no podemos seguir cobrando en cómodas cuotas, y dentro del marco de una inflación que nos come día a día todo el salario y los aumentos conseguidos”. Aquí abría que ser claros: los problema de los empresarios los tienen que resolver ellos, no los funcionarios del Gobierno. Doy ejemplos: en nuestra provincia habría miles de negocios y emprendimientos que no pudieron resolver sus problemas comerciales y no fueron a golpear las puertas de los funcionarios para que les solucionen sus problemas, cerraron y seguramente se dedican a otra cosa. A los empresarios del transporte de pasajeros, el Gobierno de la provincia les da una subvención; no sabemos para qué se las otorga y si controla que se cumpla la finalidad para la cual se da ese dinero. ¿Por qué digo esto? Porque el señor Berretta, por vía telefónica, en un programa de TV matutino, habría dicho que esperaba que el gobierno diera el dinero para poder pagar a los choferes. Yo me pregunto: ¿ese dinero es para reparar algunas unidades o para combustibles? Hago notar que algunas unidades necesitarían mejoras; la espera entre unidades es calamitosa en algunos casos. Me pregunto: ¿el gobierno hace auditorías por el dinero que les otorga a los empresarios? Los fondos que les da el Gobierno a los empresarios sería dinero que pagamos los habitantes de la provincia: los impuestos, y además les pagamos varios boletos por adelantado. Me pregunto, ¿qué más quieren? Pienso que es hora de que nuestros representantes modifiquen las normas que rigen el transporte; un empresario por concesión de recorrido y que sea incompatible integrar más de una empresa de colectivos, y si hay empresas que no cumplen con las frecuencias, que se les retire la concesión del recorrido, al igual que en caso de paro por ser un servicio esencial. El periodista también le preguntó al señor Berretta si el paro era un lock-out; le respondió que no, y si fuera así los empresarios tendrían que intimar al personal a presentarse a trabajar por medio de telegrama.

Basilio César Paz

[email protected]

¿HORARIO DE VERANO EN INVIERNO?

Como usuario de la empresa de transporte público Tradio-Simoqueño, expreso mi total desacuerdo con la medida en reducir la frecuencia de unidades, ya que la empresa en estas dos semanas de receso corta servicios. Pareciera que la empresa piensa que solo estudiantes o maestros viajan. Hay personas que trabajan estas dos semanas y no se toman vacaciones. Además, hay personas que usan el transporte para ir a hacer trámites o ir a cuidar enfermos, y ya de por sí se sienten varados porque las unidades van repletas y no pueden levantar más pasajeros. Si tanto claman por un aumento de boleto, deberían, primero, considerar la posibilidad de que den un servicio adecuado a las circunstancias.

Manuel Roldán

[email protected]

FACTOR CAMINO Y ACCIDENTES VIALES

El tránsito es un sistema dinámico compuesto por tres factores: 1) El vehículo, 2) El camino y su ambiente, 3) El ser humano (si la tríada está en equilibrio, no habría accidentes). El 1/7 ocurrió en nuestra provincia un accidente vial que les costó la vida a 15 personas. Tanto los medios que informaron lo sucedido, como la justicia que investiga, pusieron énfasis en el factor humano. Aprovecho este espacio para abordar el factor camino y su ambiente. La seguridad en una carretera depende de: a) El pavimento y su estado (rugosidad, seguridad en el frenado, presencia de baches y desniveles, etcétera); b) Drenaje del agua de lluvia; c) Banquinas limpias y consolidadas; d) Curvas con peralte y radio en función de la velocidad máxima permitida; e) Señalización vertical y horizontal; d) Franjas sonoras ubicadas sobre el pavimento, que produzcan vibraciones y sonido para alertar a los conductores de situaciones peligrosas; e) Barreras o guardarrail. Algunos objetivos de la señalización son: Proporcionar orientación y un tránsito seguro, facilitar la circulación peatonal y vehicular e indicar prohibiciones, restricciones y las medidas preventivas para evitar accidentes. Las líneas de carril y de borde, confeccionadas y mantenidas adecuadamente, permiten a los conductores ubicar al vehículo en la calzada y así evitar choques con objetos laterales y colisión con los vehículos que se desplazan en sentido contrario. Las líneas de borde son las que se marcan en el borde exterior de la calzada. Ambas líneas proveen información preventiva, especialmente cuando la visibilidad disminuye, por ejemplo en conducción nocturna, niebla o lluvia. Según estudios realizados a nivel mundial, en una carretera bien señalizada, en las zonas rectas, en conducción diurna se pueden reducir los accidentes hasta en un 15% y hasta un 45% en las curvas. En conducción nocturna, estos porcentajes son de un 35% y un 40%, respectivamente. Teniendo en cuenta la importancia que tienen los elementos indicados para que una carretera sea segura, no se entiende por qué la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) no realiza auditorías e inspecciones, para identificar los lugares peligrosos que existen en las rutas tucumanas y realiza las mejoras necesarias. Basta recorrerlas para comprobar in situ el mal estado en que la mayoría se encuentran. Pareciera ser que quienes dirigen la DPV y al Poder Ejecutivo provincial no les importa la vida ni la integridad de quienes las transitan diariamente.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Comentarios