Carta abierta al presidente Donald Trump

15 Jul 2019

Por César Chelala

Columnista invitado

Señor Presidente: Le escribo en nombre de muchas personas amantes de la paz de todo el mundo, quienes estamos preocupadas por nuestro futuro y el de nuestros hijos. Un futuro que sus políticas ponen en un peligro aterrador. Vemos con creciente preocupación sus esfuerzos para iniciar una confrontación militar con Irán basada en premisas falsas. Atacar a Irán significará invitar acciones de represalia que causarán estragos no solo en Irán sino en toda la región.

Tales acciones solo beneficiarán a los fabricantes de armas y dejarán un rastro de destrucción que el mundo ha visto pocas veces antes. Aunque usted es el hombre más poderoso del mundo, señor, no tiene derecho a amenazar la paz mundial por razones que son difíciles de entender.

Por supuesto, Irán ha apoyado a grupos en otros países y los ha armado con armas sofisticadas. Sin embargo, Irán no ha invadido ningún otro país en más de un siglo. En contraste, los Estados Unidos tienen un historial de apoyo a regímenes tiránicos en todo el mundo, entre ellos en el mismo Irán, y muchas veces apoyaron golpes de estado que destruyeron la democracia.

Brett Wilkins, editor general de noticias de Estados Unidos en Digital Journal, ha escrito recientemente un artículo esclarecedor sobre las relaciones entre EEUU e Irán. “Irán no ha dejado de cometer faltas graves. Sin embargo, estas palidecen en comparación con las de los EEUU, que ha utilizado armas nucleares, ha organizado o apoyado numerosos golpes de estado, ha atacado media docena de países de Oriente Medio ya en este siglo y casi ha cercado a Irán con bases militares. Irán no tiene armas nucleares, no tiene bases a 10.000 kilómetros de los Estados Unidos y nunca ha atacado directamente a los Estados Unidos o, por supuesto, ha derrocado a su gobierno. ¿Quién es entonces el verdadero agresor aquí?, escribe Wilkins.

En 1984, Irán presentó un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que condenaba el uso de armas químicas por parte de Saddam Hussein en su guerra contra Irán, basado en el Protocolo de Ginebra de 1925. Estados Unidos instruyó a su delegado en la ONU a presionar a representantes amistosos para que apoyen una moción de abstenerse en la votación sobre el uso de armas químicas por parte de Irak. ¿Podemos sorprendernos de que los iraníes alberguen un profundo resentimiento contra los Estados Unidos?

Mientras esto sucede con Irán, otra guerra está ocurriendo dentro de los EEUU. Es una guerra contra los inmigrantes y sus hijos, donde son tratados con condiciones infrahumanas. ¿Cómo se puede justificar separar a los niños de sus padres y se los mantenga en jaulas de acero? ¿O que las mujeres sean maltratadas por los oficiales de la patrulla fronteriza, mientras se llevan a sus hijos, a algunos de los cuales nunca volverán a ver?

Lo que rara vez se considera, es que la mayoría de esos inmigrantes y sus hijos provienen de países donde los Estados Unidos han apoyado a sus regímenes más asesinos y han destruido activamente sus formas democráticas de gobierno. Esta puede ser una de las razones, aunque no la única, por la cual estos países no pueden desarrollar formas de gobierno verdaderamente democráticas y eficientes. ¿Qué sucede después de que Estados Unidos contribuyen a destruir el tejido social de un país?

Piense, señor Presidente, cómo Estados Unidos ha apoyado a los regímenes militares en Guatemala que llevaron al asesinato de decenas de miles de indígenas. O el apoyo dado por los Estados Unidos al régimen familiar de Somoza en Nicaragua. Recuerda cuando el presidente, Franklin D. Roosevelt, comentó en 1939 que el presidente nicaragüense, Anastasio “Tacho” Somoza García “era un hijo de p..., pero era nuestro hijo de p...”?

Y el apoyo posterior a los infames “contras” en ese país, en el proceso subvirtiendo las propias leyes de los Estados Unidos. O el apoyo a los regímenes asesinos en El Salvador, que causaron miles de muertes de civiles entre ellos sacerdotes y monjas que trabajaban para los pobres en el país. Tengo el privilegio de haber conocido a Ignacio Martín-Baró, un sacerdote jesuita español, uno de los asesinados en El Salvador por los escuadrones de la muerte de un gobierno apoyado profusamente por los Estados Unidos. Nunca antes había conocido a alguien que irradiara tanta paz como él. Y los mencionados anteriormente son sólo algunos ejemplos.

Estas personas, señor Presidente, los pobres de los países donde los Estados Unidos han interferido con sus gobiernos democráticos y, en su lugar, han apoyado a regímenes criminales, son los que están llegando a nuestras fronteras. Y mientras ocurrían estas cosas, EEUU ha mostrado un firme apoyo al régimen criminal de Arabia Saudita, cuyos ciudadanos eran la mayoría de los que atacaron a los EEUU el 9/11.

Sus políticas, señor Presidente, están poniendo en riesgo al mundo. Sabemos cuándo comienzan las guerras, pero no podemos predecir cuándo o cómo terminarán. En su libro, “Thank God for the Atom Bomb”, el escritor Paul Fussell cita un poema de Eric Bogle. En ese poema, “La tierra de nadie”, un joven se sienta junto a la tumba de un joven de 19 años que fue asesinado en la Primera Guerra Mundial y se dirige a él de esta manera:

“¿Realmente creíste que esta guerra terminaría con las guerras?/ Pues bien, el sufrimiento, el dolor, la gloria, la vergüenza,/ La matanza, la muerte, todo se hizo en vano./ Porque, William McBride, todo sucedió de nuevo,/ Y otra vez, y otra vez, y otra vez, y otra vez.

Comentarios