Rotando lotes se garantizan los ciclos de los nutrientes

Los técnicos de la Sección Sensores Remotos hablaron de los sistemas sustentables.

CAMPAÑA 2018/2019. El 76% de la superficie del agrosistema soja/maíz fue sembrada al menos una vez con maíz. CAMPAÑA 2018/2019. El 76% de la superficie del agrosistema soja/maíz fue sembrada al menos una vez con maíz.
12 Julio 2019

Entre los factores que favorecen la sustentabilidad de los sistemas productivos, se destaca el mantenimiento de la diversidad genética dentro de la especie en cultivo, así como la diversidad de especies en el lote de producción, lo cual permitirá garantizar los ciclos de nutrientes.

En este sentido, el conocimiento de las sucesiones de cultivos es un parámetro fundamental al momento de analizar agroecosistemas, explicaron los técnicos de la Sección Sensores Remotos de la Eeaoc al realizar su presentación en el Taller Variedades de Soja.

Las tecnologías relacionadas con el uso de sensores remotos y SIG presentan un gran potencial para la obtención de información de secuencias y rotaciones de cultivos a escala regional.

El objetivo del presente estudio fue identificar y cuantificar los cultivos antecesores de la superficie sembrada con soja y maíz en la campaña 2018/19 en la provincia de Tucumán.

Se realizó un estudio multitemporal de imágenes categorizadas utilizando metodologías de SIG. Las coberturas temáticas utilizadas como base fueron las clasificaciones de soja, maíz, trigo y garbanzo obtenidas a partir de imágenes satelitales, por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) entre los años 2016 y 2019.

El análisis en conjunto de todas las secuencias de cultivos reveló que el 76% de la superficie del agroecosistema soja/maíz 2018/19 fue sembrada al menos una vez con maíz, y el 24% restante ninguna vez, en la serie de campañas 2015/16 a 2018/19.

Alrededor del 43% de la superficie fue sembrada sólo en una campaña con maíz, el 30% en dos y el 3% en tres. Al considerar sólo los cultivos de trigo y garbanzo, se obtuvo que el 62% de la superficie alternó trigo y barbecho; el 7% presentó cultivos de trigo y garbanzo; el 6% intercaló garbanzo y barbecho, y el 25% restante sólo presentó barbecho u otro cultivo.

Las secuencias de cultivos que alternaron soja, maíz, trigo y garbanzo serían las más favorables desde el punto de vista de la biodiversidad, puesto que tanto en las campañas estivales como invernales hubo rotación de cultivos.

Comentarios