“La nostalgia del centauro” llega por primera vez a Colalao del Valle

El documental se rodó allí, pero nunca lo habían estrenado en el pueblo. Expectativa y un invitado de lujo.

05 Jul 2019
1

HOY A LAS 19

• En la hostería municipal. A continuación habrá otra proyección.

“Para nosotros esta proyección es muy importante y estoy segura de que será enriquecedora para todos”, se entusiasma Victoria Gómez Acuña, y razón no le falta. “La nostalgia del centauro”, el documental rodado en Colalao del Valle con la participación de representantes locales, acredita un extenso recorrido que incluye numerosos festivales, pero nunca se había exhibido en el pueblo. La deuda quedará saldada hoy, porque a las 19 la película se verá en la hostería municipal, con apoyo del Cine Móvil Tucumán del Incaa. Si el salón queda chico -lo que es probable teniendo en cuenta la expectativa generada- habrá una segunda proyección, inmediatamente después.

Gómez Acuña es productora ejecutiva del filme que dirigió Nicolás Torchinsky. Ella será la anfitriona hoy en la hostería y anticipa que la idea es contar con la presencia de Juan Soria, cuya historia quedó plasmada en “La nostalgia del centauro”. La esposa de Soria, Alba Rosa Díaz, se repone de un problema de salud en la capital. La vida de ese matrimonio quedó capturada por la cámara de Torchinsky y tomó la forma de un acercamiento a la tradición gauchesca.

El arraigo y el sentido de pertenencia son temas de fondo en “La nostalgia del centauro”. Ese registro de un mundo que parece cada vez más cerca de extinguirse se afinca en los paisajes del norte tucumano y toma la voz de su gente de campo. De allí el interés creciente en Colalao del Valle por ver una película en la que todos pueden sentirse un poco protagonistas.

En detalle

¿Cómo nació la idea de “La nostalgia del centauro? Con un viaje a Tucumán, en busca de locaciones para otra historia. “De la mano de una amiga que hizo las veces de guía pasamos unos días en Colalao del Valle junto a sus padres, Alba Díaz y Juan Armando Soria. Transcurridas varias jornadas en las que compartimos su vida cotidiana, sus relatos, la forma de relacionarse con la tierra y los animales, y presenciamos el particular vínculo entre ellos, vislumbramos la posibilidad de hacer la película”, cuenta Torchisnky.

“Entre un mate y otro quedó planteada la inquietud que nos acompañaría durante el proceso creativo, tan ajena para nosotros como inabarcable, tan cercana para ellos como inescindible: la tradición; aquello destinado a durar y permanecer, que sin embargo amenazaba con desaparecer”, añadió.

El equipo se integró con Baltasar Torcasso (fotografía), Ana Poliak (dirección de montaje), Sofía Straface y Sebastián González (dirección de sonido), Pablo Butelman (música), Ignacio Maggi (asistente de dirección), Malena Kremenchuzky (jefa de producción) y Gómez Acuña (producción ejecutiva). Desde 2017, “La nostalgia del centauro” viene viajando por el mundo. Compitió en festivales y registró un paso por la capital tucumana, en el marco del festival Signos de la Noche. Llegó el momento de que vuelva a Colalao del Valle, donde todo se inició.

“Conocer al gaucho Soria fue una suerte de convocatoria -destacó Torchinsky-. Fue muy significativo encontrarnos delante de un hombre que por momentos se parecía bastante a un personaje del siglo XIX, un digno sucesor del Martín Fierro. Es cierto que él encarna una manera de ser que ya no existe. Finalmente se trata de responder de dónde venimos, quiénes somos… Todo eso fue lo que inicialmente nos fascinó. Y luego, volver la mirada sobre doña Alba y su misterio; qué lugar tenía reservada la historia a la china que ‘dormía tapadita con su poncho...’ Su participación se volvió trascendental a tal punto, que sin su voz no había película”.

Comentarios