Alberto Fernández: “a la corrupción hay que erradicarla definitivamente”

“Cristina cumplirá su rol, como yo cumpliré el mío”, dijo el precandidato a la presidencia por el Frente de Todos.

26 Jun 2019

Se considera un constructor de mayorías. Y ayer llegó a Tucumán para consolidar su alianza con el gobernador Juan Manzur con vistas a las elecciones presidenciales. Alberto Fernández quiere aventar la idea de que si los argentinos lo consagran presidente de la Nación estará bajo la sombra de Cristina Fernández de Kirchner. “Ella cumplirá su rol; yo cumpliré el mío”, dice durante la entrevista que el precandidato a Presidente por el Frente de Todos le concedió ayer a LA GACETA, antes de participar de la cena que Manzur ofreció en su honor y de la que participaron funcionarios, empresarios, académicos y dirigentes políticos.

Fernández no se considera un postulante para la transición. “Tengo la decisión de hacerme cargo de todos los problemas que la Argentina va a tener, a partir del 10 de diciembre, desde la deuda hasta la pobreza y los miles de problemas que (Mauricio) Macri ha profundizado”, remarca durante la charla.

- En temas vinculados con la Justicia, ha quedado muy sensibilizado el Poder Judicial después de sus declaraciones (dijo que los jueces van a tener que dar explicaciones por sus fallos)...

- No, el Poder Judicial, no. Han quedado sensibilizados los medios. En el Poder Judicial nadie entendió mal lo que yo dije. Pero he hablado muchas veces sobre eso.

- ¿Y la relación con los medios?

- Es correcta. La verdad que a ustedes, los periodistas, los respeto mucho. Tienen su opinión y su criterio que no necesariamente coinciden con el mío. Eso también es muy importante porque cada uno tiene derecho a ver las cosas a su modo.

- ¿Qué ha cambiado en usted desde el momento que fue propuesto para encabezar la fórmula con Cristina Fernández?

- Diría que lo que cambió es el rol que estaba jugando. Buscaba la unidad de todos, pero tratando de ver quién era el mejor candidato. Y un día resultó que dijeran que era yo. Y bueno, soy un militante de toda la vida. Empecé a hacerlo desde los 14 años. Me considero un constructor de mayorías. Ese es mi objetivo. La militancia me dio este destino. Lo único que hago es asumirlo y cumplir el deber que eso supone.

- Si llegan a ser electos, ¿cuál es el rol que ve que ocupará Cristina en el Senado?

- El de vicepresidenta. Hay todo un fantasma respecto de que Cristina puede mandar sobre mí y que puede decidir. Estuvimos 10 años sin hablarnos porque un día le dije no estoy de acuerdo con vos. Y durante esos años estuve marcándole lo que consideré que fueron los errores. Y la verdad es que creí y creo que fueron errores. En ese entonces, los medios escribían que yo era el díscolo y que pegué un portazo con Cristina. Y ahora parece que me convertí en un tarado que va a a hacer sólo lo que Cristina me dice. No es así. Cristina es alguien muy importante que, además, cuenta con mi cariño. Hablaré con ella todas las veces que sea necesario; pediré su opinión todas las veces que tenga que oírla. Ella cumplirá su rol, como yo cumpliré el mío.

- ¿Se imagina un no positivo de Cristina en el Senado?

- No. Cristina es una mujer muy comprometida y tiene, en el tiempo que se viene, el mismo compromiso que tengo yo.

- ¿Llegarán juntos hasta el final de la campaña con la fórmula propuesta?

- Por supuesto. Por eso la presentamos. ¿Quién duda de eso?

- Las especulaciones políticas...

- Son especulaciones erróneas. Por supuesto que vamos llegar juntos. Empezamos juntos y vamos a terminar juntos. Y ojalá seamos los que podamos resolver el problema de los argentinos.

- ¿Qué opina de la corrupción?

- Es un mal enorme para la política argentina y hay que erradicarla definitivamente. Hay que ser impiadosos con la corrupción, definitivamente. Lo que no quiero es que a veces eso sirva para ensuciar mediáticamente a mucha gente, para hacerla aparecer con cosas que nunca hicieron, para hacerlas formar parte de cosas de las que no formaron parte y con el sólo propósito de cuestionar y lastimar a opositores.

- Hay procesamientos a Cristina, a Julio De Vido. a José López, a Amado Boudou...

- No pongo a todos en el mismo camino, ni en el mismo lugar. En el caso de Cristina, me consta porque estudié las causas, de que hay muchas arbitrariedades detrás de las imputaciones que se le hacen. Un diario publica un día en tapa que Máximo Kirchner tiene U$S 40 millones en el exterior y, después, los bancos americanos dicen que ese dinero no existió nunca. Y nunca hay una corrección de la noticia. No sé que autocrítica hacen los medios sobre eso.

- El mapa electoral de la Argentina marca que los gobiernos de provincias ratifican el liderazgo de peronistas. ¿Puede repetirse ese escenario en las presidenciales o Cambiemos sigue corriendo con el caballo del comisario?

- Yo no logro entender por qué cuando los tucumanos, los rionegrinos, los neuquinos o los santafesinos votan se alejan tanto de Cambiemos y cuando llega la hora de votar al presidente se quieren acercar. Yo no lo entiendo. El análisis es muy simple: es el prolegómeno de una derrota de Macri. Ahora, tampoco canto victoria. Queda mucho por delante y hay que ser respetuoso de la gente. Hay que trabajar para que la gente adhiera al proyecto de uno. La verdad es que me parece que tanta cantidad de derrotas que acumuló el oficialismo hacen que ese oficialismo no es visto por la gente como una opción de futuro.

- Pero el PJ también está mostrando algunas escisiones...

- El peronismo, donde se unió, ganó. En Santa Fe, en San Juan, en Entre Ríos o en La Pampa. Acá se dividió, pero el gobernador tiene una gran fortaleza y ganó aunque estaba dividido. Si hubieran ido juntos (con José Alperovich) sacaban 65 puntos.

- ¿Qué le diría al FMI en la reunión a la que fue convocado?

- Quisiera que me expliquen por qué le prestaron tanta plata a un Gobierno que la utilizó para algo muy distinto. Le prestaron para que paguen deudas, pero se usó para que salga dinero de las arcas del Banco Central y se sigan fugando divisas del sistema. Tengo para preguntarle más de lo que ellos tienen que preguntarme a mí.

- ¿Cómo analiza que Miguel Pichetto se haya convertido en el compañero de fórmula del presidente Macri?

-Esa es una decisión de Miguel y yo no voy a evaluarla. Será el resultado electoral y la conciencia de Miguel las que midan el acierto o el desacierto de eso.

- ¿Pero es un peronista?

- Un peronista que se fue con Macri.

- ¿Qué le falta al PJ para constituirse en la fuerza que alguna vez fue?

- La elección de octubre va a mostrar un peronismo de pie, aliado a muchos otros actores que tienen su identidad y su autonomía, que se han unido a este frente para ponerle fin a una etapa que, para nosotros, fue negra para la Argentina.

- Si tuviera que construir su gabinete, ¿llevaría a Manzur para que lo integre?

- Tiene mucha experiencia. ¿Por qué no podría estar? Los que no me lo perdonarían serían los tucumanos.

Desde santiago

Presencia de los Zamora

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, su esposa, la diputada nacional Claudia Ledesma Abdala, y el vicegobernador de la provincia vecina, José Neder (foto), llegaron anoche al hotel Sheraton para participar de la cena que el mandatario tucumano, Juan Manzur, ofreció en honor a la visita del precandidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández. La presencia del santiagueño se enmarca en las alianzas que el ex jefe de gabinete del kirchnerismo realiza con los gobernadores de provincias. La semana pasada compartió actos con el sanjuanino Sergio Uñac y para hoy está prevista su presencia en La Pampa, donde se reuniría con el gobernador electo Sergio Ziliotto.

Comentarios