Arbitraje: en el peor momento

Montero dice que no se dirige bien.

26 Jun 2019
1

CUESTIONADO. Gran parte de la prensa nacional emitió duras criticas sobre el desempeño de Adrián Franklin.

Los polémicos fallos del árbitro Adrián Franklin en el partido del domingo pasado en Mar del Plata, reavivaron los cuestionamientos que el mundo del fútbol, de un tiempo a esta parte, le realiza a los jueces que imparten justicia en los torneos de la AFA.

Es poco habitual que un árbitro reciba tan unánimes muestras de desaprobación sobre su tarea, como le ocurrió a Franklin en el encuentro que Alvarado de Mar del Plata le iba ganando 1-0 a San Jorge. Como se recordará el partido se suspendió a los cinco minutos del complemento, luego que los jugadores del “Expreso Verde” realizaron una sentada en clara reprobación a la actuación que estaba cumpliendo el juez santafesino.

Aunque, por la actitud que tomaron los futbolistas de San Jorge de abandonar el campo de juego, se espera una severa sanción, todavía se debe esperar el dictamen del Tribunal de Disciplina del Consejo Federal para saber el castigo que le corresponde.

Bajo nivel

Uno de los árbitros referentes que tiene esta profesión en la provincia es Ariel Montero, que desde hace 12 años es el secretario general de la seccional Tucumán del Sindicato de Árbitros de la República Argentina (Sadra). El taficeño coincidió en afirmar que el nivel del arbitraje está pasando por un momento complicado.

“Tenemos que ser autocríticos y reconocer que mucho de esos cuestionamientos tienen una base fundamentada: no se está dirigiendo bien. Los árbitros en el país estamos dividido en tres partes. Lo que estamos en el Sadra que a nivel nacional preside Guillermo Marconi y que somos del interior del país, lo que están adheridos a la Asociación Argentina de Árbitros (AAA) y son de Buenos Aires. Los restantes son los que renunciaron de nuestro gremio y que se consideran árbitros independientes”, dijo Montero.

Cuando se le preguntó qué se debería hacer para que desaparezcan esas divisiones, Montero señaló: “lo ideal sería estar unidos como siempre pasó. Debemos volver a ser un gremio fuerte con reglas claras. Hechos como el que pasó el domingo pasado en Mar del Plata es algo que antes no sucedía. Tuve la satisfacción de haber dirigido varías finales en el ascenso y nunca ocurrió que los jugadores se sentaran en clara demostración de desagrado a mi desempeño”, dijo quien desde hace 14 años está contratado por la AFA.

Montero considera que el único camino que un juez debe recorrer para llegar a dirigir en Primera división es a través del Sadra. “Para nada es aconsejable que los aspirantes busquen acortar camino, sino por el camino correcto. Uno que tiene experiencia en la profesión sabe que para llegar al destino deseado se debe quemar etapas. Esos pasos dieron todos los árbitros del interior que llegaron a Primera. El reglamento es uno para todos, más allá del gremio que esté asociado”, dijo.

Hay que recordar que los árbitros disidentes del Sadra tomaron esa decisión por estar en desacuerdo del manejo que Marconi le daba a su gremio. “Soy respetuoso de la actitud que ellos tomaron, pero pareció raro que eso haya ocurrido, teniendo en cuenta que el año pasado hubo elecciones y sólo se oficializó la lista que encabezó Marconi. Ese era el momento para hacer valer su posición”, argumentó.

Luego, al árbitro no le pareció ético profundizar la opinión sobre los fallos de Franklin, porque reconoció que no vio detenidamente el encuentro. “A través de un resumen que vi en los programas de televisión, sólo tuve la chances de observar jugadas puntuales, por lo que me parecería poco serio de mi parte dar un análisis del tema. Lo que tengo bien en claro es que todos los que de una u otra manera participamos en el fútbol debemos colaborar para empezar a revertir la situación”, aseveró.

Comentarios