Lavagna rechazó la versión del soborno - LA GACETA Tucumán

Lavagna rechazó la versión del soborno

El precandidato presidencial dijo a la Justicia que hay rumores propios de una campaña sucia.

26 Jun 2019
1

ASPIRANTE A PRESIDENTE. Roberto Lavagna en una imagen de archivo. télam

BUENOS AIRES.- Roberto Lavagna, precandidato presidencial del frente Consenso Federal, desinfló ayer el rumor de que empresarios cercanos al Gobierno le habrían ofrecido U$S 8 millones para que declinara la carrera electoral. El dirigente atribuyó la versión a las características noticias falsas o fake news de una “campaña sucia”. “Jamás existió ningún ofrecimiento directo o indirecto de dinero”, expresó el economista luego de declarar ante el fiscal federal de la Cámara Nacional Electoral, Jorge Di Lello.

La hipótesis de que Lavagna habría sido víctima de un soborno trascendió a partir de una publicación del diario Perfil. El supuesto ofrecimiento también incluía posibles prebendas para uno de los aliados del ex ministro kirchnerista, el sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo. La conjetura llevó a Di Lello a abrir una investigación para determinar la existencia de hechos que pudiesen constituir delitos electorales. Este lunes, el ex presidente Eduardo Duhalde se presentó espontáneamente ante el fiscal y afirmó que la oferta existió, aunque no aportó datos concretos sobre su origen. “Son punteros políticos de quienes desconozco su identidad, y no sé a qué sectores políticos o económicos podrían pertenecer”, sostuvo Duhalde en su declaración testimonial.

Martes complejo

Más allá de la visita a los Tribunales Federales, el sector de Lavagna enfrentó un martes complejo debido a la exposición de nuevas tensiones internas. La jornada concluyó con una declaración de afecto a las PASO. Aunque reacio a usar este mecanismo para dirimir las candidaturas del espacio peronista Alternativa Federal, Lavagna defendió su realización ante la iniciativa de un sector de Juntos para el Cambio para evitar la votación del 11 de agosto en los distritos donde no haya competencia interna. “¿Qué se puede pensar de quienes a mitad del juego pretenden un cambio de reglas? ¿Pueden ser creíbles? ¿Pueden ser verdaderamente democráticos?”, planteó Lavagna desde su cuenta en Twitter.

El reproche por la falta de apertura hacia las elecciones internas volvió a asomar en las filas de la alianza que encabezan el economista y el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey. Una línea afín a Barrionuevo cuestionó la decisión de la junta electoral interna que excluyó “por defectos formales” a su lista de la competencia en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y dejó en pie en soledad a la nómina que impulsa el diputado e hijo del precandidato presidencial, Marco Lavagna.

Según informó el diario La Nación, el beneficiario directo de la exclusión de los candidatos de Barrionuevo es el economista Matías Tombolini, que con el apoyo de los Lavagna compite por el cargo de jefe de Gobierno porteño. La lista descartada postulaba para ese puesto al radical Miguel Ponce, y a los peronistas Julio Bárbaro para senador y Carlos Campolongo como diputados. La propuesta tenía el aval del GEN, de Margarita Stolbizer.

“Marco Lavagna pretendía exclusivamente colocar amigos y familiares de él y de Tombolini en la lista. El cierre de las listas ha generado incredulidad en mucha gente y no ayuda a la recuperación de la política”, opinó Ponce en una entrevista en Radio Caput. Su sector anticipó que intentará revertir la exclusión con la intervención de María Servini de Cubría, jueza federal con competencia electoral en la Ciudad de Buenos Aires, y una eventual apelación ante la Cámara Nacional Electoral. (Especial).

Comentarios