Martín Terán: “me hubiese gustado jugar más años al fútbol”

El ex jugador de los “Naranjas” y de Los Pumas comparte su visión acerca del viraje profesional del rugby argentino, y revela sus sensaciones sobre el presente glorioso de Atlético.

19 Jun 2019 Por Federico Espósito

Si el rugby tucumano tuviera un Paseo de la Fama, las manos de Martín Terán estarían estampadas en él sin lugar a dudas. Aunque su faceta de empresario gastronómico lo ha alejado un poco de las canchas, el ex wing de Tucumán Rugby, los “Naranjas” y Los Pumas dejó una huella indeleble en los ojos de quienes lo vieron brillar entre los 80 y los 90 (década en la que jugó dos Mundiales), y de quienes se desgarraron la garganta gritando su gol a Douglas Haig, que salvó a Atlético del descenso al Argentino A en el 97.

- Muchos te consideran entre los mejores jugadores de la historia del rugby tucumano. ¿Qué te provoca eso?

- Mucho orgullo. Que la gente me siga reconociendo más de 20 años después de haberme retirado es algo muy lindo. Tuve la suerte de jugar al rugby en un momento en que Tucumán era todo.

- Aparte del gol a Douglas Haig y de los tries a Australia en el Mundial, ¿por qué más te gustaría que se te recordara?

- Por ser una persona común. Soy un tipo muy amiguero, me gusta compartir con gente de todo tipo. Me gustaría que me recordaran como una buena persona.

- ¿Cuál es tu visión de hacia dónde está yendo el rugby argentino, con el Súper Rugby, el Rugby Championship, la Currie Cup...?

- Soy más del rugby de antes. Más allá de que todo esto ayuda a que haya más jugadores profesionales, a los clubes los está matando. Los mejores jugadores no terminan de disfrutar de jugar en sus clubes, que es lo mejor que tiene nuestro rugby. Ojalá que no, pero creo que llegará un momento en que los clubes también se vuelvan profesionales. Ojalá me equivoque.

- ¿Por eso no fuiste profesional?

- En el 91, despues de jugar el Mundial, vinieron varios equipos de Europa a buscarme y dije que no. No me arrepiento. Yo disfrutaba mucho lo que vivía en Tucumán. En aquel tiempo se jugaba a cancha llena, en Lawn Tennis, en Atlético o donde fuera. Por eso no me fui: porque me gustaba jugar acá.

MANO A MANO. “El rugby sigue presente en mi vida porque tres de mis hijos lo juegan, pero creo que en una época de mi vida le dediqué demasiado tiempo y ahora trato de disfrutar otras cosas”, se sincera. la gaceta / foto de Agustina Garrocho

- ¿Sólo por el rugby te quedaste?

- He conocido muchos lugares del mundo por el rugby, pero Tucumán es algo único. Tenemos paisajes hermosos. A veces los tucumanos nos quejamos mucho en lugar de disfrutarlo más.

- Si de repente fueras gobernador de Tucumán, ¿qué sería lo primero que harías?

- Creo que no tenemos nada que envidiarle a ninguna otra provincia. Los que nos está faltando es aprovechar mejor los lugares que tenemos. Últimamente se están haciendo cosas buenas, como lo que se hizo en El Cadillal o en Tafí del Valle, pero tenemos miles de lugares más para aprovecharlos. Y también aportaría más cosas para el deporte.

Corazón decano

- ¿Cómo vivís este presente glorioso de Atlético?

- No me lo esperaba. Lo disfruto mucho, como deportista y como hincha. Espero que se siga trabajando así y que podamos seguir teniendo éxitos. Sería bueno que San Martín y otros equipos de la provincia también pudieran hacerlo. Tucumán es una plaza muy importante y debería tener más equipos en las categorías principales.

- ¿Sos de sufrir de los partidos?

- Mucho. De hecho, a veces no voy a a la cancha porque no quiero sufrir. Ya soy grande, pero por ahí me siento ganas de entrar a jugar. Pienso que haría esto o lo otro.

- ¿ Hubieses jugado en San Martín?

- No. Respeto mucho a la gente de San Martín, tengo muchos amigos que son hinchas, pero no hubiera podido jugar ahí. Es más, una de las cosas que más recuerdo es un clásico que jugué en La Ciudadela, en el que me re puteaban, je. A mí me gustaba que me silbaran, me motivaba. Jugar a cancha llena no es fácil; conocí muchos jugadores muy buenos que cuando había mucha gente se apichonaban. Para mí era al revés: me deprimía jugar con poca gente. Igual, me duele como hincha del fútbol que haya descendido San Martín, porque el clásico es algo que todo el mundo espera. Es uno de los eventos más lindos.

Terán, con la camiseta de su querido Atlético.

- ¿Sos de madrugar para ver partidos?

- No. Aparte, trabajo de noche. Pero si lo hago, es más para ver un partido de fútbol que uno de rugby. En mi casa se ve futbol todo el día. Mi mujer y mi hija se enojan, porque los televisores están todo el día con fútbol. Con mis hijos vemos partidos que acá no ve nadie, esos tipo B Metropolitana .

- ¿Te quedó algo pendiente de tu época de jugador?

- Me hubiese gustado jugar más años al fútbol. Pasa que en un momento ya tenía que trabajar. Por viajar mucho no había estudiado nada. Me hubiese gustado, pero tampoco estoy arrepentido. Aunque siempre les digo a mis hijos que traten de estudiar, porque eso te ayuda mucho.

Mirando a Japón

- Estamos en la antesala del Mundial. ¿Qué opinás de la lista preliminar de Los Pumas?

- Pensaba que iban a venir más jugadores de afuera. Creo que justo los Jaguares vienen muy bien y decidieron confiar en los que vienen jugando ahí. Pero el Mundial es otra cosa, se juega distinto. En un test match te cuidás más, se juega más posicionalmente. Sino fijate el Seis Naciones: vos lo veías a Inglaterra o Irlanda jugar como el Tucumán de hace 20 años, con el maul y el scrum. Es cierto que los Jaguares vienen muy bien, pero no hay confiarse. Yo hubiese traído algunos jugadores más de afuera. Acordate: en el Mundial se va a jugar mucho más cerrado que en el Súper Rugby.

- ¿Cómo ves a los tucumanos?

- Supieron ganarse su lugar. Nicolás Sánchez es muy importante para Los Pumas. Matías Orlando también, es muy aguerrido y siempre juega de siete puntos para arriba. Ramiro Moyano es un crack y está en su mejor nivel. Y a Domingo Miotti lo fueron trabajando de a poquito y en un par de partidos demostró que puede estar tranquilamente.

- Falta un “verdinegro” nomás...

- Sí, sería lindo. Yo al que le tengo mucha confianza es Tomás Albornoz. Es un gran jugador, distinto, y ha demostrado mucho. Ojalá tenga su oportunidad en el futuro.

- ¿Crees que es posible ser campeones en Japón?

- Creo que todavía no estamos preparados. Nos falta recambio, no tenemos 30 jugadores al mismo nivel. Hoy tenemos un grupo en un nivel superlativo, y a los demás les falta un poquito para llegar a eso. Y vos viste como es el rugby de hoy: los suplentes te pueden dar vuelta un partido.

El Jugador Perfecto

Durante la entrevista, Terán fue invitado a armar un “jugador ideal”, tomando prestadas virtudes de jugadores conocidos por él.

- Ese jugador tendría el liderazgo de...

- El Cheto Santamarina. Un líder nato. Tuve la suerte de jugar con él y otros grandes líderes, como el “Pescao” Ricci.

- La potencia física de:

-Pedro Gauna. “El Zorro”. Vos lo ves ahora así con perfil de médico, pero era potentísimo. Una piedra.

- La velocidad de:

- Martín Pfister. Era mucho más rápido que yo. Lo mío en realidad no era la velocidad, sino la aceleración en los primeros metros.

- El tackle de:

- Patricio Mesón. Una bestia tackleando. Por suerte no me tocó sufrirlo, pero gracias a los tackles de él, por ahí me quedaban pelotas para mí.

- El sentido del humor de:

- Ricardo Le Fort y “La Cata” (Eduardo) García Hamilton. Eran pura chispa. Todo el tiempo pensando en bromas. No me tocó sufrir ninguna, por suerte. Siempre fui chiquito, me protegían mucho. Y yo jugaba muy tranquilo por eso, siempre estaban preguntándome si alguien me había pegado o me estaba molestando.

- El compañerismo de:

- Santiago Mesón. Tuve grandes compañeros, pero con él me tocó compartir muchas cosas. Viajamos mucho y tenemos muchas historias.

- La patada de:

- Santiago Mesón. Increíble pateador. E el 95, teniamos uno de los mejores equipos de Los Pumas. El pack era terrible. Santiago se nos lesiona un mes antes del Mundial, y era el que venía pateando. Te la metía de todos lados. Y ese año, una de las cosas en las que fallamos fue la efectividad en las patadas.

- La técnica de:

- Gabriel Terán. En el fútbol y en el rugby, en una baldosa te hacía cualquier cosa.

- La conducción de:

- Ricardo Sauze. Era un gran conductor. “Perico” Merlo era otro.

- El empuje en el scrum de:

- Cualquiera de los tres que estaba en la primera linea de los Naranjas: “Tumba” Molina, Ricardo Le Fort y Julio Coria. Daban miedo.

- La humildad de:

- Fernando Buabse. Un tipo humilde, siempre predispuesto. Lo recuerdo mucho.

- El coraje:

- Jugué con muchos que tenían un corazón enorme. Me ha tocado estar antes de salir a la cancha de Atlético con los Naranjas y el corazón con el que salían era increible. No puedo decir uno, te digo todo el equipo. Todos dejaban todo.

- La arenga de:

- Diego Cash. Al menos, es la que más recuerdo. El tipo lloraba, le ponía muchísima pasión, te contagiaba tanto que te daban ganas de salir a matar. Y si salís a dejar todo, no podés jugar mal.

Comentarios