Pese a las restricciones, miles de venezolanos parten a Perú

El endurecimiento de controles no frena a quienes buscan escapar del país caribeño.

17 Jun 2019
1

ESPERA. Más de 8.000 venezolanos hicieron cola en Tumbes en los últimos días, a pesar de las restricciones. reuters

TUMBES, Perú.- Miles de venezolanos llegaron durante el fin de semana a Perú, pese a las medidas contra los migrantes sin pasaportes o visas para frenar el arribo de personas desde la nación petrolera. Muchos de los que carecían de esos documentos se aferraban a la presentación de solicitudes de asilo.

El colapso económico de Venezuela bajo el mando del presidente, Nicolás Maduro, ha desatado la mayor crisis migratoria en la historia reciente de América Latina, obligando a países como Perú, de 32 millones de habitantes, a lidiar con un aumento sin precedentes de migrantes.

Bajo las nuevas reglas, los migrantes deben tener pasaportes y visas antes de llegar a Perú, con lo que se cierra la puerta a los que no pueden pagar el costo de estos documentos. Los solicitantes de asilo no están obligados a tener pasaportes, en virtud del derecho internacional, lo que da a los venezolanos de más escasos recursos una vía para sortear los cambios regulatorios.

Un grupo de personas desesperadas buscó entrar a Perú antes del inicio de la aplicación de la medida. Un récord de 4.700 solicitudes de asilo se presentó en Perú el viernes, parte de los más de 8.000 venezolanos que ingresaron al país ese día, según la agencia de refugiados de Naciones Unidas, Acnur.

Escapando de la crisis

“Es mi último recurso”, dijo Yaisy Segovia mientras esperaba llenar una solicitud de asilo en una de las tiendas de campaña instaladas por Acnur.

Segovia, de 32 años, dejó a sus tres hijos con sus abuelos en Venezuela para buscar trabajo en Perú. Después de largas caminatas y de viajar a través de Colombia y Ecuador, llegó a Tumbes, pero le robaron sus documentos de inmigración y su dinero. “Sólo quiero que este viaje termine”, añadió.

Naciones Unidas estima que más de cuatro millones de refugiados y de migrantes venezolanos han huido de la violencia política y la escasez de alimentos y medicamentos en su país.

La crisis se ha profundizado desde que Estados Unidos impuso, en enero, duras sanciones a la industria petrolera de la nación miembro de la OPEP, en un esfuerzo por derrocar a Maduro y permitir la llegada al poder del líder opositor Juan Guaidó.

Según cifras oficiales, Perú ha recibido a unos 800.000 migrantes venezolanos, la segunda población más grande de personas de este país después de Colombia, que recibió a 1,2 millones.

Hace dos años, Perú introdujo nuevas leyes para recibir a los venezolanos. Repartió cientos de miles de tarjetas de residencia especiales para que los recién llegados pudieran trabajar legalmente, ir a la escuela y acceder al sistema público de salud. Pero esa política ha cambiado, en medio del clamor entre la población local de que los migrantes provocan una caída de los salarios y aumento en la delincuencia.

Regina de la Portilla, portavoz de Acnur en Perú, destacó que la mayoría de los venezolanos que han abandonado en masa su patria deben ser considerados como refugiados, dada la grave crisis humanitaria. (Reuters)

Comentarios