Con la fórmula reelecta, la reforma constitucional vuelve a la agenda

El resultado de los comicios no fue objetado, pero el sistema de votación, incorporado en la Carta Magna, cosecha críticas incluso en el PJ.

15 Jun 2019 Por Luis María Ruiz
1

DUPLA GOBERNANTE. Manzur y Jaldo celebran en la Casa de Gobierno. la gaceta / foto de Juan Pablo Sánchez Noli

La posibilidad de una reforma a la Constitución provincial que habilite la discusión de un nuevo sistema electoral se reinstaló en la agenda política. Inclusive antes del domingo que pasó, cuando el gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo ratificaron su continuidad hasta 2023, la versión de una inminente convocatoria a una Constituyente llegó a oídos de legisladores del peronismo. La decisión de avanzar o de esperar, asumen en el armado peronista, dependerá de lo que resuelva la fórmula del Frente Justicialista por Tucumán (FJT).

El oficialismo de la Legislatura había sancionado leyes el año pasado para mejorar el régimen de votación. Así, se aprobó la eliminación de los partidos municipales y comunales (unos 600 entre vigentes y en vías de conformación). El domingo pasado, sin embargo, hubo mesas en las que los electores encontraron hasta 70 boletas con distintos candidatos de listas oficiales y “acoples”.

Tampoco tuvo el éxito esperado la norma que dispuso una nueva composición de la Junta Electoral Provincial (JEP) y su traspaso a la Justicia provincial. Días antes de los comicios, uno de sus miembros, el ministro fiscal Edmundo Jiménez, se apartó del órgano argumentando “violencia moral” de parte de candidatos de Vamos Tucumán.

En el oficialismo entienden que para hacer cambios de fondo en el régimen electoral será necesario revisar la Carta Magna vigente desde 2006. El asunto que divide opiniones es la oportunidad para hacerlo.

Oportunidad y momento

El ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado, opinó que “es muy pronto” para referirse a la reforma constitucional, ya que la Junta Electoral todavía no dio a conocer el escrutinio definitivo en los cargos renovados. De todos modos, advirtió que el oficialismo “en todo momento” tuvo en cuenta los pedidos para mejorar el régimen de votación. “Es cierto que para modificar algunos puntos del sistema electoral implica cambios en la Constitución. Lo mismo sucede con el Consejo Asesor de la Magistratura y la Junta Electoral. Ahora: la oportunidad y el momento eso lo van a decidir el gobernador y el vicegobernador”, avisó el monterizo, que fue electo legislador por el FJT por la sección Oeste.

Obstáculos temporales

El presidente del bloque oficialista Tucumán Crece, Ramón Santiago Cano, coincidió en que el sistema de votación puede ser mejorado. A su criterio, sin embargo, la cercanía de los comicios nacionales de agosto (PASO) y de octubre (generales), además de un posible balotaje (en noviembre), dificultaría una convocatoria a una Constituyente. Por ello, observó que 2020 sería un año más favorable para estudiar una eventual Carta Magna. “Hay cosas que se tienen que resolver. A la mañana (del domingo) no había votos en las mesas, o los tapaban (con otras boletas)”, indicó el peronista, que no alcanzaría la reelección en la banca según el conteo provisorio. Cano relacionó las complicaciones en el cuarto oscuro con la cantidad de “acoples” en cada distrito, y señaló que había advertido sobre esos “posibles problemas” con antelación a los comicios.

Qué dice la conducción

Aunque el futuro de la Constitución volvió a instalarse en la agenda local, Manzur y Jaldo le bajaron el tono a la cuestión cuando la prensa les transmitió la consulta.

“Creo que es un tema que, en caso de ser necesario, se deberá debatir en el seno de la Honorable Legislatura Provincial, ámbito natural de discusión de ese tipo de temas”, afirmó el gobernador a LA GACETA en la semana previa a la votación.

Al día siguiente de los comicios, en los estudios de LG Play, Jaldo también respondió al respecto. “En estas elecciones, a diferencia de 2015, no hay dudas que fueron mucho más tranquilas”, argumentó el presidente de la Legislatura. Y expresó cuál es su postura sobre rediseñar la Carta Magna. “Lo que a mí no me cierra (es) cuando me hablan en ‘seco’ de la reforma de la Constitución, la cual yo no estoy de acuerdo. Ahora, si me vienen con los puntos concretos que quieren reformar y no beneficie a los políticos, yo me anoto. Tampoco estoy de acuerdo de que muchos en estas elecciones hablaron de los acoples, pero todos los usaron”, sostuvo.

Pasos para llegar a una Constituyente

Una ley de convocatoria

La Constitución provincial no puede ser alterada por ley. Pero es una norma de la Legislatura la que habilita su debate. La convocatoria a una Constituyente puede ser amplia (para una revisión general) o acotada (por uno o más temas concretos).

Elección de los convencionales

Una vez vigente la ley que declara la necesidad de una reforma constitucional, el paso siguiente organizar la elección que determinará la integración de la Convención Constituyente. El último antecedente data de 2005 y 2006.

¿Por qué suena esta versión tras los comicios?

Al margen de las críticas al sistema electoral, el 50% de los votantes apoyó al Gobierno, que tiene mayoría absoluta en la Cámara. El costo político de llamar a una reforma no es igual para un legislador que se va que para otro que llega.

¿Por qué no se concretaría la reforma?

Legisladores comentan que hubo sondeos para convocar a una Constituyente antes de la renovación de la Cámara, para votar convencionales en el balotaje de noviembre. La falta de tiempo y acuerdos, entre otros puntos, truncarían esta idea.

Comentarios