Festival internacional a puro jazz

Esta noche, en el teatro San Martín, Jorge Navarro Trío dará el puntapié inicial del encuentro que ofrece conciertos, cruces, jam sessions y workshops.

12 Jun 2019
3

60 AÑOS DE JAZZ GENUINO. El nombre de Jorge Navarro en el piano es arquetipo del género en la Argentina. martinwullich.com

ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

• A las 22, en el teatro San Martín (avenida Sarmiento 601).

En su hablar circunspecto, lejos, muy lejos de todo divismo, no se adivina que quien está del otro lado del teléfono de LA GACETA es el pianista argentino de jazz más destacado de la era post Mono Villegas.

A los 16 años, Jorge Navarro ya era consciente de que por sus venas corría el swing. Esa certeza alimentó el brote de Nuevo Jazz, movimiento fundacional del jazz argentino, junto al Gato Barbieri, Rodolfo Alchourrón, Chivo Borraro, Alfredo Wulff y otros grandes. Navarro tenía 20 años cuando, estando él al piano, la cantante que salió a escena se llamaba Ella Fitzgerald.

Se puede decir que tocó de todo en el jazz, y con tantos referentes, nacionales y extranjeros, que resulta imposible nombrarlos. De ahí que “Por todos estos años” suene ideal como nombre del concierto que esta noche ofrecerá con su Jorge Navarro Trío para abrir, en el teatro San Martín, el III Festival Internacional Tucumán Jazz.

“En este momento estamos tocando standards, que es el repertorio de siempre, el que he tocado toda mi vida. Ha habido momentos en mi carrera en que me he dedicado a otras cosas, como por ejemplo, jazz fusión. Con La Banda Elástica también hicimos otro tipo de músicas, pero en mi fuero íntimo siempre están los standards, los que nunca mueren ni morirán, los preferidos, los que tocamos con el trío.

- Viene muy bien acompañado.

- Sí, con Arturo Puertas en contrabajo, y Fernando Martínez en batería, como desde hace mucho tiempo.

- ¿Se puede enseñar a tocar jazz?

- Hay varias versiones; no quiero pontificar porque, ¿quién soy yo para decir que la cosa es como es? Pero hay detalles en el jazz que no se pueden enseñar, que son intrínsecos del que lo toca, como por ejemplo el swing. Eso es imposible de transmitir; todos los demás conceptos teóricos, prácticos y técnicos sí se pueden enseñar, cómo no.

- Se diría que usted habla más del jazz como lenguaje que como género, ¿cómo lo definiría?

- Sí. Es un género, pero es un lenguaje porque es una forma de tocar. No es ningún invento ni nada raro; simplemente es una manera de tocar la música.

- ¿Cómo caracteriza el estilo de un pianista de jazz?

- Cada pianista tiene una impronta, y ponemos un pedazo de nosotros, si no tocaríamos todos igual. Se trata de que cada uno tenga su propia personalidad, su propio idioma para expresarse. Creo que después de 60 años de tocar he adquirido un pequeño lenguaje que puedo decir que es mío; es propio, por pequeño o grande que sea, y eso es lo que importa. Venimos de los grandes, todos tenemos un poquito de Art Tatum, de Fats Waller, de Teddy Wilson, de Chick Corea, de Herbie Hancock, pero después, con el tiempo, uno sí tiene algo para expresar lo propio, y entonces aparece la personalidad.

- También vienen de Gershwin, mitad clásico y mitad jazz...

- Gershwin fue el compositor que brilló tanto en la música popular como en la música sinfónica. Algunos de sus temas haremos esta noche. Vengo de despedirme de su concierto-homenaje, hace menos de un mes en el Teatro Coliseo, con la Orquesta Sinfónica dirigida por Ernesto Acher, y yo con mi trío. Hay un disco grabado que llevamos a Tucumán.

- ¿Podría describir su modo de tocar?

- Yo soy un músico de jazz que se llamaría del maistream, de la corriente principal del jazz; no soy ultramoderno, pero tampoco soy tradicional en el sentido propio del género. Sin embargo no sabría cómo describir mi música. Soy un músico de jazz sin más adjetivos.

- ¿Cómo está el género en la Argentina?

- Más vivo que nunca. En este momento hay en el país un montón de músicos jóvenes que son extraordinarios, de entre 20 y 50 años. No quiero dar nombres, porque voy a nombrar a algunos y no quiero olvidarme de los otros.

- ¿Con qué actitud tiene que asistir el público al III Festival Tucumán Jazz?

- El público tiene que ir con el corazón y los oídos abiertos, sin prejuicios, dispuesto a escuchar la música y tratando de disfrutarla. Si se puede, y si mueven el pie, es señal de que la cosa funciona.

- ¿Qué más quiere hacer usted en el jazz?

- Por ahora estoy tranquilo con lo que he hecho, pero uno siempre pretende hacer más cosas. Tenemos un proyecto con Acher para hacer un próximo homenaje a Antonio Carlos Jobim, para comienzos de 2020, con trío y orquesta sinfónica.

El III Festival Tucumán Jazz, que se desarrollará hasta el domingo, ofrecerá conciertos en el teatro San Martín (sólo los números internacionales serán con entrada paga) y cruces de artistas nacionales en la Sala Caviglia, con acceso libre y gratuito. Además habrá escenarios alternativos para las jam sessions, se proyectarán películas y se dictarán workshops

NGUYÊN LÊ SE PRESENTA EL VIERNES.-

> Teatro San Martín
De prestigio internacional

Los tres conciertos internacionales en el teatro San Martín, entre mañana y el sábado, serán las únicas actividades con cobro de entradas del festival; cada recital costará $200, pero los socios del Club La Gaceta tendrán el beneficio de 2x1. Otra opción es comprar un abono por $450 para los conciertos, siempre a las 22. Mañana actuará el guitarrista norteamericano Mark Whitfield; el viernes, el parisino de origen vietnamita Nguyên Lê, y el sábado el brasileño Edu Lobo. El cierre será en esa sala el domingo con Sandra Mihanovich, pero con entrada libre y gratuita.

SANDRA MIHANOVICH. Cierra el domingo.-

> Sala Caviglia
Cruces y recitales

Entre mañana y el sábado, la sala Orestes Caviglia se abrirá a las 19 para alojar cruces, como se llaman los encuentros entre músicos tucumanos y nacionales. El listado abarca a Leo Vera, Matthias Aguero Hinz, Bruno Varela y Patricio Bottcher en la primera noche; Julio Gonzalez Goytia, Simón Pérez, Arturo Puertas y Carlos Lastra el viernes, seguidos por el recital de La Familia de Ukeleles; y Alan Fernández, Juan Escalante, Sebastián Greschuk y Juan Losoviz el sábado, preludio de “Diarios de viaje”, con Rosa Incaica (Annelise Skovmand y Pablo González Jazey) interpretando a Joni Mitchel.

> En varios espacios
Jam y shows en el interior

Las medianoches se dedicarán a las jam sessions, un espacio de improvisación entre los músicos que quieran participar. Mañana el anfitrión será Pata i’ Chancho en el bar Tertulia. La actividad se mudará al bar Irlanda: el viernes con Alan Fernández Grupo y Melina Imhoff y el sábado, con Claudio Giraud Proyect. Además habrá jazz en el interior, a las 19: Sergio Clúa Quinteto y Gabriel Isa Trío estarán en Lules mañana; Raúl Villagra Trío y Gerardo Alderete en Juan Bautista Alberdi el viernes; y Midnight Blues, Flor Escalante Quartet y Garufa en Yerba Buena, el sábado.

> Talleres y cine
Cursos de instrumentos y canto

La formación estará presente en el festival, como ya es costumbre. Desde mañana habrá clínicas y workshops y clínicas en el Instituto Superior de Música de la UNT con el músico brasileño Itiberê Zwarg; de tap para principiantes con Leo Robaglio en el Jockey Gym; y de canto con Julia Moscardini en el Foyer del Teatro San Martín. En ese mismo teatro, pero en otra sala, Taru Alexander dictarám un taller de piano; Mauro Senise, uno de saxo y flauta; y Cristóvão Bastos de piano. Por aparte, en la sala Hynes O’Connor habrá un ciclo gratuito de cine entre mañana y el sábado, a las 18.

Comentarios