Solana Pereyra: otra forma de disfrutar el fútbol

La tucumana integra el plantel argentino clasificado al Mundial de fútbol femenino, que comenzará a jugarse hoy en Francia.

07 Jun 2019

Las mujeres se pintaron la cara, pero esta vez no usaron maquillaje ni lápiz labial. Las “guerreras” del fútbol femenino salieron a copar el medio campo, se hicieron dueñas de la pelota y anotaron un golazo. Con el Mundial que comenzará a jugarse desde hoy en Francia y la decisión de la AFA de profesionalizar la actividad, todos hablan del seleccionado “albiceleste”, que vuelve a competir en esta cita internacional. Será su tercera participación luego del de Estados Unidos 2003 y el de China 2007. Pasaron 12 años y mucha agua corrió bajo el puente...

El profesionalismo llegó al fútbol argentino. La AFA anunció recientemente la nueva estructura de sus competencias oficiales. Fue el primer paso, aunque falta mucho. Esta es la consecuencia de los reclamos que incluyeron presentaciones judiciales y hasta una huelga por parte de las jugadoras.

Poco a poco las mujeres fueron ganando terreno. Ellas saben que el camino a recorrer es largo y está lleno de obstáculos, pero nada puede detenerlas.

“Este es un fenómeno que no tiene techo”, reconoce Florencio Robles, entrenador de los seleccionados tucumanos que forman parte de la estructura liguista y cuentan con el apoyo de su presidente, Darío Zamoratte.

La FIFA busca el crecimiento del fútbol femenino desde hace muchos años. La gran apuesta es el Mundial que comienza hoy en París con Francia vs República de Corea (jugarán a las 16 y dirigirá la uruguaya Claudia Umpiérrez). Los encuentros se jugarán en los mejores estadios (Argentina debutará ante Japón en el Parque de los Príncipes) y serán televisados por DirecTV. Los de Argentina también se verán por Canal 7. La gran novedad es el álbum oficial de figuritas, algo que estaba reservado para los hombres.

Experiencia europea

Varias integrantes del seleccionado argentino volcarán la experiencia que han ganado en los clubes europeos donde militan. “En Lyon no hay diferencias entre el equipo masculino y el femenino en cuanto a estructura. Nos tratan igual. Lo único que cambia es el salario…”, se queja Soledad Jaimes, quien viene de ganar la Liga de Campeones femenina con Olympique, después de golear 4-1 a Barcelona en la final.

Los tucumanos tendrán un motivo extra para seguir con atención la competencia que se disputará en Francia. En el plantel argentino está Solana Pereyra, la arquera que se formó en San Martín y que es una de las sorpresas de la convocataria. “Entré por la ventana”, reconoce la tucumana mientras sonríe por su ocurrencia. Con 20 años es una de las más jóvenes del plantel nacional. El técnico Carlos Borello la incluyó a último momento. Sus actuaciones en UAI de Urquiza, flamante campeón del fútbol argentino, terminaron de convencerlo.

“No lo esperaba, porque no participé en el proceso previo”, reconoce Solana en su charla con LG Deportiva. “Todavía no puedo creer que estoy a punto de viajar para jugar el Mundial con la Selección. Me ayudó haber atajado en los partidos importantes que jugó UAI en el tramo decisivo del torneo de AFA. Me siento un poco ansiosa, pero estoy tranquila y con ganas de jugar”, explica la ex San Martín.

Argentina está lejos de las potencias mundiales y en su grupo tendrá rivales durísimos como Japón (lo enfrentará en el debut) e Inglaterra. “El fútbol suele dar sorpresas. Sabemos donde estamos paradas. Nuestro deseo es jugar bien. Si ganamos algún partido estaremos felices, pero lo importante es dejar una buena imagen”, indica la joven arquera, que en los últimos días conoció a Lionel Messi, al presidente Mauricio Macri y al tenista Diego Schwartzman.

Solana tiene objetivos definidos. “Quiero completar los estudios secundarios y después jugar en el exterior. Si aparece alguna propuesta la analizaré”, cuenta antes de dejar un mensaje a las jóvenes tucumanas que se inician en la actividad y a la dirigencia. “No hay que minimizar a la mujer. Tampoco es justo que nos comparen con los hombres. Podemos ofrecer buenos espectáculos y mejorar nuestro juego. Pero para eso necesitamos que los dirigentes se preocupen más por el fútbol femenino. Hay que apostar por las escuelitas de fútbol. Muchas chicas quieren jugar. Más de lo que algunos se imaginan. Pero sin apoyo, todo será difícil”, sostiene. Ella levanta la bandera del fútbol femenino. Está feliz y orgullosa por lo que hace. No tendrá la fama de Esteban Andrada ni de Franco Armani, pero a la hora de defender el arco del seleccionado, siente que es la número uno.

Comentarios